Gran Bretaña

Los secretos del Palacio de Kensington (parte 1): del holandés asmático al rey infiel

Convertido en un “depósito de tías” durante un tiempo, el hogar de los duques de Cambridge alguna vez pretendió ser el Versalles de Inglaterra y tiene una interesante y curiosa historia.

Eduardo VII llamó al famoso Palacio de Kensington “el depósito de tías”, porque muchas de sus parientes más longevas fueron recluidas en su vasto laberinto de grandes apartamentos. Allí han vivido las tías solteronas de la reina Victoria en el siglo XIX, los parientes pobres a principios del siglo XX y posteriormente los familiares lejanos de la familia real, como la princesa Alicia, la nieta más longeva de Victoria, la sofisticada princesa Marina de Grecia, la princesa Diana de Gales en sus últimos años, Meghan Markle y, además, otros personajes de sangre azul a quienes los libros de historia han olvidado. Para calificar, sin embargo, los residentes de este palacio londinense ni siquiera necesitaban estar distantemente relacionados con la Familia Real británica.

A lo largo del siglo XX, innumerables cortesanos de sangre azul, algunos bastante antiguos, se aferraron a sus apartamentos de gracia y favor. Ron Wilson [no es su nombre real], que trabajaba como sirviente en el palacio en la década de 1960, con frecuencia se sentía desconcertado por el hecho de que muchos de los habitantes parecían completamente desconocidos entre sí.

“Hubo residentes bien conocidos como la princesa Alicia, que estaba completamente chiflada en la forma en que solo las viejas mujeres aristocráticas pueden ser”, recordó. “Pero también había otras personas mayores con acentos maravillosamente recortados por todo el lugar. Siempre hablaban con una voz dominante, por lo que nadie pensó en cuestionarse si deberían haber estado allí. (…) Algunos estaban bastante enojados. Recuerdo que una anciana me tomó del brazo una noche y comenzó a hablarme sobre un baile al que había ido antes de la guerra. Pensé que se refería a la Segunda Guerra, pero rápidamente me di cuenta de que se refería a la Primera Guerra Mundial”.

“Incluso me chismorreó en voz baja sobre el apetito sexual de Eduardo VII. Ella se acercó a mí y me dijo: ‘El pequeño bastardo apenas se bañó en su vida. Absolutamente apestoso. Y sabes, solo estuvo con mujeres que habían tenido en sus manos a todos los hombres de Londres”. Yo sonreía y escuchaba. Fue muy incómodo porque, como sirviente, podría haber sido despedido por hablar con ella; Sin embargo, si me hubiera alejado bruscamente, ella podría haberme despedido de todos modos. Todavía no tengo idea de quién era”, recordó el empleado.

Los olores del palacio

El Palacio de Kensington debe su existencia al hecho de que el rey Guillermo III sufría de asma. Deseoso de alejarse de su húmedo en el Whitehall de Londres, pagó alrededor de £ 20.000 en 1689 por una hermosa casa, ubicada en campos y prados, y luego gastó otras £ 92.000 para ampliarla. Varios cientos de cortesanos se mudaron con el rey y su esposa, la reina María II, aunque a muchos les molestaba tener que abandonar el centro de la ciudad. Nadie se molestó en llevar un control de quiénes eran todos los que se mudaron de Whitehall a Kensington y, de hecho, si un completo extraño sonaba como un refinado caballero fácilmente podría ser admitido en las habitaciones más grandiosas de la corte.

A nadie le preocupaba que un extraño pudiera intentar asesinar al rey y la pena por tal intento fue tan aterradora que se asumió que nadie se atrevería jamás. “Del mismo modo que los bien vestidos y confiados podían abrirse paso ante la presencia del rey, los amigos de los sirvientes podían abrirse camino hasta las cocinas de Kensington para conseguir almuerzos o cenas gratis”, relata el historiador Tom Quinn en su libro Kensington Palace: An Intimate Memoir From Queen Mary To Meghan Markle. “¿Quién iba a saber quiénes eran ellos, cuando no solo los cortesanos sino también algunos de los sirvientes superiores tenían sus propios equipos de sirvientes? A todos se les pagaba una miseria porque se suponía que robarían prácticamente cualquier cosa que no estuviera clavada. Incluso en la coronación de un rey, la comida, los cubiertos, los vasos, el empavesado y las mesas en las que se había servido la fiesta eran robadas al final del día”.

En las primeras décadas de existencia del palacio de Kensington, su grandiosidad contrastaba con la precaria situación sanitaria. Los cortesanos y sirvientes solían hacer sus necesidades en las habitaciones, en cubos que guardaban en los refinados muebles o detrás de las chimeneas. En esa época esto no se consideraba una conducta apropiada, pero la enorme cantidad de residentes significaba que los olores se volvieron abrumadores. Finalmente, hubo que levantar letreros en las habitaciones clave que decían: “No orinar”.

