Familia Real Britanica

Enfoque: que los miembros de la realeza europea trabajen no es algo de otro planeta

Si bien la “abdicación” del duque de Sussex causó una gran conmoción, no es inusual que un miembro de la realeza trabaje separadamente de sus obligaciones “reales”.

Por S.C.

Después de que la reina Isabel II de Gran Bretaña aceptara que su nieto, el príncipe Enrique, abandone sus ‘funciones en la casa real para pasar a ser un ciudadano común, surgieron numerosas preguntas y entre ellas destaca una: ¿de qué trabajará el príncipe cuando deje de recibir fondos públicos?

Si bien la “abdicación” del duque de Sussex causó una gran conmoción en el Reino Unido, en el resto de Europa no es inusual que un miembro de la realeza trabaje separadamente de sus obligaciones como integrante de una casa real.

Hubo casos, sin embargo, en los que estos integrantes de la realeza debieron renunciar a su rango de “alteza real” para evitar favoritismos o el uso comercial de su estatus como familiares del jefe de Estado. En otros casos se anticiparon al futuro: el rey de Suecia retiró este año a sus nietos menores de la casa real con el objetivo de que, al llegar a la adultez, puedan vivir vidas profesionales independientes.

Los príncipes Constantino y Laurentien de los Países Bajos con sus hijos, quienes no tienen títulos de Príncipes.

Los Países Bajos son un buen ejemplo cómo los altos miembros de la familia real pueden equilibrar su vida como miembros de casa real y trabajar como ciudadanos comunes: el príncipe Constantino y la princesa Laurentien (hermano y cuñada del rey Guillermo, respectivamente) trabajan.

“Estuvieron de acuerdo previamente… con quitarle la vida al trono pero con la condición de que esté disponible cuando la corona lo necesite, es posible que deba dejar todo a un lado. Y cuando haga un trabajo, póngase en contacto con gobierno, con el rey, con el monarca para decir cuál es su plan “, dijo el periodista real holandés Rick Evers. Ellos no reciben parte del Presupuesto de la Casa Real y se mantienen económicamente de forma independiente.

Laurentien y Constantino trabajan para un grupo de expertos en política global y medio tiempo para el ministerio holandés de asuntos exteriores. El fallecido príncipe Johan Friso, hermano del rey, obtuvo un título en ingeniería aeronáutica y fue empleado de una empresa de enriquecimiento de uranio después de renuncia a sus derechos al trono, aunque mantuvo su título para sí mismo y su esposa.

La corresponsal de la BBC, Anna Holligan, dice que en 2005 los Países Bajos adoptaron un código de medios bajo el cual las fotografías de miembros de la casa real que realizan tareas reales siempre están permitidas, y en ocasiones como días festivos, el gobierno organiza sesiones de prensa oficiales para tomar fotografías, con la condición de que a los miembros de la realeza se les permita privacidad para el resto del año. “Es un modelo de trabajo que parece satisfacer tanto a la realeza como al interés público en sus vidas (relativamente normales)”, agrega.

Martha Luisa de Noruega junto a su novio, el chamán Durek Verrett.

En Noruega, la princesa Martha Luisa, hija mayor del rey Harald V y la reina Sonia, renunció a su estatus de Alteza Real después de casarse en 2002, mientras buscaba concentrarse en su carrera privada, aunque en años recientes se enfrentó a críticas de la opinión pública por “explotar” su título de princesa con fines de lucro. Junto a su novio, el chamán Durek Verrett, organizó seminarios llamados “La princesa y el chamán” en los que prometían levar a los participantes a un viaje de “autodescubrimiento en sabidurías para revelarte tu divina autoactivación”.

Más tarde, la hija de los reyes noruegos se disculpó y dijo que no utilizaría su título real en futuros trabajos. “Fue un error y entiendo que provoca cuando el título de princesa se usa de esta manera”, declaró ella Como parte del movimiento, creó una nueva cuenta de Instagram para proyectos relacionados con el trabajo, que no incluye su título. “Simplemente soy Martha Luisa”, escribió en su primera publicación.

A pesar de la controversia y la pérdida de su estatus de alteza real, el observador real James Taylor dijo que sigue apareciendo con su familia en ciertos eventos públicos. “Ella ha recibido bastante críticas pero al mismo tiempo todavía está en el círculo familiar”, dijo.

En Suecia, el financista estadounidense Cristopher O’Neill no quiso aceptar un título real después de su matrimonio con la princesa Madeleine, hija menos del rey Carlos Gustavo y la reina Silvia. “Cuando se casaron en 2013, el rey le permitió un título real, pero lo rechazó porque quería ser independiente y asegurarse de poder ganar su propio dinero”, dijo el experto real sueco Roger Lundgren.

