Duques de Sussex

Isabel II “comprende” a los duques de Sussex y pactó un “período de transición” para que abandonen la casa real

La monarca dijo que “hubiéramos preferido que siguieran siendo miembros de la familia real” pero les dio su apoyo para abandonar el Reino Unido.

Por S.C.

La reina Isabel II anunció este lunes haber acordado con el resto de la familia real británica, durante una reunión de crisis, un “periodo de transición” para que su nieto, el príncipe Enrique y su esposa Meghan, duquesa de Sussex, abandonen sus funciones reales como desean.

“Aunque hubiéramos preferido que siguieran siendo miembros de la familia real a tiempo completo, respetamos y comprendemos su deseo de vivir una vida más independiente”, por lo que se acordó un “periodo de transición” en que residirán entre Canadá y el Reino Unido, afirmó la monarca en un comunicado.

Así, tras “unas conversaciones muy constructivas” la reina manifestó su “apoyo absoluto al deseo de Enrique y Meghan de crear una nueva vida”. “Enrique y Meghan han dejado claro que no quieren depender de los fondos públicos para sus nuevas vidas (…) Por consiguiente hemos acordado que habrá un periodo de transición en el que los duques de Sussex pasarán tiempo en Canadá y en Reino Unido”, explica el comunicado de la monarca.

“Son cuestiones complejas que debe resolver mi familia y queda trabajo por hacer, pero he pedido que en los próximos días haya una decisión definitiva”, concluye el texto.

El pasado 8 de enero el príncipe Enrique y Meghan Markle revelaron su intención de “dar un paso atrás como miembros ‘senior’ de la familia real” con vistas a ser económicamente independientes y vivir un tiempo fuera de Reino Unido. Uno de los proyectos con los que contarían sería la creación de una organización caritativa.

Los duques de Sussex afirmaron querer seguir “apoyando a la reina” -o sea, que podrían representarla en actos oficiales o viajes internacionales- pero salir del sistema oficial de cobertura mediática, dividir su tiempo entre el Reino Unido y Norteamérica y buscar la “independencia financiera” aunque conservando su casa en Windsor y la asignación económica del príncipe Carlos. La pareja registró además la marca “Sussex Royal”, que cubre desde tarjetas postales hasta ropa pasando por consultorías o campañas caritativas.

La reunión tuvo lugar en la finca privada de la reina en Norfolk, Sandringham House, y en ella estuvieron presentes el príncipe Carlos y sus hijos, Guillermo y Enrique, así como sus respectivos asistentes. Según reveló este lunes la prensa londinense, Guillermo y Enrique hicieron “frente común” coincidiendo con una reunión de crisis convocada por su abuela para denunciar una “información falsa” sobre su relación.

Se desconocía si el encuentro había comenzado cuando los dos hermanos publicaron un inhabitual comunicado conjunto denunciando una “información falsa” sobre su relación publicada el lunes en un diario británico. “El uso de un lenguaje incendiario de esta manera es ofensivo y potencialmente dañino”, afirmaron sin precisar de qué diario se trataba.

Citando a una fuente cercana a la familia, The Times afirmaba el lunes que Enrique y Meghan se consideraron “rechazados por lo que consideraban una actitud de intimidación por parte del Duque de Cambridge”, Guillermo. Estas afirmaciones fueron “refutadas” por fuentes cercanas a ambos, precisó. Más sutil, la víspera el Sunday Times afirmó que Guillermo, de 37 años, siente que él y su hermano, muy unidos desde la muerte de su madre, la princesa Diana, en 1997, se habían distanciado mucho.

[Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Twitter, Facebook o Instagram]