200 años de la muerte de Jorge III

Hace 200 el impopular Príncipe Regente se convirtió en el “rey más inútil” de Gran Bretaña

Obeso y afectado por el alcohol y la gula, Jorge IV ascendió al trono el 29 de enero de 1820 tras toda una vida de excesos.

Por S.C.

El 29 de enero de 1820, hace 200 años, la vida del rey Jorge III se apagó después de un extenso período de enfermedad mental que lo alejó del mundo, de la corte y de su familia. Ese período, que se extendió entre 1811 y su muerte, fue conocido como la Regencia en la cual su hijo y heredero, el príncipe Jorge, ejerció como Príncipe Regente. Los nueve años que duró la regencia fueron transformadores para Gran Bretaña en el arte, la arquitectura, la literatura y la vida, pero contrariamente a esa imagen el propio Príncipe Regente era un hombre obeso y desgarbado, perseguido por deudas y afectado por el consumo de alcohol y falta de diligencia. El “Prince of Whales” (Ballenas), como lo llamaban los caricaturistas debido a su cintura de 140 centímetros, sería mucho tiempo más tarde votado como el monarca más inútil de Gran Bretaña.

En su fantástica casa de vacaciones, el Royal Pavilion en Brighton, el príncipe Jorge vivió en una suerte de combinación entre elegancia y miseria. En sus habitaciones sobrecalentadas e iluminadas con gas, tomaba brandy para el desayuno y comía a todas horas. Eventualmente, quien fuera un príncipe atractivo y paradigma de las modas, engordó demasiado para subir las escaleras y tuvo que dormir en la planta baja. Pero el Príncipe Regente era tan impopular también por sus excesos y su irresponsabilidad a la hora de cumplir sus deberes. Así, mientras Napoleón era derrotado por poco en la batalla de Waterloo, los manifestantes pacíficos que pedían una reforma parlamentaria fueron asesinados por las autoridades en la masacre de Peterloo, y los luditas destrozaron las máquinas de tejer marcos que habían destruido sus medios de subsistencia, el Regente nunca pisó un campo de batalla, y falló por completo en abordar los problemas de su pueblo.

Estas crisis políticas fueron acompañadas por un período en que las artes, la literatura y la arquitectura florecieron raudamente en el Reino Unido. De la mano del arquitecto John Nash, el príncipe regente construyó una nueva y fastuosa residencia en Londres, Carlton House, en Regent’s Park (rápidamente se aburriría de esta mansión y la demolió para reconstruir el Palacio de Buckingham). Jane Austen, una vez invitada a visitar el esplendor exagerado de Carlton House por el propio príncipe Jorge, quedó claramente impresionada pese a que siempre apoyó a la princesa Carolina de Brunswick, la esposa que el regente había repudiado y expulsado de la corte.

“Es difícil defender al Príncipe Regente como un hombre de familia, con su interminable procesión de amantes matrimoniales y su adicción a la forma líquida del opio”, escribe la historiadora Lucy Worsley. “Pero el caritativo vería sus vicios como meros accesorios para una debilidad fatal de carácter. Simplemente no tenía la resistencia y la firmeza de propósito para gobernar efectivamente y ganar afecto. Y a pesar de todo el cariño sobre el gasto de los contemporáneos, en realidad logró algo de valor duradero. Su generoso gasto en las artes contribuyó enormemente a la imagen que Gran Bretaña todavía presenta al mundo hoy”.

La princesa Carolina dijo que Jorge habría sido un gran peluquero por su creatividad y buen sentido del estilo. Fue el mejor mecenas y coleccionista de arte que ocupó el trono británico, y la Royal Collection le debe mucho a su magnífico ojo crítico. Los mejores edificios del Período de la Regencia son obras maestras de su capricho y el príncipe se encargó personalmente de rediseñar los interiores del medieval Castillo de Windsor, a las afueras de Londres. Desde entonces, cada rey y reina posó para retratos en las impresionantes salas de estado creadas por el “Monarca más inútil”, y su propia coronación en 1821, brillantemente orquestada, marcó el punto culminante de un espectáculo estremecedor. Solo hubo un problema: la esposa separada, Carolina, se vistió de gala para asistir a la que consideraba también su coronación y el impopular “Viejo Travieso” ordenó cerrarle las puertas de la Abadía de Westminster en la cara y escoltarla con guardias armados bien lejos de Londres.

[Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Twitter, Facebook o Instagram]