Adiós al Rey Bhumibol: Tailandia prepara los funerales más grandiosos de su historia

La corte real y el gobierno de Tailandia ya comenzaron a trabajar en los preparativos del último adiós al rey Bhumibol Adulyadej, fallecido el 13 de octubre a la edad de 88 años. El príncipe heredero Vajiralongkorn, que por el momento no será proclamado rey, designó a su hermana menor para dirigir la construcción del Crematorio Real (“meru”), donde los restos del monarca serán convertidos en cenizas, según la tradición budista. La princesa Maha Chakri Sirindhorn, la hija predilecta del fallecido rey, será la encargada de organizar todos los detalles del último adiós, desde el tamaño, la altura y el color del Crematorio Real, hasta el protocolo militar, las ceremonias religiosas y la recepción de delegaciones extranjeras.

El crematorio de Su Majestad el Rey será más grande que otros en el pasado“, dijo el gran mariscal de la Corte Real, Chirayu Isarangkun Na Ayuthaya . “El Departamento de Bellas Artes tiene experiencia en estos asuntos“. El Crematorio Real será ubicado en Sanam Luang, un campo abierto y plaza pública frente al Templo Wat Phra Kaew y el Gran Palacio, en Bangkok. Aunque se lo conoce como una pira funeraria, la estructura se parecerá más a un gran pabellón adornado con obras de arte tradicionales y artesanías de madera tallada. El diseño del Crematorio se inspira en el Monte Meru, centro del universo según el budismo y el hinduismo.

funeral-1

funeral-2

Los organizadores deberán construir también los carruajes ceremoniales -entre ellos, uno que trasladará la urna funeraria- y los edificios desde los cuales la familia real y los monarcas y jefes de Estado extranjeros presenciarán las ceremonias, además de coordinar un desfile militar. Según informa la prensa tailandesa, la Policía Real de Tailandia desplegarán entre 5.000 y 6.000 oficiales por día para el evento, para mantener la seguridad entre los miles de ciudadanos que se acercarán al lugar de la ceremonia en Sanam Luang. Si la policía no es suficiente para la seguridad, el gobierno movilizará fuerzas policiales de otras provincias tailandesas.

A partir del 28 de octubre, las autoridades abrirán al público la Sala del Trono Phiman Rattaya, del Gran Palacio Real, para que puedan rendir tributo ante los restos del rey Bhumibol, lo que será el primero de una serie de eventos que formarán parte del funeral real. El primero de los rituales funerales se celebró el viernes, cuando el príncipe heredero Vajiralongkorn vertió agua sobre el pecho de su padre y le cepilló el cabello antes de romper el peine, símbolo de su entrada en una vida eterna sin necesidad de la belleza mortal.

funeral-3

funeral-1

El cuerpo del rey Bhumibol, que ahora permanece en la Sala del Trono Drusit Maha Prasat, del mismo palacio, será embalsamado y colocado en la tradicional posición fetal mientras espera ser cremado. Al igual que su difunta madre, la princesa Srinagarindra, que murió en 1995, el rey Bhumibol fue colocado dentro de un ataúd de estilo moderno en lugar de la urna real tradicional (“kot”) a la manera de los antiguos monarcas. Sin embargo, la “kot” jugará un papel destacado a lo largo de los ritos. Un Kot vacío será el centro de todas las ceremonias en la Sala del Trono, y el protocolo del palacio se refiere al fallecido rey como “Su Majestad el Rey en su Kot”.

Los ritos funerarios, que incluirán diversas ceremonias de origen budista e hindú, culminarán dentro de un año con la incineración de los restos del rey. Los súbditos ya pueden acceder al Salón Sahathai Samakhom para firmar los libros de condolencias. El protocolo en ambos casos exige la vestimenta de color negro en señal de duelo. Aunque el luto nacional durará 100 días, los monjes budistas recitarán sus oraciones frente al “kot” de dia y de noche hasta el 21 de enero.

funeral-3

funeral-2

Tailandia se sumió en un duelo de un año tras la muerte de Bhumibol Adulyadej, a quien sus súbditos consideraban un semidiós, tras siete décadas en el trono. Los funcionarios del gobierno deberán vestir de luto durante un año, aunque el gobierno aseguró que todos seguirán trabajando normalmente. Durante un mes, las banderas ondearán a media asta y habrá 100 días de duelo nacional. Restaurantes y bares limitaron las celebraciones al tiempo que se han cancelado algunos conciertos y eventos. Algunos locales dejaron de vender alcohol, pese a que no existe prohibición alguna. Muchas empresas privadas pidieron a sus empleados que se vistan de negro al menos durante un mes. Los diarios y los sitios internet hicieron desaparecer los colores. Además, los negocios de ropa solo venden prendas de color negro.

PRECEDENTES. El funeral de la Princesa Srinagarinda, madre del rey, en 1995, se extendió durante más de un año y significó uno de los eventos más grandes y multitudinarios de la historia tailandesa. Igual de complejos fueron los ritos de despedida de la princesa Galyany Vatthana, hermana del rey, fallecida en 2008, en honor de la cual el gobierno decretó 100 días de luto oficial. Más de 400 obreros trabajaron durante al menos cuatro meses para construir el Crematorio Real, donde fue incinerada la princesa y que costó más de 4 millones de euros.