O’Neill, un ciudadano británico-estadounidense, continúa trabajando como financiero en Londres y Nueva York, mientras que la princesa tiene una agenda dentro de la casa y trabaja con fundaciones sin fines de lucro y solo aparecen juntos en las ocasiones cortesanas más importantes. Lundgren cree que si O’Neill hubiera obtenido un título real mientras continuaba trabajando “habría tenido muchos problemas”.

Los hijos de la pareja (Leonore, Adrienne y Nicolás) perdieron su estatus de miembros de la Casa Real por decisión de su abuelo, el rey. “Espero que pueda ser útil cuando mis nietos eventualmente se destaquen por su propio futuro”, explicó el monarca en su discurso de Navidad en diciembre. La medida incluyó que los niños (y sus primos, los dos hijos del príncipe Carlos Felipe) fueran despojados del título de alteza real, lo que significa que ya no están obligados a participar de la agenda real, aunque conservan sus títulos de príncipes y princesas y un “reclamo teórico al trono”.

Infanta Cristina de España, trabajadora a la fuerza.

La infanta Cristina es el primer miembro de la familia real española en tener un trabajo asalariado. Su padre le otorgó el título de Duquesa de Palma de Mallorca como “regalo de bodas” en 1997, cuando se casó con el ex jugador de balonmano olímpico Inaki Urdangarin. Pero su hermano, el rey de España Felipe VI, la despojó del título de duquesa en 2015 mientras se preparaba para ser juzgada por presunta malversación de fondos públicos que involucraba a su esposo.

Doña Cristina (hija de los reyes Juan Carlos y Sofía) fue absuelta de involucrarse en la trama de corrupción, pero Urdangarin fue condenado en 2017 por usar el “Instituto Nóos”, una fundación deportiva sin fines de lucro, para desviar millones de euros para uso privado, convirtiéndose en el primer miembro de la familia de un monarca español en ir a la cárcel.

Desde entonces, la infanta vive en la ciudad suiza de Ginebra y es empleada de la fundación benéfica dirigida por el banco La Caixa y la Fundación Aga Khan. Separada oficialmente de la “Casa del Rey” y despojada de su título de duquesa por pedido de la propia ciudad de Palma, sólo es vista en España con motivo de reuniones familiares como cumpleaños y funerales, y para visitar a su marido en la cárcel.

El príncipe Nicolás es el nieto mayor de la reina de Dinamarca

En Dinamarca, el nieto mayor de la reina Margarita II trabaja como modelo y expresó su deseo de mantener una vida profesional más allá de su estatus de miembro de la familia real. El príncipe Nicolás, de hecho, no tiene más remedio que trabajar, ya que la casa real decidió no recibiera ningún dinero del presupuesto que el Estado designa a la monarquía. Aún ocupa el 7º puesto en la línea sucesoria al trono danés.

Su padre, el príncipe Joaquín, dijo que a Nicolás “se le debe permitir que se convierta en un ciudadano danés lo más normal posible”. El joven príncipe, de 20 años, abandonó la Escuela de Sargentos del Ejército para centrarse en su carrera, gracias a la cual participa en desfiles de alta costura y aparece en numerosas revistas.

Una decisión del príncipe Joaquín defiende de las críticas: “Creo que fue una decisión muy adulta y madura la que tomó”. “Atreverse a lidiar con él mismo y con los daneses, y más aún con la familia, incluso con las expectativas de su padre, es algo muy valiente de su parte”, agregó en una entrevista el año pasado. Pese a esto, experto en asuntos de la monarquía y escritor Søren Jakobsen, cree que la familia real está “triste” por la decisión de Nicolás.

En la familia real británica, varios parientes de la reina Isabel II trabajan: su sobrino Lord Snowdon es ebanista y diseñador de mobiliario, mientras otra sobrina, lady Sarah Chatto, es marchante de arte (ambos son hijos de la fallecida princesa Margarita). Los hijos de la princesa Ana (Peter y Zara) labraron vidas profesionales exitosas, aunque sus primas las princesas Beatriz y Eugenia (hijas de Andrés) cumplen funciones reales “a medio tiempo”.

Siguiendo los pasos de su padre, la princesa Beatriz se afianzó como una cazadora de buenos negocios, y embolsó a su primer cliente de alto perfil en el proceso, “Afiniti”, una compañía que proporciona software para centros de llamadas. Anteriormete, trabajó en Sandbridge Capital, una firma de capital de riesgo centrada en el World Trade Center de Nueva York y como analista de producción en Sony Pictures.

“La regla establecida siempre ha sido que si usted es un miembro de la realeza que trabaja, realmente no tiene un trabajo remunerado, ya que uno excluye al otro”, dice Jonny Dymond, corresponsal real de la BBC. “Casi cualquier empleo que vayan a obtener estará abierto a las dudas de que están monetizando o explotando su marca real”.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.

This entry was posted in: Familia Real Britanica
Tagged with: ,

por

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Twitter, Facebook o Instagram.