Ana, Zarina de Rusia

La zarina rusa Ana Ivanovna (1693-1740) tenía un muy peculiar sentido de la diversión, cosa que llegaba a sorprender a quienes la rodeaban. En el invierno de 1740, hizo construir una gran sala de baile con bloques de hielo en el Palacio de San Petersburgo, donde celebró grandes solemnidades hasta poco antes de morir. La fea y bruta emperatriz prefería las luchas y juegos violentos antes que el teatro o el ballet y todas las mañanas, al despertarse, se llevaba a cabo en sus aposentos un espectáculo compuestos por enanos, bufones, mimos, retrasados mentales y paralíticos que divertían a lo grande a la soberana.

Anuncios
This entry was posted in:

por

Creador y autor de Secretos Cortesanos. Sigame en Instagram: @secretoscortesanos