Familia Real Britanica

Andrés de Inglaterra, el “playboy” destronado de la familia real británica, cumple 60 años

Este veterano de la guerra de las Malvinas,en la que luchó a los 22 años, cayó en desgracia por sus vínculos con el pedófilo Jeffrey Epstein.

Por S.C.

El “hijo preferido” de la reina Isabel II, el príncipe Andrés, fue visto durante años como un playboy y militar valiente, pero su reputación está en la cuerda floja debido a sus peligrosas relaciones con el fallecido Jeffrey Epstein. “Hijo favorito” de la reina Isabel II, el príncipe Andrés fue durante mucho tiempo un playboy y un valiente militar, pero su vida también ha estado plagada de controversias. Ahora, al cumplir 60 años, este veterano de la guerra de las Malvinas (1982) en la que luchó a los 22 años, ve su reputación comprometida por sus vínculos con Epstein.

En la mira por su relación con el financiero estadounidense quien, acusado de explotar sexualmente a niñas menores de edad durante años se suicidó en prisión, Andrés se defendió en una larga entrevista televisiva que se transformó en un fiasco. El príncipe, octavo en el orden de sucesión al trono británico, se mostró arrogante y carente de compasión por las presuntas víctimas de Epstein. Ante la polémica provocada, anunció finalmente el miércoles su retiro de sus compromisos públicos, una decisión humillante y rarísima para un miembro de la familia real.

Nacido el 19 de febrero de 1960 en el Palacio de Buckingham, diez años después de su hermana mayor, la princesa Ana, el príncipe Andrés es el tercer hijo de la reina Isabel II y del príncipe Felipe. Niño fácil y lleno de entusiasmo, se dice que es el “hijo favorito” de Su Majestad, que lo envió a la Escuela Preparatoria Heatherdown cerca de Ascot para que pudieran educarse más cerca del Castillo de Windsor. Según una fuente que conocía a todos los Mountbatten-Windsor, era “un niño encantador”, aunque no bendecido con aptitud académica. 

El príncipe no fue a la universidad, pero no hay duda de que sus padres se enorgullecían de que siguiera los pasos de su padre y se uniera a la Royal Navy en 1979 para entrenarse como piloto de helicóptero. Después de haber superado a su hermano mayor al completar el curso de comando Royal Marines All Arms, por el cual recibió su boina verde, el subteniente Prince Andrew estaba a bordo del HMS Invincible cuando Argentina invadió las Malvinas en 1982, pilotando uno de los 10 helicópteros Sea King en el portaaviones. 

Aunque el Gabinete quería trasladarlo a un trabajo de escritorio durante el conflicto, fue la reina quien insistió en que debía permanecer en el barco, una de las muchas intervenciones en nombre de su hijo. En octubre de 1982, poco después de su regreso, se fue de vacaciones al Caribe con el fotógrafo y actor estadounidense Koo Stark, a quien había conocido el año anterior.  Andrés, joven, era uno de los solteros más codiciados, y multiplica las conquistas antes de casarse, en 1986, con la ardiente Sara Ferguson. La reina le concede el título de Duque de York. Dos hijas nacen de esta unión, las princesas Beatriz (1988) y Eugenia (1990), pero el matrimonio no durará. A pesar de su divorcio, en 1996, Andrés y Sara afirman seguir siendo “los mejores amigos del mundo”. La duquesa sigue viviendo en la casa de su exesposo y recientemente ha tomado su defensa.

Relación mal aconsejada

Después de esta separación, el príncipe Andrés fue visto junto a mujeres desnudas de vacaciones en Tailandia y participando en una fiesta sobre el tema “prostitutas y proxenetas” en Estados Unidos junto a Ghislaine Maxwell. La hija del magnate de los medios de comunicación Robert Maxwell es acusada por varias presuntas víctimas de Epstein de haberlas “reclutado”, cosa que siempre negó

Después de 22 años en la Armada, el Duque de York se convirtió en el representante especial del Reino Unido para el comercio internacional, pero es sumamente criticado por sus elevados gastos a expensas de los contribuyentes. Mientras que sus relaciones con el yerno del expresidente tunecino Ben Ali, el hijo del difunto dictador libio Muamar el Gadafi y un sulfuroso multimillonario kazajo ya eran vistos con malos ojos, sus vínculos con Jeffrey Epstein, condenado en 2008 por conducir a las niñas a prostituirse, emergen en 2011.

Una foto muestra al príncipe Andrés abrazando a Virginia Roberts, quien afirma haber sido forzada a tener relaciones sexuales con él, lo que Andrés niega categóricamente. Otra foto muestra al príncipe paseando por Central Park con Epstein, en diciembre de 2010, un año después de su puesta en libertad. Esta relación fue “imprudente” reconoció el príncipe en un comunicado el miércoles. Pero unos días antes, durante una entrevista televisada, explicó que el financiero le había permitido conocer a gente interesante. En palabras aún más torpes, el Duque de York  juzgó simplemente “inapropiado” el comportamiento de su amigo.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.