Luxemburgo

El Informe Waringo arroja dudas sobre cómo la casa real de Luxemburgo gasta el dinero público

Además de la injerencia de la gran duquesa María Teresa en las decisiones internas de la corte, el gobierno reveló falta de transparencia financiera.

Por S.C.

La monarquía de Luxemburgo recibió un duro golpe el viernes cuando un informe encontró una cultura de miedo, mala administración del personal y una falta de apertura sobre el gasto estaban afectando a la corte centenaria. El palacio necesita una reforma urgente, dijo el informe, encargado por el primer ministro Xavier Bettel, que fue una conclusión mucho más sólida de lo que muchos habían anticipado en las semanas previas a su publicación.

Muchos de los hallazgos, particularmente en la forma en que se manejó al personal, se centraron en el papel dominante de la gran duquesa María Teresa, de origen cubano y que se casó con el gran duque Enrique en 1981. “Las decisiones más importantes en el campo de la gestión del personal, ya sea a nivel de reclutamiento, asignación a los diversos departamentos o incluso a nivel de despido, son tomadas por Su Alteza Real la Gran Duquesa”, dijo el informe.

Bettel no dejó completamente claro por qué solicitó el informe, pero Waringo dijo que era una obligación supervisar y controlar adecuadamente cómo se gastaba el dinero público, y que el tribunal se arriesgaba a violar la ley al no aplicar las pautas financieras existentes. Una ley de 1999 regula los presupuestos de todas las instituciones públicas, incluida la monarquía, pero “a pesar de estas obligaciones, claramente explicadas, debe tenerse en cuenta que la Administración aún no aplica estas reglas”, dice el documento.

En 2020, la casa gran ducal recibirá 10,6 millones de euros en dinero público para ejercer sus deberes oficiales, aproximadamente 18 euros por habitante. El tribunal recibe más fondos, por ejemplo, para el mantenimiento de sus residencias y sus detalles de seguridad. Esto da como resultado otros € 3.6 millones en gastos en la familia real. “Pero la línea entre el gasto público y privado de la familia no siempre es clara”, dice el informe. Sin informes sistemáticos sobre cómo los miembros de la realeza cumplen con sus deberes, tampoco existe un mecanismo para rastrear los gastos, aduce el informe de Jeannot Waringo, quien menciona otras monarquías europeas, como Bélgica, los Países Bajos y Suecia, como ejemplos de mayor transparencia y modelo a seguir.

Ansiedad y miedo

La mayor parte de los fondos de los contribuyentes luxemburgueses, más de 7 millones de euros, va al personal, por lo que una gran parte del informe se centra en la cuestión de recursos humanos, encontrando una atmósfera de intimidación y ansiedad entre los empleados de la corte. Unos 50 empleados abandonaron el palacio entre 2014 y el año pasado, más de una docena de personas renunciaron, 11 empleados fueron despedidos y 8 miembros del personal se fueron al final de su período de prueba. “Teniendo en cuenta que el Tribunal emplea a unas 110 personas en total, debe tenerse en cuenta que los movimientos de personal fueron muy importantes durante el período que se examina”, señala el informe.

“Es primordial aceptar el hecho de que existen problemas y que deben resolverse”, escribió Jeannot Waringo, quien sugiere que el gobierno de Xavier Bettel debería aprobar todos los cambios de personal cuando elabore el presupuesto para la corte, y que es necesario establecer procedimientos de contratación más claros y jerarquías.

Separación de poderes

El propio Gran Duque entró en la zona gris público-privada cuando emitió una declaración personal a principios de esta semana, defendiendo a su esposa de las acusaciones de maltrato al personal del palacio antes del informe. Su declaración fue emitida en papel sin el sello familiar y firmada simplemente “Enrique” y fuertemente criticada ante la idea de que el comunicado injería en asuntos del gobierno.

Ahora, el diario Luxembourg Times opina que debería establecerse “una reforma de la constitución de Luxemburgo para establecer una definición más estricta del papel del Gran Duque como jefe de Estado y su relación con el gobierno”. No sería la primera vez que se reduzcan los poderes del jefe de estado: en 2008, cuando el gran duque se negó a firmar un proyecto de ley que permitía la eutanasia, un cambio en la constitución lo obligó a firmar en la línea punteada. Ahora solo promulga, o anuncia formalmente, leyes y su firma no representa la aprobación real.

Enrique tuvo su primer encuentro con la política poco después de ascender al trono en 2000, a los 55 años. Junto con María Teresa, abrió la nueva sesión del parlamento, levantando algunas críticas, ya que la tarea tradicionalmente se deja al primer ministro, y desde entonces no participó en la ceremonia. Otros escándalos también marcaron el reinado del monarca, por lo demás popular. En 2006, la familia planeaba subastar joyas que pertenecían a la madre de Enrique, Josefina Carlota de Bélgica, quien había muerto el año anterior. La subasta fue cancelada después de una protesta pública. La venta de tierras en el bosque Grünewald perteneciente a la familia real también se canceló después de que los planes se hicieron públicos.

[Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Twitter, Facebook o Instagram]