Familias Reales de Europa

Una antigua dinastía alemana creará un museo sobre la “princesa parazzi”


Marianne zu Sayn-Wittgenstein-Sayn cumplió 100 años y pasó su vida retratando políticos, nobles, artistas y deportistas. Su colección consta de más de 300.000 imágenes.

Por S.C.

La Casa zu Sayn-Wittgenstein-Sayn, perteneciente a la antigua nobleza alemana, planea la creación de un nuevo museo cerca de la ciudad germana de Coblenza en memoria de dos mujeres sobresalientes de su estirpe, “Mamarazza” y Leonilla. “Mamarazza” es el apodo de la princesa Marianne Sayn-Wittgenstein-Sayn, renombrada fotógrafa que cumplió 100 años de edad en diciembre pasado, y Leonilla, quien murió en 1918 con casi 102 años de edad.

“Nuestro museo estará dedicado a estas dos grandes damas de los últimos dos siglos, pero también contará la historia familiar y social”, comentó la nuera de Marianne, la princesa Gabriela zu Sayn-Wittgenstein-Sayn en el castillo neogótico de Bendorf-Sayn, en el oeste alemán. Según la Deutsche Presse-Agentur, en este castillo el museo se abrirá el museo el 29 de febrero pero la inauguración oficial será el 21 de marzo. En casi 1.000 metros cuadrados y dos plantas contarán historias fotos, pinturas, árboles genealógicos, recuerdos y objetos de arte, añadió.

“Mamarazza”, hija del barón Friedrich von Mayr-Melnhof, tatara-tatara nieta de la emperatriz austriaca María Teresa (1717-1780) y consorte del sexto príncipe de Wittgenstein-Sayn, recibió su primera cámara a los nueve años y fotografió ya a los atletas de los Juegos Olímpicos de 1936 y desde entonces Carlos de Inglaterra, Carolina de Mónaco, Felipe de España, María Callas Luciano Pavarotti, Salcador Dalí, Sean Connery, miembros de la nobleza, actores, músicos, atletas, políticos y artistas de renombre mundial, posaron para ella.

Un regalo en su infancia determinó el resto de su vida: “Al cumplir nueve años recibí la cámara de fotos que tanto deseaba”, cuenta la princesa. A partir de ese momento, Marianne no dejó de fotografiar y gracias a la insistencia de su institutriz las fotos terminaban pegadas y etiquetadas en álbumes. El resultado de este hábito, que mantuvo durante décadas, es un archivo bien organizado con unas 300.000 imágenes. Los negativos se guardan en el castillo donde su hijo, el barón Alexander zu Sayn-Wittgenstein-Sayn vive con su familia.

“Manni” también sacó fotos durante el nazismo. En 1938, por ejemplo, fotografió a mujeres en la cubierta del barco de pasajeros “MS Patria” haciendo gimnasia. El buque estaba en un viaje de prueba a Noruega. Asimismo, los atletas de los Juegos Olímpicos de 1936 se encuentran entre sus archivos. Durante la Segunda Guerra Mundial, Marianne Mayr-Melnhof se enamoró del príncipe alemán Ludwig zu Sayn-Wittgenstein-Sayn, con quien se casó en 1942.

La princesa siempre llevaba la cámara consigo. Por lo general le bastaban una o dos imágenes instantáneas, como al pasar, y terminaba la sesión. A partir de la década del 70 comenzó a vender sus fotos. Con motivo del centenario de “Manni”, la galería Kronsbein en Múnich expone una pequeña selección de su obra entre el 13 y 24 de diciembre. La princesa dejó de fotografiar hace algunos años, debido a problemas de vista, según cuenta, y vive tranquilamente en Salzburgo rodeada donde celebró sus 100 años con su enorme familia: 5 hijos, 20 nietos, 31 bisnietos y 3 tataranietos.

Un siglo antes, la también centenaria princesa Leonilla mantuvo una estrecha relación con los zares, los reyes y el Papa. En 1919, cuando entró en vigor la Constitución de Weimar, se abolieron los privilegios y títulos de la nobleza y desde entonces ya no existe la nobleza en Alemania. No obstante, se les permitió a los miembros de las familias nobles conservar el antiguo título como parte de su nombre civil y también el “von” (de) y el “zu” (a), lo que se consideró como privilegio.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.