En tal ocasión, más de 3.000 oficiales del ejército, altos funcionarios del Gobierno y los descendientes de los miembros de la Familia Real participaron de un impresionante cortejo fúnebre en Bangkok. Seis procesiones de carruajes y palanquines reales transportaron la urna funeraria de la princesa y sus condecoraciones, desde el Gran Palacio hasta el Real Crematorio en Sanam Luang. La ceremonia contó, además, con una orquesta tailandesa y las actuaciones de un teatro de sombras, títeres y danzas tradicionales.

El último funeral de un rey tailandés se celebró en 1950. Una edición de la revista Life publicó ese año los detalles del último adiós al rey Ananda Mahidol, hermano mayor del rey Bhumibol, , quien murió a los 19 años de una herida de bala en la cabeza el 9 de junio de 1946. El funeral tuvo lugar cuatro años después de la muerte del rey para que el príncipe Bhumibol tuviera tiempo de completar sus estudios en Suiza.

“A pesar de la popularidad de Ananda y el duelo nacional, los siameses observaba los ritos sin gritos ni lágrimas. Ellos respetan a sus reyes profundamente pero en silencio”, dice el artículo de Life. Las cenizas del joven rey fueron trasladadas hasta el crematorio en un carruaje real de 195 años de antiguedad, de 42 toneladas de peso, tirado por soldados y marinos. La urna fue colocada en un altar de cremación hecho de yeso, papel y pegamento. El altar fue quemado después durante la noche.

Anuncios

Los funerales del Rey Bhumibol paralizarán a Tailandia durante meses

La mayoría de los tailandeses no ha conocido otro rey aparte de Bhumibol Adulyadej, fallecido a los 88 años y tras más de siete décadas en el trono. Para todos ellos, los pasos a seguir luego de la defunción del monarca -sus funerales y la coronación del sucesor- son acontecimientos inéditos que la mayoría no deseaba presenciar. Mientras se prepara la celebración de esos rituales, el gobierno militar, presidido por el general Prayut Chan-O-Cha, declaró un año de luto oficial. Durante los primeros 30 días, todos los funcionarios deberán vestir de negro, y los edificios oficiales deberán arriar la bandera a media asta. Además, se suspenderán las celebraciones públicas, conciertos, estrenos de cine, obras de teatro y otros eventos de entretenimiento. Los bares cerrarán y se prohibirá la venta de alcohol durante algunas horas del día.

En los próximos meses, el Gobierno se avocará a la minuciosa preparación del último adiós al monarca que más tiempo ha ocupado el Trono de la Dinastía Chakri. Durante este período, el príncipe heredero Maha Vajiralongkorn, hijo y heredero de la corona del rey, actuará como el monarca. El cuerpo del rey Bhumibol será embalsamado y colocado en la tradicional posición fetal mientras espera ser incinerado. Los jefes de Estado del mundo, como ya empezó a suceder, enviarán sus condolencias a la familia real y es probable que algunos participen de las ceremonias fúnebres en Bangkok. Siguiendo la costumbre, los funerales del rey podrían extenderse hasta un año, para permitir que el Estado prepare una ceremonia digna. Aunque ha habido varios funerales en Tailandia en la últimas décadas, estos normalmente no se extendieron a más de un año, y se estima que la pompa fúnebre del rey Bhumibol será la más grande que haya visto Tailandia en toda su historia.

funeral-3

El funeral de la Princesa Srinagarinda, madre del rey, en 1995, se extendió durante más de un año y significó uno de los eventos más grandes y multitudinarios de la historia tailandesa. Igual de complejos fueron los ritos de despedida de la princesa Galyany Vatthana, hermana del rey, fallecida en 2008, en honor de la cual el gobierno decretó 100 días de luto oficial. Más de 400 obreros trabajaron durante al menos cuatro meses para construir el Crematorio Real, donde fue incinerada la princesa y que costó más de 4 millones de euros. En aquella ocasión, más de 3.000 oficiales del ejército, altos funcionarios del Gobierno y los descendientes de los miembros de la Familia Real participaron de un impresionante cortejo fúnebre en Bangkok. Seis procesiones de carruajes y palanquines reales transportaron la urna funeraria de la princesa y sus condecoraciones, desde el Gran Palacio hasta el Real Crematorio en Sanam Luang. La ceremonia contó, además, con una orquesta tailandesa y las actuaciones de un teatro de sombras, títeres y danzas tradicionales.

funeral-1

El último funeral de un rey tailandés se celebró en 1950. Una edición de la revista Life publicó ese año los detalles del último adiós al rey Ananda Mahidol, hermano mayor del rey Bhumibol, , quien murió a los 19 años de una herida de bala en la cabeza el 9 de junio de 1946. El funeral tuvo lugar cuatro años después de la muerte del rey para que el príncipe Bhumibol tuviera tiempo de completar sus estudios en Suiza. “A pesar de la popularidad de Ananda y el duelo nacional, los siameses observaba los ritos sin gritos ni lágrimas. Ellos respetan a sus reyes profundamente pero en silencio“, dice el artículo de Life. Las cenizas del joven rey fueron trasladadas hasta el crematorio en un carruaje real de 195 años de antiguedad, de 42 toneladas de peso, tirado por soldados y marinos. La urna fue colocada en un altar de cremación hecho de yeso, papel y pegamento. El altar fue quemado después durante la noche.

