All posts filed under: Francia

La emperatriz Josefina era compradora compulsiva y casi fundió a Napoleón

A lo largo de su vida como esposa del cónsul y luego como emperatriz, Josefina derrochó dinero (propio y ajeno) en cosas que no necesitaba, se endeudó con medio mundo, pidió prestado con garantías endebles (y a veces inexistentes) y hasta el último día vivió de recursos extremos.

Anuncios

Un zoológico en Versalles: cuando los reyes de Francia vivían entre monos, perros y gatos

En el palacio real más famoso de Francia, Versalles, donde el rey Luis XIV se instaló junto a una corte de 5.000 nobles, sirvientes y familiares, había reglas inquebrantables: los niños, los enfermos y los muertos estaban prohibidos. Las madres debían enviar a sus hijos para ser criados e París, los enfermos debían partir antes de que su estado empeorara y los mortales debían procurar no morirse bajo el mismo techo de Su Galáctica Majestad. Pero las mascotas no estaban prohibidas y el aburrimiento infinito al que se veían condenados tantos miles de cortesanos los llevaba a aferrarse a sus queridos perros, sus ronrroneantes gatos y todo lo que pudieran domesticar. Durante el reinado de Luis XV, nieto del “Rey Sol” esta costumbre se mantuvo y había gatos por todas partes, con lacayos especialmente dedicados a su limpieza y su alimentación. Luis XV adoraba a su malcriado gato persa que siempre estaba metiéndose en problemas. Los gatos de angora grises llenaban los salones de juegos, daban golpes a los valiosos adornos con sus colas y …

Madame de Pompadour en el arte y la política de Francia: mucho más que la “ramera” de Luis XV

La historia de Jeanne-Antoinette Poisson (1721-1764), conocida históricamente como Madame de Pompadour atrajo la atención de generaciones de historiadores y del público. Pero su legado incluye algo más que ser la bella y adorada amante del rey Luis XV. Jeanne fue la “maitresse-en-titre” de Luis XV, una posición importante dentro de la corte francesa, que le daba mucho poder. ” Su posición era muy política y sexual, una dualidad que muchas mujeres en el poder han recorrido a lo largo de los años, pero no siempre se recuerda como tal”, dice un artículo de la revista estadounidense The Smitoshonian. El reinado de Luis XV es recordado como “desastroso” para Francia, ya que sentó las bases para la Revolución de finales del siglo XVIII, y en ese clima político tengo la influencia de Pompadour recibió muchas críticas. Madame “cargó con gran parte de la culpa” por el fracaso de Francia en la Guerra de los Siete Años y por las deudas judiciales, escribe la historiadora Tess Lewis, cuando comenzó a funcionar como “primera ministra de facto”. …

La pobre princesa Juana de Francia era demasiado fea para ser reina

La princesa Juana de Valois (1464-1505), hija del rey Luis XI de Francia, era una jovencita delicada, culta y muy espiritual pero era muy (¡muy!) fea. Su madre, la sufrida Carlota de Saboya, la acostumbró a usar vestidos amplios y corséts que tenían la misión de disimular sus defectos, especialmente la cojera, pero no pudo hacer milagros, y varios príncipes se negaron a casarse con ella. Tomando cartas en el asunto, Luis XI amenazó a su pariente Luis de Orleáns con encerrarlo en un monasterio si no consentía en casarse con su hija. La indeseada boda se llevó a cabo, para desgracia de ambos contrayentes. El novio jamás quiso tocarle un solo pelo a Juana. Años más tarde, Orleáns fue coronado rey de Francia (Luis XIII) y envió a su esposa a un convento. La despreciada Juana se retiró de la vida cortesana y se entregó a las obras caritativas y a los rezos, fundando una orden. Murió por desnutrición (ayunaba demasiado) a los 40 años. En 1950 fue canonizada por la Iglesia católica.

Bomba en la corte de Francia: ¿La Reina dio a luz a una niña africana?

El 9 de junio de 1660, María Teresa de España, hija del rey Felipe IV, se casó con el rey Luis XIV de Francia, reconocido mundialmente como el “Rey Sol”. En su primer encuentro, la infanta española se mostró maravillada con su futuro marido, quien respondió con cierta indiferencia hacia ella. Madame de Motteville cuenta que, al salir de su primer encuentro con la que sería su esposa, el rey declaró que “en un principio, la fealdad del peinado y del vestido de la infanta lo habían sorprendido, pero que al mirarla con más atención había visto que poseía mucha belleza y entendió que le sería fácil amarla”.