En la grotesca corte de Ana de Rusia, los enanos, los deformes y los paralíticos eran los reyes

La enorme y opulenta emperatriz Ana Ivanovna de Rusia (1693-1740) fue dueña de un muy particular sentido de la diversión. La fea y brutal autócrata se autodefinía como  una experta en diversión que odiaba la lectura, el ballet o la música, pero que amaba las luchas cuerpo a cuerpo, las bromas pesadas y los juegos violentos.

LEE LA HISTORIA COMPLETA
Anuncios