Dinamarca

Margarita II de Dinamarca, muy “conmovida” por su cumpleaños 80 en “un momento crítico”

En balcones y parques, los daneses festejan el 80º cumpleaños de la popular monarca, que miró por TV los homenajes en el marco del aislamiento.

Dinamarca celebró este jueves el 80º cumpleaños de Margarita II, soberana muy querida por sus súbditos que, a causa de la crisis sanitaria, festejaron a su reina observando las medidas de rigor. La monarca, que accedió al trono el 14 de enero de 1972, a la muerte de su padre, el rey Federico IX, tendría que haber desfilado por las calles de la capital Copenhague. Pero como consecuencia de la epidemia de covid-19, Margarita II celebró sus 80 años en la intimidad.

Al mediodía, los daneses conmemoraron la fecha desde sus balcones, calles o parques -cantando y agitando banderas del país escandinavo-, eso sí, respetando rigurosamente las medidas vigentes de distanciamiento social, como muestran las imágenes transmitidas en directo por la cadena de televisión danesa DR. Desde el castillo de Fredensborg, residencia real situada a unos 40 km al norte de Copenhague, la reina siguió por televisión los homenajes y posteriormente se emitió un mensaje en su nombre en el que reconoció que su cumpleaños “no resultó como había imaginado, pero estoy agradecido por la forma en que resultó”.

“Mirando hacia atrás, recordaré mi 80 cumpleaños como único, uno de los más memorables”, reconoció Margarita II. Aunque reconoció que el mundo atraviesa un “momento crítico” y mucho “peligro”, felicitó a los daneses por haber “demostrado que nos preocupamos el uno por el otro y que hay poco espacio para el egoísmo”. “Hemos notado que la falta de contacto humano cercano, y la falta de un abrazo, significa más de lo que habíamos imaginado”, dijo. “Esto indica que juntos contribuimos a controlar la enfermedad. Hemos demostrado que podemos recuperarnos y que nos estamos moviendo en la dirección correcta”.

A continuación, el mensaje completo:

“Celebrar el cumpleaños es una tradición antigua y muy arraigada en Dinamarca. Lo celebramos de diferentes maneras, pero la mayoría de las personas prefieren celebrarlo junto con familiares y amigos. Esta es también la forma habitual en mi familia. Siempre he esperado celebrar mi cumpleaños para poder sentir, literalmente, la atmósfera cálida y sincera que me rodea en mi cumpleaños. Siempre ha significado algo muy especial para mí.

“Este año, no ha sido así. Hemos recibido la visita de un invitado inesperado y peligroso que ha marcado todo el país. Muchas celebraciones, confirmaciones y bodas se han visto afectadas, y este es también el caso de mi cumpleaños. ¿Esto significa que ha sido un día largo y triste? No, en absoluto. Por el contrario, el día me ha brindado mucho confort y me ha enriquecido más de lo que puedo decir.

“Me conmueve profundamente que tantos hayan deseado celebrar mi cumpleaños también este año. Les agradezco de todo corazón por los saludos, las canciones y los muchos pensamientos que durante todo el día han llegado de todas partes del Reino. La creatividad e inventiva de los daneses ha sido abrumadora. A pesar de sus propias preocupaciones y tristezas, muchos se han tomado el tiempo de enviarme sus saludos de cumpleaños.

“Mirando hacia atrás, recordaré mi 80 cumpleaños como único, uno de los más memorables. También aquí, muestra que cuando golpea la crisis, podemos y nos uniremos en nuestra comunidad, juntos, pero a distancia. Hace casi un mes, hablé sobre el serio desafío de la crisis del coronavirus, no solo para nuestra sociedad, sino para el mundo en general. Hice un llamamiento urgente a todos para que entiendan la seriedad de lo que enfrentamos.

“Todos y cada uno de nosotros somos sometidos a una prueba severa. Muchos están enfermos, muchos han perdido a sus seres queridos y muchos están preocupados por el futuro. Mis pensamientos van a todos y cada uno. Vivimos en tiempos inciertos; pero también vemos que todo el mundo está haciendo un esfuerzo para ver la crisis y cumplir con las instrucciones de las autoridades, esto se aplica tanto a los niños como a los adultos.

“Acabamos de celebrar la Pascua, y muchos de nosotros hemos tenido que pasarla de una manera diferente a la que estamos acostumbrados. Esto no ha hecho que el mensaje de Pascua sea menos poderoso. También aquí, hemos experimentado estar juntos, aunque por separado.

“Pero la crisis también nos ha enseñado algo de nosotros mismos de lo que podemos estar orgullosos. Somos capaces de hacer más de lo que pensamos; en problemas grandes y pequeños, los daneses se ayudan mutuamente desde nuestros lugares individuales en la sociedad. Hay impulso, y surgen nuevas ideas, y vemos nuevas formas de trabajar y estar juntos. Hemos demostrado que nos preocupamos el uno por el otro y que hay poco espacio para el egoísmo. Hemos notado que la falta de contacto humano cercano, y la falta de un abrazo, significa más de lo que habíamos imaginado.

“Mucho indica que juntos contribuimos a controlar la enfermedad. Hemos demostrado que podemos recuperarnos y que nos estamos moviendo en la dirección correcta; pero ahora es un momento crítico, porque aún no estamos fuera de peligro.

“Es cansador y una molestia hacer que la vida cotidiana funcione. Se ha vuelto triste y solitario para muchos, especialmente para las personas solteras y de edad avanzada, que se sienten aisladas de su vida normal. Pero ahora debemos aferrarnos y perseverar, para asegurarnos de que todos, grandes y pequeños, jóvenes y viejos, podamos superar la crisis. Entonces podemos regresar a una Dinamarca, que bien puede haber cambiado, pero que, sin embargo, será la Dinamarca que todos compartimos, arraigados en nuestra comunidad y confiamos el uno en el otro.

“Mi cumpleaños no resultó como había imaginado, pero estoy agradecido por la forma en que resultó: deseo agradecer a todos los que han contribuido a hacer de mi cumpleaños un día festivo y memorable. Ahora estamos abriendo lentamente Dinamarca nuevamente. Mis pensamientos y saludos van una vez más a cada persona en este país y en todo el Reino con mis deseos de esperanza, coraje y confianza”.

Casada con el príncipe Enrique, de origen francés, fallecido en 2018 a los 83 años, Margarita II es muy querida en su reino y, según algunos historiadores, su popularidad se debe a su capacidad para unificar al país e imponerse como una fuerza moral. A sus 31 años, fue la primera mujer en ascender al trono danés, la casa real europea más antigua que existe en la actualidad, y no tiene la menor intención de cederlo. “Permaneceré en el trono hasta que me caiga de éste”, advirtió la soberana, una fumadora empedernida. 

La monarquía danesa se encuentra entra las más populares del mundo. En 2018, un sondeo de la empresa de investigación de mercados Voxmeter demostró que más de las tres cuartas partes de los daneses están a favor de la monarquía, en tanto sólo el 14,6% de éstos desea que se establezca una república.

Siga leyendo Reina, artista, intelectual, esposa, madre, mujer: 80 datos sobre la vida de Margarita II