El tormento de la reina Ana

La reina Ana, última soberana de la dinastía Estuardo y sucesora de Guillermo III, fue la siguiente ocupante de Kensington. Su relación con Sarah, duquesa de Marlborough, es ampliamente conocida después de la película La Favorita (2018). Durante años, las dos mujeres se escribieron cartas de amor usando seudónimos; Sarah era la “Señora Freeman” y Ana era la “Señora Morley”. Pero la duquesa, que había sido amiga de la princesa Ana desde la infancia, permitió que la familiaridad generara el desprecio y el maltrato, y se convirtió en un mujer absolutamente controladora de la dócil princesa. Cuando Ana, ya coronada reina, no pudo soportar que le hablaran como si fuera una idiota, despidió a su amiga de la corte y nunca más volvió a hablar con ella. Ella se había vuelto popular entre sus súbditos y había revivido una antigua tradición real que el fastidioso Guillermo III había eliminado: tocar la piel de las personas que padecían escrófula, una condición que causaba la inflamación de los ganglios linfáticos. A pesar de que no hay evidencia de que su toque tuviera poderes mágicos, miles de súbditos se congregaban a las afueras del Palacio de Kensington con la esperanza de ser curados por la reina.

Alejada de Sarah, viuda y con todos sus hijos muertos, la reina Ana se refugió en la comida, especialmente el chocolate, y cuando murió en 1714, estaba tan gorda que su ataúd era casi cuadrado. Como murió sin un heredero, el trono pasó a su pariente protestante más cercano, el príncipe alemán Jorge de Hannover, hombre pequeño y malhumorado con una historia muy oscura a cuestas: por motivos monetarios, se había casado con una joven amante de la diversión llamada Sophia de Celle, pero su relación rápidamente se volvió amarga. Desde el principio, Jorge dejó en claro que prefería mucho a su amante, Melusine, con quien tendría tres hijas, y estalló de furia cuando Sofía tomó un amante. La familia real arregló la desaparición del amante, el conde Philip von Konigsmark, quien según los historiadores fue arrojado a un río o cortado en pedazos y enterrado debajo de las tablas del piso del castillo de Jorge en Hannover. En cuanto a Sophia, estuvo encerrada en un castillo durante los siguientes 30 años y no se le permitió ver a nadie, ni siquiera a sus hijos.

La Jirafa y el Elefante

En 1714, el nuevo rey de Inglaterra llegó al palacio de Kensington sin su consorte y, durante su breve reinado, demostró tener cero interés en su nuevo reino. Nunca aprendió a hablar inglés con fluidez y regresó a Hannover para descansar tanto como pudo. “¿Sintió que algunos de sus cortesanos lo despreciaban? Ciertamente, Jorge I no tenía ninguna de las cualidades que admiraban: no era ingenioso ni buen conversador ni particularmente cortés. Muchos se burlaron de él por tener una amante extremadamente gorda y extremadamente delgada”, escribe Quinn. Melusine Schulenburg, la delgada, era conocida como la Jirafa o el Maypole; y Charlotte Kielmansegg, la gorda, era conocida como el Elefante aunque como era en realidad la media hermana de Jorge parece poco probable que su relación con ella fuera sexual.

Tanto Charlotte como Melusine recibieron habitaciones suntuosas dentro del palacio de Kensington cerca de las alcobas del rey y fueron tratadas como reinas. Además de cazar y atender a sus amantes, el otro interés permanente de Jorge I radicaba en escupir a su hijo, también llamado Jorge. Lo odiaba y el sentimiento era mutuo, aunque nadie sabe exactamente por qué. Sin embargo, parece una suposición razonable que el Príncipe de Gales nunca perdonó a su padre por desterrar a su madre a un castillo solitario y prohibirle reencontrarse con sus hijos. Con sensatez, el joven príncipe estableció una corte alternativa en Leicester Square, que pronto atrajo a cortesanos nobles y decentes. A veces, sin embargo, padre e hijo se vieron obligados a encontrarse, como cuando el joven príncipe se decidió por una novia. Cuando la princesa Carolina de Ansbach le fue presentada al rey, el monarca asintió con la cabeza, se inclinó y luego le levantó las faldas.

Como parte de la feroz guerra mantenida entre padre e hijo, Jorge I hizo que sus nietos viviera con él en Kensington y, durante toda su infancia, solo se les permitía ver ocasionalmente a sus padres. Fuera de ello, los nietos de Jorge I tuvieron una educación agradable, tuvieron sus propios cortesanos e incluso Haendel, un visitante frecuente del Palacio de Kensington, les enseñó a tocar el clavecín. El palacio ya era el centro del poder, albergaba a más de 1.000 personas y tuvo que comenzar a usar las escaleras y los pasillos de los sirvientes para evitar a sus cortesanos. El rey murió, probablemente de un derrame cerebral, en 1727 en su amada Alemania y pocas personas de la corte en Kensington tuvieron buenos recuerdos de él: acostumbrado a salirse con la suya con todos, era propenso a los berrinches explosivos, con frecuencia se arrancaba la peluca y la pateaba por la habitación.

ESTA SERIE CONTINUARÁ