Familia Real Britanica

El príncipe de Gales, en el centro de la polémica: ¿un privilegiado en plena crisis del coronavirus?

“Debería ser castigado por su egoísmo y su peligrosa actitud”, denunció James Dornan, miembro del Parlamento escocés.

Muchos británicos cuestionan el trato preferente que permitió al príncipe heredero británico, Carlos, hacerse la muy racionada prueba del COVID-19 y reprochan que viajara a Escocia con síntomas leves de la enfermedad, desafiando los consejos e instrucciones de los Gobiernos central y autonómico. “Más personas estamos ahora “juntos en esto” debido al comportamiento de un hombre egoísta y temerario que cree que las normas no van con él ni con los de su estirpe; debería ser castigado por su egoísmo y su peligrosa actitud”, denunció James Dornan, miembro electo del Parlamento escocés.

El parlamentario adaptó a la crisis del coronavirus la frase que el exministro del Tesoro, el conservador George Osborne, repitió hasta la saciedad para intentar convencer al pueblo llano de que la austeridad es un mal que afrontamos “todos juntos”. Y la volcó en su cuenta de Twitter contra el príncipe de Gales, quien se hizo el test del COVID-19 en un hospital público de las Tierras Altas escocesas y guarda cuarentena en la región desde que recibió el diagnóstico positivo a mediados de semana. Le acompaña en su residencia de Birkhall su mujer Camila, duquesa de Cornualles, quien no se nifectó del virus, de acuerdo con la casa real.

¿Todos iguales ante el coronavirus?

“El príncipe heredero ignora el consejo del Gobierno, vuela a Escocia con la RAF [Real Fuerza Aérea], llega a una de sus 17 casas, tiene síntomas menores y, a diferencia de enfermeras, doctores o cualquier otra persona, le realizan el test, ¿estamos en esto juntos?”, ironizó el abogado Aamer Anwar. Mensajes críticos con Carlos y Camila saltaron en las redes sociales mientras el personal médico protesta por la falta de equipos de protección personal (EPP) homologados por la Organización Mundial de la Salud. El primer ministro, Boris Johnson, prometió hacer 10.000 o, incluso, 25.000 test diarios del Sars-Cov-2, pero solo se procesaron 6.640 muestras el miércoles 25, según la última actualización de los datos oficiales.

El 3 de marzo había 39 casos detectados del virus en el Reino Unido y la Organización Mundial de la Salud (OMS) no había decretado la pandemia: lo hizo ocho días después. El pasado lunes 24, Johnson decretó la cuarentena para el Reino Unido. Hoy se cuentan más de 11.600 casos que dieron positivos desde que se detectaron los dos primeros el 31 de enero. La escasez de recursos está forzando al Servicio Nacional de Salud (NHS) a limitar las pruebas de laboratorio a los pacientes ingresados en “cuidados intensivos” e incluso el personal médico se encuentra en espera.

“Muchos sienten una rabia genuina de que el príncipe Carlos se haya examinado de COVID-19 mientras muchos trabajadores del NHS no pueden hacerse la prueba”, reconoció el corresponsal de la BBC Nick Robinson. La pareja monárquica desoyó la instrucción de permanecer en casa —la residencia principal o habitual— que el primer ministro repitió con frecuencia antes de ordenar el cierre casi total del Reino Unido.

Johnson también aconsejó aislarse de los demás ante el menor síntoma del coronavirus, como los que posiblemente experimentó el príncipe antes de volar desde su casa de campo inglesa a su residencia de Escocia. Además, la jefa del Gobierno autonómico, Nicola Sturgeon, vetó a foráneos y veraneantes de las islas pintorescas del territorio y pidió a todos que solo visiten el campo o los montes de Escocia por una necesidad indispensable. “Este terrateniente multimillonario desobedeció la directriz de estar en casa para evitar propagar el virus, se fue a su segunda casa en Escocia, se ha infectado y está infectando a otros”, dijo el ex diputado nacionalista George Kerevan. Muchos, aunque no todos, los críticos del heredero de la Corona son nacionalistas que desean la independencia del resto del Reino Unido.

Normas para ricos y privilegiados

“No estamos en esto juntos… el privilegio, el derecho y la falta de rendición de cuentas en la élite del establecimiento británico se filtra hacia abajo en el mismo establecimiento”, escribió Kavanagh. El comentarista menciona a los empresarios Richard Branson, fundador del imperio Virgin, y Tim Martin, el ultra “brexitero” propietario de la cadena de pubs Wetherspoon, entre la casta inglesa que demandó trato especial para afrontar el alto costo económico de la pandemia. “Hay normas diferentes para los ricos, para los que tienen buenos contactos y para los privilegiados”, afirmó.

La Casa Real no reveló cómo o cuándo pudo contagiarse el príncipe, pero afirma que tanto él como su madre, de 93 años, gozan de buena salud. Ambos se vieron por última vez el 12 de marzo en el palacio de Buckingham y tres días antes asistieron junto a otros familiares al servicio de la Commonwealth en la abadía de Westminster. Esa misma semana, Carlos copresidió en Londres un evento de la fundación benéfica Water Aid con Alberto de Mónaco, quien después informó que dio positivo en COVID-19.

Ya que estás aquí… apoya a Secretos Cortesanos para el lanzamiento de su próximo libro digital