Belgica

El histórico castillo donde se ocultó Leopoldo III de Bélgica se vende por 20 millones de euros

Oculto por un recinto amurallado, el castillo fue construido en la década de 1920 y donado al Estado tras la muerte del rey.

Por S.C.

“Bienvenido a Argenteuil, la hermosa propiedad que era del rey Leopoldo III y donde pasé años maravillosos. Pero hoy tengo 80 años y tengo que venderla”, dice Jean-Marie Delwart un riquísimo empresario que en 2004 compró el castillo belga en un estado ruinoso por poco menos de 8 millones de euros y ahora lo vende por 20 millones. El castillo, ubicado en Waterloo (a unos 30 kilómetros de Bruselas) y asentado sobre un dominio de 2.750 m², fue el lugar donde el rey Leopoldo III se recluyó mientras el reino se debatía la existencia de la monarquía, y donde políticos y académicos se hospedaron posteriormente.

Oculto por un recinto amurallado, el castillo de Tuck, conocido como “d’Argenteuil”, fue construido en la década de 1920 por el representante de confianza del presidente estadounidense Hoover. Ubicado en el corazón del bosque de Sonian, fue el refugio de Leopoldo III y su segunda esposa, la princesa Lilian de Réthy, después de una serie de acciones controvertidas de la Segunda Guerra Mundial que culminó con la abdicación el monarca en favor de su hijo Balduino I. Su controvertido matrimonio con la princesa de Réthy, llevado a cabo en secreto, y las acusaciones de que había colaborado con los nazis durante la ocupación dividieron gravemente el país.

Después de elegir permanecer en Bélgica durante la ocupación nazi mientras el gobierno huía a Londres, Leopoldo III fue mantenido cautivo por los alemanes en el castillo de Laeken y luego deportado a Alemania bajo las órdenes nazis en 1944 en compañía de la princesa Lilian y sus hijo, Balduino, Josefina-Carlota, Alberto y Alejandro. Leopoldo III y su familia vivieron en el exilio en Suiza, entre 1945 y 1950, antes de que se les permitiera regresar, pero la perspectiva de su regreso provocó una feroz oposición y vio una de las huelgas generales más violentas en la historia de Bélgica. A su regreso, el rey y su esposa establecieron una especie de “retiro voluntario” en Argenteuil.

El castillo fue donado al Estado belga después de la muerte del monarca en 1983 y de la princesa viuda Lilian, en 2002, y el gobierno no dio un permiso a los hijos para levantar allí un monumento en honor del polémico rey. Según informes de la prensa belga, la propiedad opulenta despertó el interés de jefes de Estado como Vladimir Putin de Rusia o el exdictador libio Muammar Gaddafi, pero finalmente fue comprado por Delwart, quien restauró este dominio de aproximadamente 140 hectáreas. El empresario, que estableció en el castillo su fundación de investigación sobre animales y naturaleza allí, lo dotó de un campo de golf, áreas boscosas, estanques, magníficos jardines y estatuas de ciervos, y dice que preferiría que venderlo a una persona honesta y por encima de toda sospecha, según la cadena de televisión belga RTBF.

[Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Twitter, Facebook o Instagram]