Boda Real en Inglaterra

La grave epidemia del coronavirus, otro escollo para la boda de la princesa Beatriz

Con las estrictas prohibiciones de viaje impuestas por el gobierno italiano, existen temores sobre si los invitados del novio podrán llegar a Londres.

Después de que la salida de los dquues de Sussex de la casa real eclipsara su compromiso y de que el escándalo del caso Epstein manchara la reputación de su padre, la boda de la princesa Beatriz de Inglaterra aún podría enfrentar otro obstáculo: la crisis provocada por la epidemia del coronavirus COVID-19 surgida en la ciudad china de Wuhan y que ya afectó a 119.000 personas y mató a 4.200 en todo el planeta.

El novio de la princesa, el empresario italiano Edoardo Mapelli Mozzi, proviene de la región de Lombardía en el norte de Italia, que fue la primera en poner en cuarentena a 16 millones de personas. El lunes, todo el país fue puesto bajo una estricta cuarentena después de un aumento repentino de casi 2.000 casos en 24 horas. Al menos 8.514 personas tienen coronavirus en el país, 529 más que ayer, mientras que el número total de personas contagiadas, incluidas las víctimas y los recuperados, son 10.149, reportó la agencia italiana Ansa.

Aunque nació y creció en Inglaterra, ‘Edo’, de 37 años, con doble ciudadanía británica e italiana, todavía tiene vínculos con la región de Bérgamo, donde la sede ancestral de su familia es la Villa Mapelli Mozzi. Con las estrictas prohibiciones de viaje impuestas por el gobierno italiano, existen temores sobre si los invitados del novio podrán llegar a Londres para la boda, programada para el 29 de mayo próximo.

Un miembro de la casa real, citado por The Telegraph, dijo: “El coronavirus ha arrojado un poco de sombra en los preparativos. Aunque no hay ninguna sugerencia de que Italia permanecerá cerrada hasta finales de mayo, obviamente todo esto arroja dudas sobre la lista de invitados”. La misma fuente sugirió que también podría afectar a quién Mapelli Mozzi puede invitar a su despedida de soltero, pero un portavoz de la pareja insistió en que solo tiene “parientes lejanos” en Italia.

El brote, que hasta ahora a más de 300 personas en todo el Reino Unido, también está generando dudas sobre la asistencia del nonagenario duque de Edimburgo a la ceremonia en la Capilla Real del Palacio de St. James y la recepción organizada por la reina Isabel II en el Palacio de Buckingham. Tanto el príncipe Felipe, que cumple 99 años en junio y vive actualmente en un estado de aislamiento autoimpuesto en Wood Farm en la finca Sandringham, como la reina, de 93 años, se encuentran en el grupo etario de mayor vulnerabilidad ante el virus.

El biógrafo real Phil Dampier opinó: “Si el coronavirus alcanza proporciones italianas en el Reino Unido, dudo seriamente que el duque corra el riesgo de viajar a Londres para la boda de Beatriz”. De hecho, el príncipe, que se retiró de la vida pública en 2017 aunque ha participado en algunos eventos familiares, no ha estado en contacto con muchas personas en las últimas semanas. “La reina sigue trabajando y por el momento no hay planes para cancelar ninguna de las fiestas en el jardín planeadas para el verano, pero si el coronavirus empeora, no puedo imaginar que los funcionarios del palacio le permitan participar de la celebración. No a su edad”, agregó.

Mapelli Mozzi, hijo del conde Alessandro “Alex” Mapelli-Mozzi, un ex deportista olímpico y su primera esposa británica Nicola Burrows, con sede en Francia, propuso matrimonio a la princesa Beatriz de York, de 31 años, durante un viaje romántico a Capri en septiembre pasado. La pareja realizó un viaje en bote por la costa de Amalfi hasta el pueblo de Positano, junto al acantilado, y se cree que originalmente habían querido casarse en Italia, pero se decidieron por el Reino Unido para que la reina y el duque de Edimburgo no tendrían que viajar muy lejos.