LA CORONACIÓN DEL NUEVO REY

26

El príncipe heredero Maha Vajiralongkorn fue confirmado como sucesor en los momentos posteriores a la muerte del rey, pero la ceremonia de coronación podría tardar varios años en celebrarse. Esta es una costumbre que se observa en varias monarquías asiáticas y tiene como objetivo dar tiempo a los preparativos. El emperador Akihito de Japón fue coronado un año y diez meses después de ascender al trono y, más recientemente, el rey Tupou VI de Tonga recibió la corona tres años después del fallecimiento de su antecesor. En Tailandia, la última ceremonia de coronación tuvo lugar en mayo de 1950, cuando Bhumibol Adulyadej ascendió ceremonialmente al trono cuatro años después de fallecer su hermano. La entronización, una ceremonia cargada de simbolismo budista, tiene lugar desde hace siglos en el Phra Maha Mmontien, una monumental sala del Gran Palacio de Bangkok.

En mayo de 1950, el diario tailandés Bangkok Post describió así la coronación del rey Bhumibol: “Tres días de elaborados rituales comenzaron en la mañana del 5 de mayo, con un baño ceremonial dentro de un amplio recinto del Salón Amerind, donde el rey, vestido con el atuendo de un sacerdote brahmán, de cara al Este, fue bañado con agua bendita vertida sobre sus hombros. Más tarde, el rey, en traje de coronación, recibió a ocho representantes del gobierno en el Gran Salón de recepción. El joven rey tomó la corona, adornada con diamantes y otras piedras preciosas, y con un considerable peso de 7 kilos, y la puso sobre su cabeza (…) Después, se escucharon 101 disparos de cañón, mientras que las campanas de todos los templos del reino sonaron simultáneamente para anunciar la asunción del trono del nuevo soberano“.

Perfil / Un hombre impopular: Vajiralongkorn, el nuevo rey Rama X de Tailandia

El día que los tailandeses temían ha llegado: el rey Bhumibol Adulyadej ha muerto a los 88 años en un hospital de Bangkok y dejó la corona y el trono a su desprestigiado hijo, el nuevo Rey Vajiralongkorn. El décimo monarca de la Dinastía Chakri recibe, además, un legado difícil de superar: un reinado de los más largos y apreciados de la historia tailandesa. El único hijo varón del rey Bhumibol y la reina Sirikit será conocido tras su coronación con el nombre oficial de Rama X. El nuevo rey, titulado hasta ahora “Maha” Vajiralongkorn, nació el 28 de julio de 1952 en el Palacio Dusit de Bangkok, cuando su progenitor llevaba seis años en el trono. Cursó la educación primaria y secundaria en el centro Chitralada, en Bangkok, antes de ingresar en colegios privados en el Reino Unido y Australia. En 1975, se graduó en la Real Academia Militar de Duntroon, en Canberra. En 1987, obtuvo el título de Derecho en la universidad tailandesa de Sukhothai Thammathirat.

A los 20 años, fue nombrado príncipe heredero en una ceremonia en la que juró: “Seré leal y honesto con la nación y el pueblo, dedicaré todos mis esfuerzos y abnegación en cumplir mis responsabilidades con la prosperidad, felicidad y seguridad de Tailandia hasta mi muerte“. En los años siguientes completó una solida formación militar con su integración en la Dirección de Inteligencia del Ejército, en 1975, y la Guardia Real. Participó en programas de formación en Australia y Estado Unidos, y viajes de observación a Inglaterra, Bélgica, Alemania, Francia y Holanda que le adiestraron en tácticas especiales de guerra, paracaidismo, vuelo de aviones y helicópteros y uso de armas modernas. En Tailandia, intervino en diversas operaciones militares, como las llevadas a cabo contra la insurgencia en el norte y noreste del país y las organizadas para proteger campamentos de refugiados camboyanos en Khao Lan, en la provincia de Trat.

La carrera militar elevó al príncipe heredero a los rangos de almirante en la Armada y general en los cuerpos de Aire y Tierra, al tiempo que desempeñó un papel notable en las Fuerzas Armadas durante años antes de asumir, tras el retiro, unas funciones más ceremoniales. Su vocación por los aviones y sus más de 1.000 horas de vuelo en distintos tipos de aeronaves le valieron en título en las prensa tailandesa de “príncipe piloto”. En 1987, ganó el concurso anual de operaciones aéreas que se celebró en la provincia de Lopburi. En 1994, se convirtió en instructor de pilotos de aviones F-5 E/F, un prototipo de la familia de cazas de combate supersónicos ligeros diseñados y fabricados por Northrop en Estados Unidos.

nuevo-rey-1

El príncipe siguió los pasos de su padre en los programas sociales y desde su juventud le acompañó en las visitas a comunidades rurales para inaugurar o seguir proyectos reales destinados a mejorar la sanidad y el uso de los recursos naturales. Bajo el patrocinio del heredero al trono se han abierto seis escuelas en áreas necesitadas y 21 hospitales denominados “Somdej Phra Yupparat”. En 2007, Vajiralongkorn pilotó un avión comercial, un Boeing 737-400, de Bangkok a la norteña Chiang Mai con el propósito de recaudar donaciones para dotar de equipos médicos hospitales en las sureñas provincias de Pattani, Yala y Narathiwat.

