Tailandia

El rey de Tailandia regresó a su país tras una cuarentena “de lujo” en Europa en plena pandemia

“Esta pandemia no es culpa de nadie”, dijo Rama X al rendir homenaje a sus antepasados por el día de la Dinastía Chakri.

Maha Vajiralongkorn de Tailandia volvió a su país este lunes desde Alemania, donde reside gran parte del tiempo, por el aniversario del inicio de su dinastía, Chakri, en su primera visita desde que se impuso el estado de emergencia para contener la pandemia de COVID-19 el pasado 26 de marzo. El rey aterrizó por la mañana en Bangkok acompañado de su esposa, la reina Suthida, y ambos se reunieron con el primer ministro, Prayut Chan-ocha, y el jefe de las Fuerzas Armadas, Apirat Kongsompong, en una ceremonia en la que el monarca entregó donaciones de material sanitario para hacer frente al coronavirus, informó Efe.

“Esta pandemia no es culpa de nadie. El Gobierno debe solucionar el problema entendiendo sus causas. Es necesario establecer un sistema y comunicarlo al pueblo para que lo entienda bien”, dijo Vajiralongkorn en la ceremonia, cuyas imágenes fueron retransmitidas por televisión en el boletín dedicado diariamente a las actividades de la casa real. Durante el día, el monarca rindió homenaje a su padre, el rey Bhumibol Adulyadej, fallecido en 2016, y a Rama I, fundador de la dinastía Chakri, de la que Vajiralongkorn es el décimo monarca y que dio comienzo en 1782.

La llegada del rey desde Alemania coincide con la decisión del Gobierno de extender hasta el 18 de abril la prohibición de que aterrice cualquier avión comercial en el país procedente del extranjero, que ya había sido aprobada el sábado para evitar los contagios de COVID-19. Vajiralongkorn, de 67 años y conocido por pasar largas temporadas en Alemania y por su afición a pilotar aviones, fue coronado el año pasado, tras el fallecimiento de su padre, el rey Bhumibhol, al que gran parte de los tailandeses reverenciaba como el padre de la nación y como una figura prácticamente semidivina, cuya inmensa popularidad no ha heredado el actual monarca.

Hace dos semanas, miles de internautas tailandeses protestaron contra el rey en Twitter con la etiqueta #¿Paraquénecesitamosunrey? por su papel durante la pandemia, una expresión de descontento sin precedentes que supuso un desafío a la ley de lesa majestad tailandesa, una de las más duras del mundo y que castiga con hasta 15 años de cárcel las críticas al monarca. Los usuarios acusaron a Vajiralongkorn, que a diferencia de otros reyes no ha hecho ninguna declaración pública sobre la crisis, de no preocuparse por los pacientes del coronavirus en Tailandia, que ascienden a 2.220 casos, de los cuales han fallecido 26.