Delphine Boël, hija del rey

¿Princesa Delphine de Bélgica?

Expertos belgas responden dudas sobre el futuro de la artista que fue reconocida como hija biológica del rey Alberto II.

Por S.C.

El análisis de ADN del rey Alberto II de Bélgica demostró sin lugar a dudas que él es el padre biológico de Delphine Boël. Aunque podría plantear objeciones legales, el rey está dispuesto a asumir su papel de padre legal. ¿Qué significa esto ahora? ¿Será Delphine una princesa? ¿Es ella candidata a la sucesión al trono belga? “Probablemente no”, asegura el experto belga en asuntos monárquicos Flip Feyten. “Existe un debate entre los expertos sobre si son legalmente elegibles para un título principesco, porque en 2015, un decreto real estipuló que solo los hijos y nietos del rey y los hijos y nietos de la princesa heredera pueden llevar este título”, explica.

Ya que Delphine “no es hija del rey Felipe ni de la princesa Isabel, no es elegible”, asegura el profesor belga Mark Van den Wijngaert. Pero el profesor Frederik Swennen, decano de la facultad de Derecho en Amberes, señala un segundo artículo en el mismo decreto real que se aplicaría aquí: como hija del rey Alberto II, parece ser capaz de convertirse en “princesa”. De todos modos, la discusión es probablemente académica, porque los abogados de Delphine ya han indicado que no está interesada ni en un título real ni en su derecho al trono.

Consultados sobre si Delphine puede ahora tener derecho a la sucesión al trono, los expertos aseguran que no. La Ley sálica, que excluía a las mujeres de la sucesión al trono belga, fue abolida hace unos treinta años por decisión del rey Balduino. Pero la Constitución belga fue enmendada posteriormente, de modo que solo los descendientes del rey emérito Alberto II y la reina Paola son elegibles para la sucesión en línea recta. “Delphine Boël ahora es hija del rey Alberto II, pero no es descendiente de la reina Paola”, dice Mark Van den Wijngaert.

A diferencia de la Casa Real de la vecina Holanda, la belga no tiene un reglamento claro acerca de quiénes son miembros de la Casa y de la Familia reales. Sin embargo, se sabe que si el Tribunal de Apelación confirma formalmente en junio que el rey Alberto II es el padre legal de Delphine, entonces tiene la posibilidad de adoptar el apellido de su padre y convertirse en “Delphine Van België”, renunciando a su apellido legal, Boël. Según Feyten, “ella preferiría elegir el apellido Van Saksen-Coburg”, es decir, el nombre del linaje Sajonia-Coburgo-Gotha al que perteneció el primer rey de los Belgas, Leopoldo I. “Ese sería el apellido que mejor identifica su identidad”, agrega el experto.

Cronología del caso

  • Los primeros informes de que Delphine Boël era la hija ilegítima del rey Alberto II datan de 1999. Según esos informes, Alberto II tuvo un romance entre 1966 y 1984 con la madre de Delphine Boël, Sybille de Selys Longchamps.
  • En el momento del nacimiento de Delphine Boël, estaba casada con el industrial valón Jacques Boël, cuyo tribunal de apelaciones en Bruselas en 2018 dictaminó que él no era el padre biológico.
  • Alberto II admitió a lo largo de los años que él y su esposa, la reina Paola, atravesaban una crisis matrimonial en la década de 1970, pero siempre negó que fuera el padre biológico de Delphine Boël.
  • Boël fue al tribunal de familia en 2013 para impugnar la paternidad legal de Jacques Boël y, en una segunda fase, para que se reconociera la paternidad de Albert II.
  • Delphine estado diciendo durante años que el ex monarca es su padre biológico. Jacques Boël no se resistió a desafiar su paternidad legal y se sometió a una prueba de ADN para demostrar que no era el padre biológico.

[Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Twitter, Facebook o Instagram]

This entry was posted in: Delphine Boël, hija del rey

por

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Twitter, Facebook o Instagram.