La vida privada del príncipe, aunque jamás criticada públicamente en Tailandia, siempre fue motivo de decepción y preocupación. En 1977 Vajiralongkorn contrajo matrimonio en una espléndida y multitudinaria ceremonia con una prima hermana, la princesa Soamsawali Kitiyakara (nacida en 1957), hija de Adulkit Kitiyakara, un hermano de la reina Sirikit. En 1981 los príncipes tuvieron una hija, la princesa Bajrakitiyabha. En virtud de una Proclamación Real de 1991, la princesa Soamsawali recibió el título de “Phravararajatinuddamatu”, lo que se traduce como “la madre del primer nieto del rey”. Vajiralongkorn y Soamsawali se divorciaron años más tarde, y el príncipe contrajo matrimonio con la joven Yuvadhida Polpraserth, que le dio cuatro hijos y una hija que no tienen derecho a sucesión. La falta de un heredero varón legítimo fue la razón para que se aprobara una legislación que permite el ascenso al trono de una mujer, y la romántica e ilegítima relación de Vajiralongkorn con Yuvadhida quedó concluida en 1996. Una vergüenza para su padre, que dio muestras de gran respeto a la familia y el matrimonio al ser el primer rey monógamo de Tailandia.

El último matrimonio del heredero terminó estrepitosamente. En febrero del 2001 el príncipe se casó con Srirasmi Mahidol, joven proveniente de una familia modesta que, años más tarde, fue nombrada Princesa Consorte. El 29 de abril del 2005 fue madre de un varón legítimo, el príncipe Dipangkorn Rasmichoti, hoy segundo en línea sucesoria. En diciembre de 2014 estalló un escándalo que acabó con su matrimonio y con su estatus de princesa real luego de que siete miembros de su familia, entre ellos su tío, y algunos de sus hermanos, fueron detenidos y acusados de “difamar a la monarquía con sus acciones” al utilizar con intenciones codiciosas su relación con la familia real para abrir y dirigir casinos ilegales y entregarse al contrabando de petróleo, el rapto y a la extorsión a cambio de grandes sumas de dinero. Obligada por el rey, la princesa renunció a todos sus títulos y privilegios reales a cambio de una indemnización de 200 millones de bahts tailandeses (uno 5 millones de euros) a cargo de las arcas públicas. El propio príncipe hizo oficial la vergüenza al ordenar a la familia de su esposa que dejara de usar el nombre “Akrapongpreecha”, otorgado después de que se celebrara el matrimonio, que les confiere estatus de caballeros de la corte. El título significa “El que prospera con honestidad”, toda una ironía, dadas las circunstancias.

nuevo-rey-2

En 2002 la revista The Economist escribió: “Vajiralongkorn es mucho menos querido que el rey. En Bangkok se intercambian chismes sobre su sensacional vida privada. Una de sus hermanas, y posible heredera del trono, es más popular pero Tailandia nunca ha estado gobernada por una mujer. En todo caso, independientemente de cuán meritorio y calificado, ningún sucesor puede aspirar a igualar la estatura que el rey Bhumibol ha alcanzado”. Más recientemente, tres personalidades relevantes de la política tailandesa, miembros del poderoso Consejo de la Corona y asesores del rey expresaron sus reservas sobre la capacidad del príncipe heredero para asumir sus funciones, según unos cables diplomáticos difundidos por el portal de internet WikiLeaks. En un documento fechado en enero de 2010, el general Prem Tinsulanonda, ex primer ministro, Sidhi Savetsila, oficial del ejército retirado, y Anand Panyarachun, antiguo jefe de gobierno, hicieron “comentarios bastante negativos sobre el príncipe”. En el mismo cable se hace alusión a que el príncipe prefiere pasar tiempo en Alemania con su amante en lugar de estar en Tailandia con su familia.

El embajador estadounidense agregaba que el mariscal de la Fuerza Aérea tailandesa “comentó que el príncipe heredero solía salir de Tailandia y que en la web hay todo tipo de informaciones sobre sus azafatas amantes”. El mariscal se lamentó de que un ayudante suyo, ahora embajador tailandés en Berlín, se viese obligado a volar de Berlín a Múnich con frecuencia para recibir allí a Vajiralongkorn. Con respecto a la sucesión al trono, los funcionarios manifestaban su preferencia por la princesa Maha Sirindhorn, quien goza de un alto índice de popularidad, sin dudas superior al de su hermano. Tanto es así que el pueblo la llama “Phra Thep”, la “Princesa ángel”. Los pesimistas hoy auguran que Tailandia puede sumirse en un caos semejante al del otro reino budista asiático, Nepal, el día en que falte la autoridad de Bhumibol. “La situación de la monarquía tailandesa no permanecerá así durante muchos años más”, afirma Somsak Jeamteerasakul, uno de los principales expertos en la monarquía tai. “Hay dos opciones para el futuro. O bien transformarse en una monarquía moderna, como en Europa o Japón, o no cambiar y ser definitivamente abolida. No hay una tercera opción”.

