Luxemburgo

Stéphane Bern, historiador real: “La prensa condenó a María Teresa de Luxemburgo por rumores”

La gran duquesa es acusada de abuso de poder en el funcionamiento de la corte y los palacios. El periodista la defiende y afirma que no habrá abdicación.

Por S.C.

El periodista y escritor franco-luxemburgués Stéphane Bern, especializado en historia de las familias reales europeas y gran conocedor de los secretos de los palacios reales, emitió una profunda defensa de la gran duquesa María Teresa de Luxemburgo, apuntada por operar “como una dictadora” las cuestiones internas del palacio. “La prensa condenó a la Gran Duquesa por rumores. ¡Es terrible!”, dijo Bern, para remarcar que la consorte de origen cubano “ayudó a niños en prisión y está comprometida con las causas de las mujeres. Ella ha estado haciendo campaña para este país durante 39 años y nunca la escuché decir nada malo”.

A finales de junio de 2019, el gobierno dio instrucciones al ex director de la Inspección General de Finanzas Jeannot Waringo para que elaborara un informe sobre el personal de la corte, que mostraría la influencia que María Teresa tendría sobre las decisiones del palacio. Dicho informe ya está en manos del primer ministro Xavier Bettel y, según reportajes de la prensa luxemburguesa, contiene declaraciones “explosivas” que podrían provocar la abdicación del gran duque Enrique. El soberano defendió a su esposa “como un verdadero caballero”, dijo Bern.

Está “fuera de control” y “hace lo que quiere”, publicó la semana pasada la revista Lëtzebuerger Land. “Nadie se atreve a enfrentar a María Teresa, “ni el mariscal de la corte, ni el gran duque, ni el personal”, afirmaba el artículo. Sin embargo, “nadie ha leído este informe todavía”, alega el periodista. “Condenar a alguien por rumores no es digno de nuestro país. Esto perjudica a la monarquía. Culpamos a la Gran Duquesa por todo, pero no está sola en la corte. Además, ella tiene mucho trabajo. Es por eso que se requiere modernización en la Gran Corte Ducal”. “El estado paga a los empleados, pero no contrata al personal” que sirve a la familia real y la casa real, explica Bern, quien remarca la necesidad de “alguien que sea responsable de los recursos humanos” en palacio.

En su artículo, Lëtzebuerger Land afirmó que solo el primer ministro tiene suficiente poder de enfrentar a la gran duquesa por lo que ordenó el informe a Waringo. “María Teresa disfrutaba discutiendo los eventos actuales en reuniones con el predecesor de Bettel, Jean-Claude Juncker, pero Bettel puso fin a esta tradición cuando llegó al poder. Según fuentes internas, esta decisión ha afectado la relación del gobierno con la Corte”, asegura el periodista Pol Schock, autor del artículo. Consultado sobre este tema, Bern asegura que la relación entre María Teresa y Bettel “no es tensa en absoluta”. “Lo sé porque hablé con los dos. Maria Teresa tiene plena confianza en Xavier Bettel. Estoy convencido de que todo es humo”, afirmó.

El gran duque Enrique, quien en octubre próximo cumplirá 20 años de reinado, “no tiene intención de abdicar”, aseguró Bern al ser entrevistado por el diario L’Essentiel. “Si no recuerdo mal, quería hacerlo después de cumplir 70 años, y eso les dará tiempo al gran duque hereditario Guillermo y Estefanía para que críen a sus hijos y se preparen para el cargo”. “La monarquía mantiene vivo a Luxemburgo”, reflexionó. “Cuando Luxemburgo se convierta en república, ya nadie hablará de este pequeño país. Existe en el escenario internacional principalmente porque es el Gran Ducado. Este estado también crea identidad en este país multicultural y diverso”, afirma Bern, para finalizar que, sin embargo, “la monarquía solo tiene que ser modernizada”.

El “informe Waringo” se daría a conocer en las próximas semanas, después de que el Parlamento lo analice. Ocurrirá después de que alrededor de un tercio del personal renunciara a la Corte desde 2015 y de que una empleada de palacio llevara a la corte ante la justicia después de ser despedida “injustamente” y de un empleado -que anteriormente había recibido una importante condecoración del palacio- fuera despedido “por mala conducta”. Finalmente el hombre se suicidó por no poder soportar la afrenta de un despido injusto. Diversos informes indican que los problemas en Palacio emanan en gran parte de la gran duquesa consorte, quien supuestamente “siempre tiene la última palabra” sobre el funcionamiento de la Corte.

[Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Twitter, Facebook o Instagram]