All posts filed under: Gran Bretaña

Enrique VIII y su quinta esposa: ¡Hasta que la decapitación nos separe!

El 13 de febrero de 1542, en el cadalso, Catalina Howard confesó a viva voz: “¡Muero como una reina pero querría morir como la mujer de Culpeper!”

Anuncios

Bodas de Platino en el trono inglés: Isabel y Felipe, 70 años de “tolerancia en abundancia”

La reina Isabel II de Inglaterra y el príncipe Felipe, duque de Edimburgo, conmemoran este 20 de noviembre el 70ª aniversario de su boda, sellando una unión en la que él aceptó vivir a su sombra y ella perdonarle sus salidas de tono. Tres de sus hijos se divorciaron (Carlos, Ana y Andrés), pero su matrimonio se prolongó siete décadas sin que asomase ni una diferencia a la luz pública. A los 96 años, Felipe de Edimburgo decidió este año retirarse casi totalmente de la vida pública, lo que le ha permitido ganar tiempo para pintar y leer, mientras que la reina está, a los 91 años, empezando a delegar actos oficiales en su hijo y heredero al trono Carlos, de 69. BODA DE POSGUERRA El de Isabel y Felipe fue una historia de amor a primera vista. Nacido el 10 de junio de 1921 en Corfú como príncipe de Grecia y Dinamarca, Felipe tenía 18 años cuando conoció a la entonces princesa Isabel, un lustro menor y heredera al trono británico. El cadete era …

¿Qué tan rica era la Reina Victoria? 👑🇬🇧

Se estima que la fortuna de la reina Victoria al momento de su muerte era de US$ 100 millones. Así lo informó el 22 de enero de 1901 el diario “The Boston Globe“. Según sus cuentas personales, Victoria recibía US$ 1.925.000 como “sueldo” y ahorraba US$ 300.000 al año. Tenía, además, una pensión por viudez de US$ 250.000 e ingresos por el ducado de Lancaster de hasta US$ 300.000 anuales. Sus sabias inversiones en bienes raíces, rascacielos de Nueva York y otras propiedades ayudaron a sus centavos a multiplicarse por millones. Victoria fue la primera soberana británica en legar una “fortuna privada” a su familia puesto todos sus predecesores en el trono no dejaron más que deudas.   Lectura recomendada: La gran pasión de la reina Victoria por la comida, la pesadilla de sus médicos

La extraña familia de Jorge III y Carlota: peleas, aburrimiento y princesas solteronas en el trono inglés

Al iniciar de su reinado en 1760, Jorge III (1738-1820) fue bien recibido por los súbditos ingleses por ser el primer rey hannoveriano que nació en Gran Bretaña, alto y guapo, afable y sencillo. Un año más tarde, el rey contrajo matrimonio con el amor de su vida, la princesa Carlota de Mecklembrg-Strelitz. Aunque apenas se conocieron en el día de su boda, el matrimonio fue realmente feliz: Jorge nunca tuvo una amante y convirtió a Carlota en la reina más prolífica de Inglaterra: ¡16 hijos! Carlota, joven algo bonita -no mucho-, sensible y ávida lectora, pasó los primeros veinte años su reinado embarazada, lo cual le resultaba extenuante: “No creo que un prisionero pueda desear más ardientemente por su libertad que yo al desear librarme de mi obligación y ver el final de mi campaña. Sería feliz si supiera que es la última vez”, confesó en 1780 respecto a sus embarazos. Jorge III quiso ofrecer a su numerosa prole un ambiente hogareño cariñoso, como el que él nunca tuvo en su infancia. Su abuelo, …

Cuando la reina María los visitaba, los súbditos ingleses temblaban

María de Teck (1867-1953), esposa del rey Jorge V de Inglaterra, fue una señora de costumbres austeras que desterró de la corte a las actrices, nuevas ricas y bailarinas que eran tan bien recibidas en los tiempos liberales de su suegro, Eduardo VII. En cuestiones de protocolo y en todo lo que pudiese afectar el prestigio de la Corona, era de una minuciosidad rayana en la obsesión y se dice que una vez amonestó a su nieta, la princesa Isabel (la actual reina Isabel II), porque llevaba un pañuelo en la cabeza: “Pareces un peón de cocina”.

Quién es el bello joven del retrato perdido de Rubens

Cuando la reina Isabel Tudor murió, el trono de Inglaterra pasó a su sobrino, el rey Jacobo VI de Escocia. El nuevo monarca era un desconocido cuando llegó a Londres. Se sabía que estaba casado con una princesa danesa, la sufriente Ana, hacia la cual Jacobo se mostró paciente y afectuoso. Pero, con el tiempo, se habían distanciado. Cuatro difíciles años tuvo que soportar la reina sin ver llegar ningún síntoma de embarazo en los que sufrió la presión y las críticas de sus detractores. Cuando la reina Ana murió, en 1606, Jacobo VI ya era rey (Jacobo I) de Inglaterra y reinaba desde Londres, en cuya corte reunía una serie de favoritos masculinos y muy atractivos con lo que, se dice, mantuvo intensos romances. Entre ellos estaba Esmé Stuart, señor de Aubigny, veinte años mayor que Jacobo, y que marcó fuertemente su personalidad. El segundo favorito fue el escocés James Hay, al que creó vizconde de Doncaster, primero, y después, conde de Carlisle. A este le sucedió Robert Carr, otro joven y atractivo escocés, …