nuevo-rey-34

Obituario | Bhumibol Adulyadej, el “Padre de la Nación” de Tailandia (1927-2016)

Bhumibol Adulyadej, rey de Tailandia fallecido a los 88 años, tuvo muchos títulos. Algunos están incluidos en los epítetos que preceden a su nombre: Majestad, Supremo y Divino Señor, Gran Fuerza del País, Poder Incomparable, el Más Grande del Reino, Jefe del Pueblo Soberano, Soberano de Siam, Supremo Protector, etc. Otros de sus títulos tienen que ver con su vida: el primer rey nacido en los Estados Unidos de América, uno de los monarcas con el reinado más largo de la historia mundial, compartiendo el podio con el faraón Pepy Neferkare de Egipto (94 años de gobierno), Sobhuza II de Suazilandia (82 años), Luis XIV de Francia (71 años) o Francisco José de Austria (68 años), y único monarca que, hasta hoy, ha escrito la música de una canción digna de ser incorporada a una obra de Broadway.

Es una de las muchas compuestas por el rey Bhumibol, que tocaba el saxofon, el trombón y el clarinete en una orquesta de jazz que décadas atrás se hacía oír semanalmente por la radio tailandesa. Entre las muchas melodías reales compuestas por Bhumibol se encuentran el himno de la Universidad Chulalongkorn de Bangkok (llamada así en memoria de su abuelo), una marcha naval y un vals que compuso en los años 70 para la princesa inglesa Alejandra de Kent. Sin embargo, el rey logró realizar obras de mayor trascendencia en su carácter de monarca constitucional. Su personalidad polifacética lo ha llevado, además, a traducir obras extranjeras al idioma tailandés, entre ellas una biografía del Mariscal Tito.

Lea además » Murió el Rey Bhumibol de Tailandia, el monarca más antiguo del mundo

Menor de los tres hijos del príncipe Mahidol de Songkla (1892-1927) y de la princesa Sri Sangwalya, Bhumibol Adulyajed nació el 5 de diciembre de 1927 en el Hospital Mount Auburn, en Cambridge (Massachusetts), donde su padre realizaba un curso de salud pública. Según la ley, los hijos de padres extranjeros que nazan en los Estados Unidos tiene derecho a la ciudadanía norteamericana, mientras no sean elegidos o nombrados para ocupar puestos oficiales en otros países. Y como Bhumibol no estaba en ninguna de estas categorías, siguió siendo, de hecho, ciudadano norteamericano. Fue educado en selectos centros privados en Lausana (Suiza) y Bangkok.

Su padre, sexagésimo hijo del rey Chulalongkorn, era un hombre que se preocupaba por el bienestar de su pueblo, estudió en el colegio Harrow, en Inglaterra, recibió el grado de teniente en el Colegio Naval alemán antes de la Primera Guerra Mundial y, finalmente, se graduó de médico en la Universidad de Harvard. Llegó a ser considerado el primer médico diplomado de Tailandia y el fundador de la medicina moderna y la salud pública de su país. De su matrimonio con la princesa Sangwalya nacieron tres hijos antes de que la muerte se llevara prematuramente al príncipe médico: Ananda Mahidol, Bhumibol Adulyadej y la princesa Savang Vatthana. La viuda se instaló en una modesta casa de Lausana, Suiza, donde los tres niños asistieron a la escuela y luego a la universidad, rodeados de gente común.

Lea además » El último “dios” de la Dinastía Chakri

El ascenso al trono de su hermano mayor no alteró la rutina de estudios de Bhumibol, pero sí su intempestiva muerte, en 1946, cuando se encontraba estudiando Ciencias en la Universidad de Lausana. Fue la noche del 9 de junio de 1946 cuando Bhumibol se convirtió en el rey de forma tempestiva: su hermano, el rey Ananda Mahidol, tenía veinte años cuando fue hallado con un disparo en la cabeza en los aposentos del palacio real. La verdad sobre la muerte lleva casi 70 años como un secreto de Estado y tres personas, probablemente inocente, fueron juzgadas y ejecutadas. Poco después de su proclamación real, Bhumibol (titulado Rama IX) volvió a Suiza para terminar sus estudios y seguir el consejo del primer ministro, Pibul Songgram, quien le dijo que también estudiara Ciencias Políticas y Derecho, con el objeto de prepararse para sus nuevas responsabilidades. En Lausana, donde vivía, se enamoró de la fascinante Sirikit Kitiyakara, de cuna noble, a quien un astrólogo predijo que sería reina.

