Familia Real Britanica

Confinada en Windsor, Isabel II no tiene contacto con el príncipe Carlos: “La reina tiene buena salud”

La monarca vio por última vez a su hijo el 12 de marzo y “sigue todos los consejos” para cuidar su salud, dijo el palacio.

La reina británica Isabel II, de 93 años, y su esposo el príncipe Felipe, de 98, se encuentran desde hace una semana en el Castillo de Windsor, al oeste de Londres, y no han tenido contacto recientemente con su hijo mayor, Carlos, a quien le dio positiva una prueba del coronavirus (Covid-19). “Su majestad la reina tiene buena salud”, afirmó un portavoz del Palacio de Buckingham que no quiso precisar si fue sometida al test. “La reina vio por última vez al príncipe de Gales brevemente tras la audiencia del 12 de marzo, y está siguiendo todos los consejos para garantizar su bienestar”, agregó.

Los síntomas no han impedido al príncipe Carlos, de 72 años, haber “estado trabajando desde casa en los últimos días como de costumbre”, según dijeron voceros de su residencia, Clarence House. Por su parte su esposa Camila, duquesa de Cornualles, “también fue sometida al test pero no tiene el virus” “No es posible determinar dónde contrajo el príncipe el virus debido al gran número de compromisos que llevó a cabo en el marco de su función pública en las últimas semanas”, afirmaron los voceros.

Según uno de los corresponsales reales de la prensa británica, Carlos de Inglaterra coincidió el 10 de marzo en un acto en Londres con el príncipe Alberto de Mónaco, quien dio positivo al covid-19 pocos días después. Después de ese encuentro con el príncipe monegasco, especialistas citados por SkyNews habían indicado en cambio como posible, según “cálculos prudenciales”, que el príncipe de Gales pudiera haber contagiado desde el día 12.

El Reino Unido tiene (hasta el miércoles 25 de marzo) más de 8.000 contagios confirmados de coronavirus y 422 fallecidos y el primer primer ministro, Boris Johnson, decretó esta semana el confinamiento total de la población. La pandemia llevó a la Casa Real británica a modificar su agenda, cancelando fiestas y la visita de Estado que tenía previsto ofrecer en primavera al emperador de Japón. El palacio de Buckingham y el gobierno evalúan un mensaje televisivo extraordinario de la reina a la nación, pero aún no decidió los tiempos, por no querer sembrar pánico o pasar por encima del gobierno. La última vez que la reina habló por televisión fuera de las ocasiones tradicionales de Navidad fue cuando murió su madre, en 2002, a los 101 años de edad.

Ya que estás aquí… apoya a Secretos Cortesanos para el lanzamiento de su próximo libro digital