España

Video: Felipe VI llamó al mundo a luchar contra “el racismo, el odio, la xenofobia y el antisemitismo”

En Jerusalén, el rey español advirtió sobre la discriminación, la intolerancia y el resentimiento por motivos de “rédito político, extremismo religioso u odio racial”.

Por S.C.

El rey Felipe VI de España llamó a no solo a mantener viva la memoria de las víctimas del Holocausto sino a permanecer vigilantes y trabajar por los derechos humanos: “No hay lugar para la indiferencia ante el racismo, la xenofobia, el odio y el antisemitismo”, dijo durante un breve discurso en la cena de Estado que el presidente de Israel, Reuven Rivlin, ofreció la víspera del 5º Foro Mundial del Holocausto en Jerusalén. La cumbre conmemoró el 75 aniversario de la liberación del campo de concentración de Auschwitz y contó con la asistencia de unos 40 líderes internacionales. Entre ellos, el presidente francés, Emmanuel Macron; el alemán, Frank-Walter Steinmeier; el portugués, Marcelo Rebelo de Sousa; el Rey Guillermo de Países Bajos; Felipe de Bélgica y el Gran Duque Enrique de Luxemburgo, o el Príncipe Carlos de Inglaterra.

El monarca habló en nombre de todos ellos después de que el presidente israelí haya hecho un llamamiento a los líderes mundiales a permanecer juntos y firmes contra el antisemitismo y el odio. “75 años más tarde, el mundo no olvida, el mundo aún recuerda y se compromete a seguir vigilante”, dijo Felipe VI. Para ello, recordó palabras del pensador judío medieval Maimónides, “nacido en Sefarad en la ciudad de Córdoba”, que escribió que “todos los grandes males que los hombres se causan unos a otros se originan en la ignorancia”. La humanidad sufrió “sus horas más oscuras” cuando millones de vidas e innumerables comunidades “han sido hechas desaparecer por el odio ciego, perverso e ignorante”.

El rey aseguró que “no hay mayor mal que el que surge de ignorar que todos los hombres y mujeres son iguales” y que cada ser humano posee “la mayor dignidad”. No hay mayor temeridad que pensar que uno tiene derecho a discriminar, dijo, a “condonar la intolerancia o a promover el resentimiento contra otros por rédito político, extremismo religioso u odio racial”. Así, defendió que el primer antídoto contra esa falta de respeto “inmoral” a la dignidad de los demás es el testimonio de quienes sufrieron “esa enemistad asesina”, que demostaron la importancia de mantener viva la memoria: “Olvidar la Shoah no solo deshonraría la memoria de millones de víctimas, sino que sería extremadamente peligroso”.

Felipe de Borbón advirtió que no basta con recordar, porque la barbarie “puede crecer donde menos se la espera, incluso en medio de una cultura y una tecnología avanzadas”. “Nunca estamos completamente a salvo de ellas, en diferentes grados, aún la vemos golpear en distintas partes del mundo y no podemos mirar para otro lado”, dijo. Además, dijo que junto a los demás líderes mundiales viajó a Jerusalén para mostrar su firme compromiso de combatir “la intolerancia ignorante, el odio y la falta total de empatía humana que permitieron y dieron origen al Holocausto”. Prevenir esa “enfermedad de la civilización” es una responsabilidad “colectiva pero también individual”, afirmó.

[Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Twitter, Facebook o Instagram]