La joven vivía en París, donde su padre ejercía de embajador en Francia y fue, antes que prometida oficial, la mejor amiga del joven y taciturno rey. Así quedó demostrado cuando, después de que, el 4 de octubre de 1948, Bhumibol sufriera un horrible accidente de coche y ella lo dejara todo para estar a su lado durante la larga recuperación y convalecencia en un hospital suizo. El rey se lesionó la espalda y los cortes en su cara le costaron la vista en su ojo derecho. Antes de ser operado, la princesa Sangwalya le habría preguntado a su hijo si deseaba algo por última vez, y él, pensando en el peligro de no recuperar la vista, pidió ver a la joven Sirikit. La amistad se convirtió, entonces, en una historia de amor que convirtió a Sirikit en reina en 1950.

Lea además » Perfil / Un hombre impopular: Vajiralongkorn, el nuevo rey Rama X de Tailandia

De origen real, Sirikit Kitiyakara nació en 1932 como la primera hija del coronel Mom Chao Nakkhatra Mangkala Kitiyakara (quien recibió el título de Príncipe Chandhaburi Suranath luego de la boda de su hija), hombre leal a la dinastía Chakri. El título de nacimiento de Sirikit, “Mom Rajawongse”, indica que es la hija de un “Mom Chao” (el nivel menor entre los títulos de los príncipes tailandeses) y que en consecuencia es descendiente del rey Chulalorgkorn. Su nombre, el cual le fue otorgado por gracia del rey Prajadhipok, significa “Gloria y Esplendor de la familia Kitiyakara”. Durante su infancia, mientras su padre ejerció funciones diplomáticas en los Estados Unidos, la princesa Sirikit vivió con sus abuelos en Bangkok. Más tarde cuando siguió a su padre en su etapa como embajador de Siam en Francia, Dinamarca y el Reino Unido, para terminar en Suiza, donde asistió a la universidad.

Para alegría de la población tailandesa, el compromiso fue anunciado el 19 de julio de 1949 y se fijó su matrimonio para el 28 de abril de 1950, una fecha de magníficos augurios. La pareja real contrajo matrimonio con toda la pompa y ceremonial de la tradición real tailandesa. La reina Savang Watthana, abuela paterna del rey, ofició el matrimonio de sus majestades en el palacio Sra Pathum de Bangkok, y la nación disfrutó muchísimo. Pocos días después, el 5 de mayo, Bhumibol y Sirikir fueron coronados, en medio de elaboradísimas ceremonias budistas. Tras la ceremonia el rey volvió a Suiza para seguir estudiando, pero la llamada urgente de su país y de su pueblo le devolvió a Tailandia en 1951, esta vez para quedarse. La pareja tuvo cuatro hijos: la princesa Ubbolratana Rajakanya (nacida en 1951), el príncipe heredero Maha Vajiralongkorn (1952), la princesa Maha Chakri Sirindhorn (1955), la princesa Chulabhorn Walailak (1957).

Hace 70 años: la misteriosa muerte del joven rey Ananda, ¿suicidio o asesinato?

Por Darío Silva D’Andrea

Educado en Europa de una manera muy liberal, el trono significaba una cárcel para Ananda Mahidol de Tailandia (1925-1946), el rey que nunca sonrió. Como evidencia de la fragilidad del joven rey, se encuentra el testimonio de Lord Louis Mountbatten, virrey de la India y miembro de la familia real de Inglaterra, que durante su visita a Tailandia como Comandante Británico en el Sudeste Asiático describió a Ananda como “un jovencito delgaducho, miope, asustadizo, de hombros encorvados cuyo pecho, nada prominente, quedaba escondido debajo de las medallas y condecoraciones, en conjunto una figura desolada y patética”. También dijo Lord Mountbatten que en una ceremonia pública “su nerviosismo aumentaba de manera tan alarmante, que me quedé muy cerca de él para ayudarlo porque parecía que en cualquier momento se iba a desmayar”.

Nacido el 20 de septiembre de 1925 en Heidelberg (Alemania), Ananda era el primogénito de Mahidol, príncipe de Songkla, y de la princesa Srinagarinda. Como nieto del rey Chulalongkorn, se encontraba en línea sucesoria al trono debido a que sus tíos, los reyes Vajiravidh y Prajadhipok, no tenían descendencia. En 1932, un golpe de Estado dirigido por jóvenes militares y funcionarios públicos terminó con la monarquía absolutista en Siam y los monarcas de la dinastía Chakri dejaron de ser los “Señores de la vida” y se dedicaron a reinar, más que a gobernar. En 1935 ocurrió lo que el gobierno militar temía: el rey Prajadhipok, que daba la impresión de haberse aburrido de la corona, abdicó.

Todos los príncipes que se encontraban en la línea de sucesión por una u otra razón no quisieron ascender al trono y finalmente la corona recayó en el joven príncipe Ananda Mahidol, un nieto de Chulalongkorn, quien pese a su corta edad (9 años) estaba en la línea de sucesión real junto al príncipe Chulachakrapongse. El 2 de marzo de 1935 el Parlamento nombró a Ananda Mahidol como sucesor del rey Prajadhipok y como regentes al coronel príncipe Anuwatjaturong, al teniente comandante príncipe Artit Thipapa, y a Chao Phraya Yommaraj (Pun Sukhum). Ananda se convertía así en el octavo rey de la dinastía Chakri y en el primer monarca de Siam nacido en el extranjero.

