Gran Bretaña

La exsecretaria de los Duques de Windsor revela sus vivencias por primera vez: “Su amor por ella realmente me impresionó”

Profundamente discreta, Johanna Schutz nunca dio una entrevista hasta ahora, guardando durante décadas los secretos de los duques. 

Por S.C.

Mientras los duques de Sussex inician su nueva vida en Canadá, las comparaciones con Eduardo y Wallis, duques de Windsor, exiliados en Francia después de la abdicación de 1936, son inevitables. La diferencia es que, si bien Wallis Simpson fue vilipendiada por su parte en la crisis, nunca quiso que Eduardo VIII renunciara al trono, y le rogó desesperadamente que se quedara en la familia real, incluso aunque ello significara su separación definitiva.

Probablemente la última persona viva que conoció íntimamente a los Windsor, Johanna Schutz fue su secretaria privada durante ocho años. Profundamente discreta, nunca dio una entrevista de prensa, guardando durante décadas los secretos de los duques. Ahora, la historiadora real Anna Pasternak logró entrevistarla para su nuevo libro sobre los duques de Windsor que será publicado este año.

“A los casi 80 años, Schutz tiene el celo de una mujer décadas más joven”, escribió la autora. “En el momento en que la conocí en el aeropuerto de Gibraltar -ella tiene una casa de vacaciones en el sur de España- me gustó. Brillante, amable y gloriosamente excéntrica, me dijo que la primera vez que conoció a los Windsor, cuando tenía 26 años en 1969, fue a la Galería Lafayette en París y compró una peluca negra para esconder su melena marrón. ¿Por qué? Porque sabía que eran tan elegantes y pensé que si me veía horrible, no querrían emplearme, respondió ella.

La pareja había conocido a la hermana de Schutz, secretaria de un millonario boliviano, quien sugirió a Johanna como secretaria de los Windsor. “Ella tenía este encanto hipnótico. Ella no era hermosa pero tenía los ojos azules más fascinantes. El duque fue cortés y amable, pero fue la duquesa la que fue brillante. Todos decían siempre que la duquesa humillaba al duque, pero ¿por qué se habría quedado con ella si no hubiera sido excepcional?”, dice Schutz.

Schutz se convirtió en la hija que los Windsor nunca tuvieron. Después de que el duque murió en 1972, Johanna acompañó a Wallis hasta en el desayuno. “No pude reemplazar al duque pero pude apoyar a la duquesa, lo cual fue un placer”, recuerda. “La duquesa tenía el mejor chef de París, la mejor comida y vino. Ella era la anfitriona más perfecta e interesante. Pasé un tiempo maravilloso”.

Schutz dijo que conoció a una pareja firmemente unida: “Cuando llegué, el duque tenía 76 años. Su cadera estaba mal, así que siempre bajaba en el ascensor. Cada vez que salía la duquesa, tenía que llamar a su ayuda de cámara, Sydney, de antemano. Él siempre la estaba esperando cuando ella bajaba las escaleras. La acompañaba a la puerta principal para decirle cuánto la extrañaría. Cuando ella regresara, él la estaba esperando para decir: ‘Querida, estoy tan feliz de tenerte de regreso’. Su amor por ella realmente me impresionó hasta su último aliento”.

Ante las afirmaciones de que la duquesa fue una mujer extremadamente obsesiva y dominante con Eduardo VIII, Schutz recordó: “Ella nunca lo humilló en público ni lo humilló en casa como decía la gente. Pero a veces ella lo alejaba cuando era asfixiada por él. Podía entender por qué ella no había querido casarse con él. La atrapó, sin dudas”. Schutz fue testigo del sacrificio de Wallis: “Ella ocultó su dolor. Intentaba todos los días apaciguar al duque, que siempre era negativo sobre la familia real. Hasta que llegó la reina”.

[Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Twitter, Facebook o Instagram]