Japón

El “remordimiento” del emperador Hirohito ante crímenes de guerra de Japón, reflejado en unos diarios inéditos

El monarca presionó para expresar su pesar por una guerra que fue declarada “contra su voluntad”, dicen documentos revelados por NHK.

Por Darío Silva D’Andrea | @dariosilvad

En los años 50, el emperador Hirohito de Japón presionó para poder expresar su pesar por la Segunda Guerra Mundial a pesar de la oposición del gobierno, según documentos recientemente revelados por la cadena televisiva estatal japonesa NHK, un descubrimiento que un experto en historia japonesa denomina “sin precedentes”. El monarca, conocido póstumamente como Showa, sentía deseos de hablar de su “remordimiento” en un discurso en una ceremonia de 1952 para conmemorar la restauración de la independencia en Japón, según revelan los registros personales del primer Gran Mayordomo de la Casa Imperial, Michiji Tajima.

Tajima, que sirvió durante cinco años y medio bajo la Constitución de la posguerra, a partir de 1948, escribió diarios detallados de sus audiencias con el emperador entre febrero de 1949 y diciembre de 1953. Sus documentos son un vistazo detrás de la “cortina” de una de las monarquías más cerradas en los tiempos modernos, y ofrecen nuevas ideas sobre la mentalidad del emperador (fallecido en 1989 tras 64 años de reinado) y del primer ministro en un momento crítico de cambio para el país.

“El emperador Showa no había expresado su arrepentimiento y remordimiento en público durante su vida, por lo que es una sorpresa que él hablara de un profundo sentimiento de arrepentimiento”, dice el profesor de la Universidad de Nihon, Takahisa Furukawa, experto en historia moderna japonesa y uno de los académicos que analizaron los registros. Agrega que los diarios serán un “material de referencia de primera clase” para los historiadores que estudian la Era Showa, que duró de 1926 a 1989.

En el período previo al discurso del emperador en mayo de 1952, Tajima escribió que el monarca quería compartir con el público su “dolor” por el papel militar de Japón en la guerra: historiadores calculan que Japón mató a 30 millones de filipinos, malayos, vietnamitas, camboyanos, indonesios y birmanos y, al menos, a 23 millones de etnia china. El 11 de enero de 1952, Hirohito le dijo a Tajima que “definitivamente quería incluir la palabra ‘remordimiento’ en el discurso” y en febrero: “Hablando de remordimiento, tengo muchas cosas de las que arrepentirme”.

En registros detallados del proceso de redacción del discurso, Tajima describe la creencia del emperador de que todos en Japón deberían “escudriñar nuestras almas para que no volvamos a pasar por la misma situación”, refiriéndose a la Guerra del Pacífico. “Los militares, el gobierno, el público, todos tienen cosas por las cuales sentir remordimiento, como pasar por alto las acciones arbitrarias de los militares”, dijo el emperador a Tajima.

A lo largo de unos meses, Tajima y el 124º emperador de Japón trabajaron en estrecha colaboración para llegar a un discurso que reflejara los verdaderos pensamientos del monarca, pero después de que los altos funcionarios de la Agencia de la Casa Imperial censuraran la palabra “remordimiento” del borrador, el emperador reclamó una reunión con Tajima el 26 de febrero. “Realmente quiero incluir el remordimiento por el pasado y la autodisciplina para el futuro, con una redacción diferente. Por favor, vuelva a revisar”.

Una semana después, el emperador se mostró satisfecho con el nuevo borrador que incluía alusiones al remordimiento, diciendo: “Las partes sobre mostrar gratitud por la gente en Japón y en el extranjero, la solidaridad por los muertos de guerra y el remordimiento son buenos. Espero que el Gabinete no cambie el texto mucho “. Después de reunirse con el entonces primer ministro Shigeru Yoshida, Tajima tuvo buenas noticias para informar al Emperador: “Le pedí al Primer Ministro que no cambiara mucho el texto, y él dio su consentimiento”.

Tajima escribió que Yoshida pensó que el borrador del discurso era “bueno en general”, pero quería que el emperador “expresara el ideal de un nuevo Japón de manera más activa y contundente”. “En este punto, menos de una década después del final de la guerra, Japón era un país en una encrucijada, enfrentando un nuevo futuro y descubriendo qué papel jugaría en el escenario internacional”, explicó la NHK. “Para el emperador, su visión de un nuevo Japón era moderna”.

Pero la visión progresista del emperador se topó con obstáculos en la Casa Imperial, con altos funcionarios eliminando la frase “en contra de mi voluntad”, una línea destinada a mostrar que el emperador no había querido la guerra, porque “no sonaba agradable “, escribió Tajima. No contento con la edición, Hirohito le preguntó a Tajima: “¿Por qué no suena bien? ¿Qué hay de malo en decir eso?”.

En una ida y vuelta entre el emperador y el gobierno, con Tajima actuando como intermediario, el emperador se dobló en su postura contra la guerra. “Su Majestad puede decir que fue en contra de su voluntad, pero al final, declaró la guerra por los motivos escritos en el edicto imperial, que lleva su nombre y sello”, recordó Tajima. “Dado que fue Su Majestad quien declaró la guerra, al menos en la superficie, uno podría argumentar que Su Majestad no debería haberlo hecho si fuera en contra de su voluntad”, cuestionó.

Según los diarios de Tajima, a los funcionarios del gobierno les preocupaba que el Emperador sonara como si estuviera excusando, y la frase “contra mi voluntad” fue reemplazada por “a medida que avanzaba el impulso”. Pero el borrador del discurso aún sufrió más cambios y 15 días antes de que el emperador pronunciara el discurso, Tajima le informó que el primer ministro quería que se eliminara todo el párrafo en el que expresaba pesar.

“A Yoshida le preocupan que los llamados a la abdicación del emperador, que por fin se habían calmado, pudieran volver a encenderse, y que preferiría no escuchar al emperador mencionar la ‘guerra’ o la ‘derrota’ en este momento”, escribió Tajima, y ​agregó que el gobierno estaba preocupado porque expresar arrepentimiento plantearía “el peligro de invitar a argumentos de que el emperador es responsable de comenzar la guerra”.

Después de tomar tres días para pensarlo, el emperador le dijo a Tajima el 21 de abril: “He estado contemplando el tema desde la última vez que nos vimos… pero si el primer ministro se siente preocupado, no se puede evitar, aunque no estoy contento”. Hirohito fue “bastante directo al expresar su insatisfacción”, escribió Tajima y “lucía disgustado”. Al final, dijo Tajima, la naturaleza de celebración de la ceremonia exigió un “discurso más adecuado” que expresó la alegría de la independencia y mirara hacia el futuro. “Puede ser mejor evitar hacer referencias específicas a la guerra”, reflexionó.

Al final, el pasaje que expresaba su profundo pesar fue eliminado del discurso, con el emperador accediendo a los deseos del gobierno y aceptando su papel como el “símbolo del Estado” bajo la nueva Constitución de posguerra que le impedía intervenir en decisiones del gobierno. “Contrariamente a los deseos del Emperador de arreglar el pasado, tuvo que soportar sus sentimientos de tormento”, dice el profesor Furukawa. Sería su hijo, Akihito, quien expresaría en incontables ocasiones, a lo largo de los 30 años de la Era Heisei, su propio “profundo remordimiento” por la guerra.

[Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Twitter, Facebook o Instagram]

This entry was posted in: Japón

por

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Twitter, Facebook o Instagram.