Duques de Sussex

Pacto de paz en Kensington: los príncipes Guillermo y Harry se reconciliaron antes de la despedida


La disputa entre los dos hermanos, que ya llevaba dos años, se detuvo después de que ambos se dieron cuenta de que era “ahora o nunca”.

Por Darío Silva D’Andrea | @dariosilvad

El distanciamiento del príncipe Harry de Gran Bretaña con su hermano mayor, Guillermo, parece haber sido reparada según reportaron varios medios británicos, aunque el duque de Sussex todavía tendrá que lidiar con la reacción de su padre, el príncipe Carlos, ante la decisión de abandonar la casa real. “Apoyé a mi hermano toda la vida y ya no puedo hacerlo más, somos entidades separadas”, habría confesado Guillermo semanas atrás a un amigo cercano.

La disputa entre los dos hermanos, que ya llevaba dos años, se detuvo después de que ambos se dieron cuenta de que era “ahora o nunca” el momento para hacer las paces antes de que el príncipe Harry vuele a Canadá para reunirse con su esposa Meghan Markle y su hijo, Archie. “Guillermo está comprensiblemente frustrado por la decisión de su hermano”, dijo una fuente real. Sin embargo, “dado que Harry ahora se está alejando permanentemente, Guillermo se dio cuenta de que si no resolvían las cosas ahora, nunca lo harían”, agregó otra fuente citada por The Sun.

Según la prensa británica, los dos hermanos mantuvieron conversaciones secretas en tanto la casa real debatía los términos del denominado “Megxit”. “Ha sido innovador en términos de salvar su vínculo como hermanos y ha sido totalmente impulsado por ellos”, dijo esta fuente del palacio de Kensington. “Kate y Meghan, que estaba en Canadá, participaron en algunas de las conversaciones en más de una ocasión, lo cual es otra señal de un verdadero deshielo en su relación. Las cosas están mejor”.

El duque de Cambridge y el duque de Sussex estuvieron distanciados durante dos años y su mala relación alimentó muchos titulares de los diarios. “Somos y siempre seremos hermanos”, dijo Harry en octubre al referirse a los rumores de divergencias alimentados por la prensa popular británica. “Yo siempre estaré presente para él y él para mí, pero ciertamente por el momento estamos en caminos distintos”. Sus declaraciones dejan entrever un cambio que, según el periodista especializado en asuntos reales de la BBC, Jonny Dymond, era “irreparable”.

Una de las formas en que los hermanos se han diferenciado es en su actitud hacia los medios. Guillermo entiende que los diarios y la televisión son una parte muy importante en hacer llegar su mensaje a la población, pero Harry nunca puede superar su odio por las personas y las instituciones a las que culpa por la muerte de su madre, Diana, en 1997. Perdí a mi madre y ahora veo a mi esposa ser víctima de las mismas fuerzas poderosas”, escribió el año pasado.

El periodista y comentarista real Richar Kay reconoce que “Harry reaccionó de manera desenfrenada cuando su hermano pidió precaución en las primeras semanas del romance con Meghan” y que “ni Guillermo ni Kate [duquesa de Cambridge] fueron tan acogedores con la actriz estadounidense como podrían haber sido”. “El problema era que después de tomar posiciones agresivas entre ellos, ambos jóvenes no pudieron retroceder”, explicó.

Tom Bradby, un amigo de ambos príncipes, dijo que vio “una sonrisa irónica” en Harry cuando se enteró de que la crisis había acercado a Guillermo y a su padre, después de años de relaciones distantes en las que el duque de Sussex siempre procuró poner paz. También hubo rivalidad entre hermanos, incluso envidia, por la popularidad global de Harry y Meghan. “Guillermo es muy consciente de su posición y, habiendo visto cómo su madre solía eclipsar a su padre, no tiene intención de permitir que Harry le haga eso”, dice un cortesano. “Son una pareja complicada”.

Pero ahora que Harry y Meghan abandonarán la vida como miembros “senior” de la familia real y renunciaron a sus estatus de “alteza real” tras arreglar su relación con Guillermo, se entiende que el príncipe Harry no ha logrado el avance con el padre Carlos. Su relación fue descrita como “mucho más complicada”, con una “falta de confianza allí” y evidencia de ello es que el heredero al trono no haya emitido ni una palabra sobre la decisión de su hijo. Personas que lo conocen dicen que Carlos se refugia ahora, “enormemente triste”y “devastado” por el portazo de Harry.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.