Conversaciones

“Sé modesta y fiel a ti misma, eso es lo que la princesa Ana estaría aconsejando a las futuras princesas”

La princesa Ana de Gran Bretaña cumple 70 años este 15 de agosto con el aplauso de los británicos por su franqueza, su sencillez y su callada laboriosidad. Muchos años después de que el público la viera como una mujer aburrida y gruñona, una vez pasado el “efecto Diana” los británicos reconocen a la hija de la reina Isabel II como uno de los activos más valiosos de la corona. ¿Todavía hay lugar para princesas “a la antigua” como Ana en la realeza europea? Tuve la oportunidad de conversar con el periodista holandés Rick Evers, especialista en asuntos de la realeza, quien cree que la princesa “es un buen personaje en la monarquía británica” y que “realmente está usando sus activos y luciendo lo que representa”.

“Ella es una princesa bastante poco convencional: maneja ella misma a sus citas, sigue vistiendo su ropa décadas después, y después de todas las historias de miembros de la realeza que parecen tener agua fluyendo por su fregadero, y gastando el dinero de la gente, la Princesa Real es bastante diferente y la gente aprecia el hecho de que es una de las personas de la realeza más trabajadoras”, asegura Evers en #ConversacionesConSC. “Ella es muy sensata. Ella solo quiere lo necesario. Y al igual que su padre, no oculta su opinión. Acerca de Twitter, sobre la sociedad… a veces es un poco dura, pero con las mejores intenciones”. “Sé modesta y fiel a ti misma, eso es lo que creo que la princesa Ana estaría aconsejando a las futuras princesas”, indica Evers.

Para Victoria Howard, creadora y editora de “The Crown Chronicles”, a sus 70 años la princesa Ana de Gran Bretaña tiene todavía mucho para ofrecer a la Casa de Windsor, “especialmente con la partida de Harry y Meghan, y el príncipe Andrés dando un paso atrás”. “A menudo, solo la prensa local presta atención a una visita de la princesa Ana, pero eso no significa que sus visitas no sean dignas de atención”, me explicó Howard. “Ella tiene cientos de patrocinios que cubren un trabajo increíble. Desde proyectos para discapacitados, hasta hacer que las niñas jóvenes se involucren en STEM (siglas en inglés para ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas), la agricultura y las causas agrícolas hasta los veteranos, sería difícil sugerir que las causas de Ana no son dignas”.

Mi entrevistada cree el “gran atractivo” de la princesa Ana son su “sentido del deber y la falta de inquietud” pero destaca también su simpleza: “Si bien mucha gente piensa que la princesa Ana no es la royal más elegante, sin duda es la más consistente. Conoce su estilo, sabe lo que le gusta y se apega a ello. Sí, puede que no haya cambiado su peinado en los últimos 30 años, pero eso es solo un indicador claro de su nivel de comodidad”. “¡Ana todavía usa cosas que compró en la década de 1980! Compra cosas duraderas y las cuida muy bien”, agrega y define a la princesa como “una mujer muy sencilla en una posición extraordinaria”. “Tiene una mentalidad muy fuerte, incluso eligió ir a la escuela cuando era niña y mezclarse con los de su edad en lugar de ser educada en casa, y sabemos que los caballos son uno de los principios centrales de su vida”.

¿Qué sucedió para que la imagen pública de la princesa Ana haya mejorado tan notablemente? Para Howard, la serie “The Crown” fue “un punto de inflexión reciente”. Las jóvenes generaciones de espectadores, que posiblemente no recordaban a Ana, “vieron a una joven princesa vivaz y atrevida en la televisión y era un personaje que les gustaba y con el que podían identificarse. ¡Dio la casualidad de que era una persona real!”. Además, “documentales y entrevistas recientes con la Princesa Real también han revelado su personalidad un poco más, y a la gente simplemente le gusta su actitud sensata y su sentido del humor”. “Está muy claro que ella es una gran trabajadora y le gusta estar ocupada: ¡los británicos en particular sienten que están obteniendo lo que vale su dinero!”, dice Howard.

Un especial agradecimiento a Victoria Howard, periodista británica y creadora de “The Crown Chronicles” y a Rick Evers, periodista holandés, ambos especializados en asuntos de la realeza.