El 9 de junio de 1946, cuatro días antes de su regreso a Suiza para finalizar su doctorado, el joven rey fue encontrado muerto en su cama con un tiro en la cabeza, en circunstancias jamás aclaradas, lo que constituye uno de los casos más misteriosos de la historia tailandesa. La crónica oficial dice que a las 6 de la mañana, el rey fue despertado por su madre y luego un sirviente fue a la alcoba real para prepararle el desayuno, que se le servía en el balcón adyacente al vestidor.

A las 8:45 otro sirviente pareció en el aposento real para tomar las medidas de las medallas y condecoraciones para hacerle un estuche por pedido del joyero real y quince minutos más tarde el hermano menor del rey, el príncipe Bhumibol, fue a visitarlo, encontrándolo adormecido en su cama. Finalmente, a las 9:20 horas se escuchó un disparo proveniente del dormitorio de Ananda. Uno de los sirvientes corrió al dormitorio y salió corriendo rápidamente al aposento de la madre del rey gritando: “¡El rey se ha disparado!” La madre, la princesa Sangwal, lo encontró en la cama boca arriba, sangrando por una herida en la cabeza.

En 1964 fue publicado en Londres el libro The Devil’s Discus, del escritor sudafricano Rayne Kruger, en el que el autor presenta un detallado análisis de los hechos, incluyendo testimonios del juicio y muchas fotografías, diagramas y dibujos. Kruger llega a la conclusión de que el rey Ananda se suicidó. Sin embargo hay otros estudios y publicaciones que rebaten las teorías de Kruger, determinando que Ananda Mahidol fue, en realidad, asesinado.

Desde entonces se dijo mucho en el mundo acerca de la misteriosa muerte real: algunos dicen que estaba deprimido por haber llegado a un trono que no deseaba ocupar; otros dijeron que estaba enamorado de la hija de un pastor suizo con quien no podría contraer matrimonio; más osadas, otras versiones aseguran que el rey era homosexual y no deseaba contraer matrimonio con una mujer. Por otro lado, el rey no tenía ninguna afición por las armas de fuego, y según su madre sólo tuvo un rifle de aire comprimido cuando era niño. Curiosamente muchas personas en Bangkok que se atrevieron a opinar sobre la muerte o el arma del rey fueron eliminadas.

Lo cierto es que en los anuncios oficiales del 9 de junio dijeron que el rey murió accidentalmente mientras jugaba con su pistola, y pronto una comisión investigadora concluyó que no se había comprobado que fuera ni un suicidio ni un asesinato. En 1947, tras un golpe de Estado liderado por el mariscal Pibun, se ordenó una nueva investigación y un juicio. Fueron arrestados el secretario del rey, Chaleo Patoomros, y los sirvientes Butr y Chit, acusados de conspiración para asesinar al monarca. El juicio terminó en mayo de 1951. No se encontró evidencia de culpabilidad en Patoomros, ni pudo comprobarse que Butr o Chit hubieran disparado el arma, pero los tres fueron culpados de participar en este crimen de lesa majestad.

Después de quince meses de apelaciones, la Corte Suprema confirmó la culpabilidad de los dos pajes e incluyó en la sentencia a Chaleo. En febrero de 1955 los tres fueron ejecutados y el caso fue cerrado para siempre. Desde 1948 nadie en Tailandia puede hablar sobre la muerte de Ananda Mahidol y eso se ha mantenido durante más de sesenta años, incluso hasta nuestros días en que existe una férrea censura en los medios sobre cualquier tipo de información que pueda ir en contra de los intereses del Estado. En Tailandia son miles las páginas web que están vedadas y para ello el gobierno mantiene una censura estricta. Los proveedores de servicios de Internet están obligados a impedir el acceso a decenas de miles de direcciones de sitios web en Internet de acuerdo a instrucciones de las autoridades de comunicaciones.

El rey Bhumibol cumple 70 años en el Trono de Tailandia

Presentado como un semidiós y benefactor de la nación desde hace décadas, el rey Bhumibol Adulyadej conmemora este jueves 9 de junio sus 70 años en el trono. El monarca, sin embargo, es uno de los más longevos del mundo y lleva meses sin aparecer en público a causa de sus problemas de salud. Esta semana, a sus 88 años y hospitalizado desde hace meses, fue operado por problemas cardíacos y según un comunicado oficial del Palacio Real, “mejora de manera satisfactoria”.

Las informaciones acerca de la salud del monarca tailandés están estrechamente controladas por las autoridades debido a la ansiedad que crea en la sociedad la futura sucesión en un periodo de inestabilidad política que ha registrado dos golpes de Estados en los últimos diez años. Desde mediados de mayo, el monarca fue atendido por hidrocefalia y por una infección pulmonar.

Bhumibol Adulyadej tiene muchos títulos. Algunos están incluidos en los epítetos que preceden a su nombre: “Majestad, Supremo y Divino Señor, Gran Fuerza del País, Poder Incomparable, el Más Grande del Reino, Jefe del Pueblo Soberano, Soberano de Siam, Supremo Protector, etc”. Otros de sus títulos tienen que ver con su vida: como por ejemplo ser el primer rey nacido en los Estados Unidos de América, en 1927.

