Familia Real Britanica

La familia real británica reveló la lista de regalos más curiosos que recibió en 2019

La lista muestra una mezcla ecléctica de artículos recibidos por la reina y su familia en todo el mundo.

La bien documentada pasión de la reina Isabel II de Gran Bretaña por los caballos llevó a que recibiera en 2019 numerosos obsequios oficiales de naturaleza ecuestre, con bronces, maquetas de escultor y pinturas que se presentan regularmente a lo largo de los años. El gobierno de Eslovenia, por ejemplo, dio un nuevo giro a este tema probado y le regaló un peine de caballos chapado en oro de 24 quilates en nombre de su presidente, Borut Pahor.

El peine fue uno de los regalos recibidos por la familia real el año pasado, según una lista publicada el jueves. Algunos de los regalos tienen un toque nostálgico, incluido un modelo de un Boeing Stratocruiser, el avión en el que Isabel y su esposo, el príncipe Felipe, tomaron su primer vuelo transatlántico juntos en una visita oficial a Canadá en 1951, cuando ella todavía no había ascendido al trono. El modelo fue presentado por British Airways. Otro regalo, un pequeño cuenco de moras hecho de un árbol plantado por la abuela de Isabel, la reina María, en 1921, fue otorgado por el Instituto Nacional de Botánica Agrícola en Cambridgeshire.

La monarca también recibió un libro emergente que marca el 70 aniversario de la República Popular de China, entregado por el presidente Xi Jinping, mientras otros regalos resultan ser más curiosos. Si bien una pintura de los famosos cerdos nadadores de Bahamas puede no terminar adornando las paredes del palacio, la imagen, que en línea con otros regalos oficiales no se puede vender o intercambiar, pasará a formar parte de la Colección Real.

Le Régiment de la Chaudière, de Canadá, envió a la reina una botella de ginebra en caja y dos vasos, que podrían ser invaluables durante el confinamiento que la monarca cumple en el Castillo de Windsor desde el 19 de marzo a causa de la pandemia del coronavirus. La Capilla Real de los Mohawks, en tanto, le envió una muñeca de maíz y una réplica del tratado Two Row Wampum, el cinturón de cuentas del siglo XVII que representa el acuerdo de paz de 1613 entre el pueblo Onkwehonwe de Turtle Island y los inmigrantes europeos.

El presidente estadounidense, Donald Trump, mostró su inestimable respeto por la reina, a quien ha calificado de “una gran y maravillosa mujer”, obsequiándole un cofre de cuero hecho a mano con un sello de oro de 24 quilates del presidente de los Estados Unidos, una caja de joyería hecha de madera de un árbol de magnolia caído en los terrenos de la Casa Blanca y una amapola de plata esterlina y seda roja de Tiffany. Para el príncipe Felipe, Trump regaló una chaqueta personalizada de Air Force One y una autobiografía de la primera edición firmada por el general James Doolittle, quien dirigió el ataque aéreo de Tokio en 1942.

El bisnieto más pequeño de la reina, Archie Mountbatten-Windsor, también recibió regalos, como una colección de juguetes blandos durante el viaje al sur de África, última gira oficial de los duques de Sussex como miembros de la realeza. El arzobispo Desmond Tutu, a quien le presentaron a Archie, le dio a dos libros infantiles que había escrito y también presentó a sus padres con pulseras de cuentas. Mientras estaba en Alemania, el príncipe Carlos, por su parte, recolectó más regalos para su nieto, incluidos los lederhosen de cuero marrón en Baviera. El presidente alemán, Frank -Walter Steinmeier, le envió un sombrero, una manta y un oso de peluche.

En su gira oficial a Pakistán, los duques de Cambridge recibieron como regalo varios sombreros de chitral, numerosos chales y otras prendas tradicionales, junto con bates de cricket para sus hijos, los príncipes Jorge, Carlota y Luis de Cambridge. El duque regresó de su gira oficial por Kuwait y Omán con, entre otros artículos, dos relojes, dos bisht (túnicas tradicionales), un hacha ceremonial y varias botellas de perfume, mientras Carlos recibió en las Islas Salomón collares de monedas, una herramienta de madera llamada hatu y un tewhatewha (un arma maorí) en Nueva Zelanda. Su esposa, Camilla, activa en la lucha contra la violencia sexual y doméstica, recibió un “kit de muestra de recolección de evidencia de agresión sexual” durante una visita a Alemania.

La princesa Ane, la única hija de la reina Isabel II, que recientemente advirtió a la generación más joven de la realeza que no “reinventara la rueda ” al tratar de cambiar el enfoque probado de la familia a la filantropía real, fue recompensada por sus esfuerzos el año pasado con numerosos libros sobre temas de gran alcance. Estos incluyeron Restauración premiada: una celebración de arquitectura ferroviaria por Robin Leleux y un estudio de navegación y tráfico en el Alto Támesis en el siglo XVIII por el emperador Naruhito de Japón.

This entry was posted in: Familia Real Britanica

por

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Twitter, Facebook o Instagram.