Duques de Sussex

Fecha histórica para la monarquía británica: los duques de Sussex dejan la Casa Real

El príncipe Harry y Meghan renunciaron debido a su dificultad para soportar la enorme presión a la que la prensa popular británica somete a la familia real. 

El príncipe Enrique de Gran Bretaña y su esposa, la exactriz estadounidense Meghan, abandonarán oficialmente sus responsabilidades como miembros de la Familia Real este martes 31 de marzo. Los duques de Sussex, que sacudieron los cimientos de la monarquía británica al anunciar que querían dejar de asumir sus obligaciones principescas, el mes pasado, dejará de cumplir obligaciones oficiales en representación de la reina Isabel II para llevar una vida financieramente independiente en Estados Unidos y Canadá. Esto significa que su nombre dejará de formar parte del presupuesto estatal de la monarquía británica.

Enrique, de 35 años, hijo menor del príncipe Carlos y de la fallecida Diana, princesa de Gales, conservará sin embargo su rango militar, al que tiene mucho apego, y su título de príncipe del Reino Unido, que le corresponde por nacimiento, pero no utilizará. Conservará además el tratamiento de Alteza Real y el título de Duque de Sussex a condición de que no los aproveche laboralmente. Cuando anunciaron su decisión, que tomó por sorpresa a la reina, rápidamente quedó decidido en el seno de la familia monárquica que deberían renunciar al cargo de Alteza Real.

Los duques de Sussex sacudieron a la monarquía británica en enero cuando anunciaron repentinamente que querían abandonar las obligaciones que implica ser miembro de la realeza. Ambos habían manifestado su dificultad para soportar la enorme presión a la que la prensa popular británica somete a la familia real. El problema venía desde muchos años atrás en el caso de Enrique, todavía herido por la muerte de su madre, la princesa Diana, en un accidente de tráfico en París en 1997 cuando era perseguida por los paparazzi. El hijo del príncipe de Gales acusó a los medios sensacionalistas de acosar a Meghan y denunció comentarios racistas hacia la exactriz, que es mestiza.

En un primer momento, su decisión, rápidamente bautizada como Megxit, haciendo un paralelismo con el Brexit, provocó indignación y consternación entre los partidarios de la realeza británica. El príncipe, que sirvió dos veces como soldado en Afganistán, también tuvo que renunciar de mala gana a sus deberes oficiales en el ejército. “Poder servir a la reina y a mi país es algo de lo que estamos realmente orgullosos y que nunca cesará”, afirmó. Sin embargo, la pareja conservará sus patrocinios privados. El nuevo acuerdo de la pareja con la familia real británica se revisará dentro de un año para dar a los duques de Sussex la oportunidad de volver al redil real. Según el diario The Sun, la reina Isabel II le dijo a su nieto que siempre serán bienvenidos.

Siga leyendo: Cronología del Megxit: del “romance del año” de Enrique y Meghan a la tormentosa renuncia real