Thailand's King Bhumibol Adulyadej leaves the Siriraj Hospital for a ceremony at the Grand Palace in Bangkok

Además, es uno de los monarcas con el reinado más largo de la historia mundial, compartiendo el podio con el faraón Pepy Neferkare de Egipto (94 años de gobierno), Sobhuza II de Suazilandia (82 años), Luis XIV de Francia (71 años) o Francisco José de Austria (68 años), y es el único monarca que, hasta hoy, ha escrito la música de una canción digna de ser incorporada a una obra de Broadway.

Noveno monarca de la dinastía Chakri, Bhumibol Adulyadej es el único monarca nacido en Estados Unidos, en el Hospital Mount Auburn, en Cambridge (Massachusetts), donde su padre realizaba un curso de salud pública. Es hijo del príncipe Mahidol de Tailandia (1892-1929), príncipe de Sonkgla, uno de los 77 hijos del rey Chulalongkorn y considerado el padre de la medicina moderna en Tailandia. Su madre fue Sri Srinagarindra (1900-1995), proclamada “Princesa Madre”.

Su hermano, Ananda Mahidol, ascendió al trono en 1935, al abdicar su tío, y murió en circunstancias extrañas el 9 de junio de 1946, a los 18 años de edad. Ananda fue hallado en su habitación con un disparo en la cabeza. La verdad sobre la muerte lleva casi 70 años como un secreto de Estado y tres personas, probablemente inocente, fueron juzgadas y ejecutadas.

También conocido con el nombre de Rama IX, Bhumibol es el único rey que ha conocido la mayoría de los tailandeses, que lo tiene como un ser semidivino, símbolo unidad y guía de la nación. Si bien ascendió al trono en 1946, no fue coronado hasta el 5 de mayo de 1950, una semana después de contraer matrimonio con la actual reina, Sirikit Kitiyakara, prima segunda suya.

181aa6df06a2bb98f34293c57b81db717aa40554

La influencia estabilizadora de Bhumibol no sólo salvó a su país, sino que la hizo prosperar durante una era de extrema tirantez política, tanto interna como externa. Durante su largo reinado, ha superado 17 golpes de Estado, 20 primeros ministros y 15 constituciones, y sus incesantes viajes a lo largo y a lo ancho de la geografía tailandesa, y su interés personal por alentar el desarrollo rural, profundizaron el afecto de sus súbditos.

En en ocaso de la vida del adorado rey, los tailandeses se preocupan. La vida privada del príncipe heredero, Vajiralongkorn, aunque jamás criticada públicamente en Tailandia, es motivo de decepción y preocupación. En 1977 contrajo matrimonio con una prima hermana, Soamsawali Kitiyakara, de quien se divorció años después. Luego el príncipe se casó con la joven Yuvadhida Polpraserth, que le dio cuatro hijos y una hija que no tienen derecho a sucesión.

La falta de un heredero varón legítimo fue la razón para que se aprobara una legislación que permite el ascenso al trono de una mujer. La princesa Maha Sirindhorn, quien goza de un alto índice de popularidad, sin dudas superior al de su hermano. Tanto es así que el pueblo la llama “Phra Thep”, la “Princesa ángel”.

Bhumibol Adulyadej, Somsavali, Ubolratana, Chulabhorn, Siribhachudabhorn, Srirasm, Dipangkorn Rasmijoti, Vajiralongkorn, Sirindhorn

El último matrimonio del eterno heredero terminó estrepitosamente. En febrero del 2001 el príncipe se casó con Srirasmi Mahidol, joven proveniente de una familia modesta que, años más tarde, fue nombrada Princesa Consorte. El 29 de abril del 2005 fue madre de un varón legítimo, el príncipe Dipangkorn Rasmichoti, hoy segundo en línea sucesoria.

En diciembre de 2014 estalló un escándalo que acabó con su matrimonio y con su estatus de princesa real luego de que siete miembros de su familia, entre ellos su tío, y algunos de sus hermanos, fueron detenidos y acusados de “difamar a la monarquía con sus acciones” al utilizar con intenciones codiciosas su relación con la familia real para abrir y dirigir casinos ilegales y entregarse al contrabando de petróleo, el rapto y a la extorsión a cambio de grandes sumas de dinero. Obligada por el rey, la princesa renunció a todos sus títulos y privilegios reales.

En 2002 la revista The Economist escribió: “Vajiralongkorn es mucho menos querido que el rey. En Bangkok se intercambian chismes sobre su sensacional vida privada. Una de sus hermanas, y posible heredera del trono, es más popular pero Tailandia nunca ha estado gobernada por una mujer. En todo caso, independientemente de cuán meritorio y calificado, ningún sucesor puede aspirar a igualar la estatura que el rey Bhumibol ha alcanzado”. Los pesimistas hoy auguran que Tailandia puede sumirse en un caos semejante al del otro reino budista asiático, Nepal, el día en que falte la autoridad de Bhumibol.