All posts filed under: España

El rey de España tiene 60 hijos pero sólo deja un heredero “hechizado”

Felipe IV no pudo evitar el fin de la dinastía: dejó apenas un heredero que, para desgracia de todos, padecía mil y una enfermedades, tenía cuatro años y casi ninguna neurona: Carlos II.

Anuncios

Felipe IV y su querido enano

La corte de España durante los siglos XVI y XVII estaba repleta de bufones que eran objeto de risas y burlas. El Alcázar de Madrid, principal residencia de los reyes, rebosaba de todo tipo de rarezas: inválidos, retrasados mentales, mujeres gordas y barbudas, cotorras, papagayos y monas vestidas como reinas. Pero entre las “sabandijas del palacio” los que destacaban eran los enanos, los locos y los deformes, cuya fealdad era utilizada para realzar la belleza de sus señores. Se cuentan más de 120 enanos en la corte española: se encargaban de las mascotas, de hacer compañía a la familia real, espiar a los cortesanos e inculcar a los invitados para ver si se estaban robando. Uno de los enanos más famosos fue Miguel Soplillo, enviado desde Flandes por la infanta Isabel Clara Eugenia como un regalo para su hermano, el rey Felipe IV. El monarca quería mucho a este enano, lo tenía de amigo y consejero, hasta el punto de hacerse pintar junto a él por el retratista Rodrigo de Villadrando.

Victoria Eugenia de España: ¿Una reina por elección popular?

En 1905, el rey Alfonso XIII de España tenía veinte años y era el “soltero de oro” de Europa. La búsqueda de una esposa para el joven monarca alimentó las febriles especulaciones de la prensa europea y los ciudadanos de a pie comentaban por todas partes sobre la posible futura reina. En Madrid, el diario monárquico “ABC” hizo una encuesta popular en la que se preguntaba “¿Quién será la futura reina de España?” y adjuntaba retratos y datos biográficos de varias princesas solteras y en edad de casarse.

Don Juan: El príncipe que murió por “exceso de amor”

El primer hijo varón y heredero de los Reyes Católicos, el príncipe don Juan, nació el 30 de junio de de 1478 en Sevilla. La reina Isabel de Castilla fue madre de numerosos hijos, entre ellos la futuras reinas Juana de España y Catalina de Inglaterra, mientras Isabel y María se turnaron como reinas de Portugal, pero los varones no sobrevivieron. Es por eso que Isabel y Fernando se alegraron tanto cuando llegó al mundo don Juan, cuyo nacimiento fue considerado un milagro y celebrado durante varios días en los dominios del matrimonio. El niño, de cabellos rubios y delicados rasgos faciales, era tan bonito que su madre siempre lo llamaría su “Ángel”.

Una boda real fallida que casi provoca una guerra en Europa

Doña María de Austria (1606-1646) fue una de las muchas infantas de España que a lo largo de la historia fueron utilizadas como “moneda de cambio”. Una de esas princesas que, por razón de Estado, fueron obligadas a marchar al extranjero para ser esposas de otros monarcas, en matrimonios que, de una u otra forma, favorecerían las relaciones diplomáticas de su país. Su hermana mayor, la infanta Ana, fue enviada a Francia en 1615 para convertirse en la esposa del rey Luis XIII, un hombre que no la quería y no estaba en lo más mínimo interesado en el sexo femenino, y en la ardorosa amante del Cardenal Mazarino. A la infanta María le tocó marchar a Austria, en 1631, para contraer matrimonio con su primo hermano Fernando III (1608-1657), futuro Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, de la Casa de Habsburgo. Así, la infanta, una Habsburgo, hija de dos Habsburgos, nieta y bisnieta de Habsburgos se casaba con otro Habsburgo.

¡El rey quiere agua! El elaborado protocolo de la Casa de Austria

En el siglo XVII, el protocolo de la corte de la Casa de Austria en España era muy estricto y de ello deja constancia una crónica de Antonio Rodríguez Villa, archivero real (1843-1912) sobre el caótico momento en que al rey se le antojaba beber algo: “El ujier de sala iba a llamar al ‘gentilhombre de boca’ que le correspondía servir de copero, y acompañados de la guardia, entraban en la cava, donde el sumiller de ella le daba en una mano la copa de Su Majestad (…) después daba al ujier las fuentes, y él llevaba un jarro y una taza grande de salva [la prueba que se hacía de las comidas servidas a los reyes], donde se colocaba la copa cuando Su Majestad la pedía. Un ayudante del oficio de la cava llevaba los frascos de vino y agua…

Enrique IV de Castilla: ¿era impotente o no quería ni ver a su esposa?

Enrique IV, rey de Castilla (1425-1474), recibió popularmente el sobrenombre de “el Impotente” en 1453, luego de que su matrimonio con la infanta Blanca de Navarra fuera anulado por el papa Nicolás V alegando “impotencia perpetua” debida a un tipo de “hechizo”. El propio rey aseguraba que no había podido consumar su matrimonio debido a “influencias malignas”. Algunos achacaron la imposibilidad de mantener relaciones sexuales a la presión de la Corte: nobles, favoritos, obispos, médicos, criadas y hasta bufones debían presenciar el acto alrededor del lecho matrimonial del rey para atestiguar la legitimidad del futuro bebé real. Otros, como la historiadora Ángela Vallvey Arévalo, aseguran que el hermano de Isabel la Católica era un adolescente homosexual cuando fue obligado a casarse con la princesa Blanca de Navarra, mujer madura:

Fernando VII de España: cuatro bodas y un funeral

Cobarde, vago, maleducado, desagradable… con tamañas virtudes a muchos sorprende que Fernando VII, rey de España, llegara a tener cuatro esposas: las tres primeras (María Antonia, Isabel y María Josefa) murieron jóvenes y con la desdicha de no haber dado herederos al trono; la cuarta de las esposas, María Cristina, quedó viuda. Según el marqués de Villa-Urrutia, Fernando era en esos momentos “hombre de muchos y desordenados apetitos, harto dañosos para la enfermedad que padecía; pero no le gustaba de solazarse con las damas de su corte, como su ilustre antepasado el gran rey francés, antes de que lo sometiera a su severa disciplina Madame de Maintenon. Aunque muy aficionado a las mujeres, no las tenía en más estima que a los hombres, ni le inspiraban mayor confianza, sintiendo una instintiva repugnancia a dejarse gobernar por privados o queridas. Solía salir disfrazado por las noches en compañía del duque de Alagón, tanto para enterarse, a guisa de sultán oriental, de lo que se decía y hacía en la coronada villa, capital de sus reinos, como …

Las cartas del príncipe Luis a Felipe V: “Papá, ¿cómo se hacen los bebés?”

El príncipe Luis de España (1707–1724), hijo y heredero del rey Felipe V, se casó a los quince años y no sabía qué hacer en su noche de bodas. Cuando le pidió consejos a su padre, el monarca se limitó a decirle que le pregunte a su esposa, la princesa francesa Luisa Isabel de Orleáns. Más tarde, en una carta dirigida al rey, el príncipe detallaba: “Ayer por la noche dije a la princesa lo que V M. me dijo, y ella me respondió que tampoco sabía lo que había que hacer puesto que no le habían informado (…) Me puse por tanto sobre ella, pero no salió nada; quiero que usted me responda primero y que usted me diga si hay que estar mucho tiempo sobre la princesa y cómo tenemos que hacer los dos”.