200 años de la muerte de Jorge III

A 200 años de la muerte de Jorge III: ¿estaba realmente loco o sufrió una enfermedad no diagnosticada?

Fue víctima de episodios de ira explosiva y ataques de pánico que lo hacían alucinar y pasó confinado los últimos 9 años de su reinado.

Por S.C.

El 29 de enero de 1820, hace exactamente 200 años, murió Jorge III, el rey que más tiempo se había mantenido en el trono de Gran Bretaña hasta entonces. Su reinado había comenzado con la muerte de su abuelo, Jorge II, y se extendió durante 59 años y 96 días. Sin embargo, durante muchos años Jorge III se alejó forzosamente de la vida pública a causa de su enfermedad mental, pasando extensas temporadas envuelto en chalecos de fuerza o encerrado bajo llave como únicos tratamientos posibles para su condición. Su extenso reinado se caracterizó por las peleas familiares de la dinastía Hannoveriana al entrar en la disputa más amarga con su hijo mayor, el Príncipe de Gales, sobre las deudas de alcohol y juego del príncipe y especialmente su matrimonio clandestino con una viuda católica, Mary Fitzherbert.

Sin embargo, en muchos sentidos, Jorge III se caracterizó por ser una figura mucho más agradable y cortés de lo que se cree. John Adams, el primer embajador de los Estados Unidos en su corte, relató cómo en su primera audiencia el rey le mostró generosamente el funcionamiento de su palacio y especialmente de su extensa biblioteca. Además, fue un padre cariñoso con sus 15 hijos (al menos cuando eran pequeños), y, aunque se mostró exigente con el protocolo, podía mostrar gran consideración hacia ellos. La novelista y dama de compañía Fanny Burney, a quien no le resultó fácil la vida en la corte, lo encontró infaliblemente amable con ella, incluso cuando estaba bajo el control de su “locura”.

Jorge III gobernó a Inglaterra a través de la agitación de la guerra, el cambio social generalizado y la revolución industrial. Era un rey popular, muy querido por su pueblo, ya que realmente se preocupaba por el sustento del “hombre común” y se deleitaba en alentar tanto las artes como la ciencia (en 1768 fundó la Royal Academy of Arts). También dirigió la exitosa resistencia de Inglaterra a la Francia revolucionaria y napoleónica, supervisó una victoria británica en la Guerra de los Siete Años y supervisó la pérdida de la Revolución Americana. Sin embargo, lo limitó: tuvo episodios de mala salud mental desde una etapa temprana de su reinado, pero comenzaron a ser frecuentes y más largos a partir de 1788. Muchos piensan que fue víctima de porfiria, un trastorno físico hereditario que manifiesta problemas en la producción hemoglobina, que se encuentra en los glóbulos rojos y transporta oxígeno alrededor del cuerpo.

La evidencia reciente encontrada al analizar las cartas de Jorge III sugiere, sin embargo, que sufría de trastorno bipolar; los discursos del rey eran más largos y el lenguaje más alegre cuando estaba “loco”: una oración que contenía 400 palabras y solo ocho verbos no era inusual en algunos de estos escritos. En tales episodios, era capaz de hablar hasta dos días sin parar. Tales características se pueden ver hoy en la escritura y el habla de pacientes en la fase maníaca de una enfermedad psiquiátrica, aseguran los expertos.

Los registros médicos de Jorge III muestran que le dieron medicamentos a base de genciana, una planta todavía se usa hoy en día, pero que puede volver la orina azul, lo que probablemente lleve a los historiadores y médicos modernos a creer que el penúltimo rey de la Casa de Hannover sufrió de porfiria. Una evidencia que apoya este diagnóstico es la presencia de arsénico: muestras de cabello de Jorge se examinaron en 2005 y revelaron altos niveles del veneno, que es un posible desencadenante de la enfermedad de porfiria.

Ante la desesperación de la reina Carlota y de sus hijas, Jorge III tuvo un “episodio de locura” en 1765, con otro más extenso en 1788. Los doctores reales no pudieron descubrir qué le pasaba, por lo que el rey fue enviado a Cheltenham Spa para recuperarse en sus aguas saludable lejos de la corte, pero esto no alteró su condición. De hecho, en noviembre de ese año empeoró, hablando consigo mismo durante horas y horas; durante todo ese episodio, lanzaba espuma por la boca y su voz finalmente se volvía muy ronca. Pero sin un diagnóstico o tratamiento para tranquilizar a sus súbditos, los rumores comenzaron a expandirse y fue muy conocida la anécdota de cuando Jorge III se detuvo a saludar a un árbol pensando que era el Rey de Prusia.

“A fines del siglo XVIII, la comprensión de las enfermedades mentales y los remedios y tratamientos para las condiciones psicológicas eran primitivos según los estándares actuales”, explica la historiadora real Victoria Howard. “Los médicos restringirían por la fuerza a George hasta que estuviera tranquilo, o le aplicarían cataplasmas cáusticas (piense, cremas caseras y primitivas) para extraer ‘humores malvados’”. En los últimos episodios de enfermedad mental se comenzó a cuestionar la capacidad del rey para gobernar. Como un gobernante serio y comprometido con su trabajo, Jorge III leía todos los documentos del gobierno y a veces molestaba a sus ministros al interesarse en asuntos puntuales, pero su trabajo de a poco fue desatendido y su gobierno comenzó a hacer planes.

El primer ministro William Pitt y el político opositor Whig Charles James Fox debatieron una regencia durante la enfermedad del rey de 1788, cuando Jorge III no pudo pronunciar el discurso de apertura en el Parlamento para la nueva sesión. Ambos acordaron que el Príncipe de Gales era el regente más conveniente, pero Fox sugirió que era el derecho absoluto del príncipe a actuar en nombre de su padre enfermo con plenos poderes. Pitt, sin embargo, argumentó que era decisión del Parlamento, temiendo que el Príncipe de Gales, hombre impopular y extravagante, con una poderosa corte de su lado, lo expulsara de su cargo.

En febrero de 1789, el proyecto de ley de regencia fue presentado y aprobado en la Cámara de los Comunes, pero Jorge III se recuperó antes de que la Cámara de los Lores pudiera hacerlo ley. En 1804 el monarca volvió a ser víctima de esa enfermedad no identificada, y en 1810 ya era víctima de una ceguera y de reumatismo. Esto vino después de la muerte de su hija menor, la princesa Amelia, que lo hizo sufrir mucho. De esta forma, el rey aceptó la Ley de Regencia, y aunque se recuperó un poco al año siguiente, quedó incapacitado permanentemente.

El príncipe regente, extravagante en su estilo de vida, contrastaba con la imagen bondadosa, respetuosa de las tradiciones y frugal de su padre, lo que le valió a su hijo una reputación impopular con la población británica. El rey no pudo intervenir o castigar a su hijo debido a su incapacidad. Desde 1811, Jorge III vivió en el Castillo de Windsor hasta su muerte en 1820, y reinó durante 59 años y 96 días. Solo su nieta, la reina Victoria, y la actual reina Isabel II han superado este récord. Coronado en 1820 como Jorge IV, el príncipe regente se convertiría en uno de los monarcas más impopulares de la historia británica.

LECTURAS RECOMENDADAS:

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.