Duques de Sussex

Más “furioso” que la reina, príncipe Carlos amenaza con cortar los fondos a Harry y Meghan

La prensa británica reflejó este fin de semana las tensiones internas que atraviesa la familia real sobre la decisión de los duques de Sussex en términos monetarios.

Por S.C.

La familia real británica se enfrenta a una necesidad urgente: un compromiso con la Casa de Windsor sobre su futuro papel en la Familia Real Británica o la “independencia financiera” a la cual aspiran el príncipe Enrique y su esposa Meghan, duquesa de Sussex. La amenaza de cortar los fondos públicos se desencadenó, según los rumores de los medios, en la lucha entre los duques de Sussex y los líderes de la familia, provocada por el sensacional anuncio unilateral con el que el príncipe y la exactriz estadounidense. Ahora, quieren tomar distancia de la Familia Real y dividir sus vidas entre el Reino Unido, los Estados Unidos y Canadá, aunque no desean seguir recibiendo dinero de la Corona para mantener su estilo de vida.

Para demostrar que va en serio, la duquesa de Sussex ya se fue a Toronto para reunirse con el pequeño Archie, mientras Harry permanece en su país para enfrentar la negociación con la corte. La reina Isabel II, de 93 años, irritada según trascendidos por el intento de Sussex de imponer su deseo, ordenó la celebración de una reunión de urgencia entre los funcionarios de la casa real y los del heredero al trono, Carlos, el príncipe Guillermo y los duques de Sussex, buscando una solución común “viable” en pocos dóas. Pero Carlos y su hijo mayor, según los medios británicos, parecen aún más furiosos que la soberana, ofendidos por haber sido informados del anuncio público del joven príncipe con unos pocos minutos de aviso; e ignorados cuando le rogaron que no apurara las cosas.

Precisamente al príncipe de Gales, acusado en varias ocasiones por haber tratado de satisfacer las ansiedades e impaciencia de Harry y Meghan, ahora se le atribuye la actitud más dura, según el prestigioso diario londinense The Times. Los amigos de los Sussex, a ambos lados del océano, aseguran los dos no tienen la intención de rendirse y según fuentes citadas por el Evening Standard reivindican ser pretendientes “innovadores de la monarquía”: incluso a costa de ofrecer el derecho a aquellos que, como el candidato al liderazgo laborista Clive Lewis, van a evocar el tabú de un futuro referéndum sobre la corona; para “redimensionarla”, incluso abolirla.

Sin embargo, los aspectos económicos del asunto siguen siendo importantes, a la espera de esa independencia que, en opinión de los anunciantes de la Asociación Internacional de Publicidad, podrá enriquecer a la pareja real en toda proporción (ya son propietarios de la marca registrada “SussexRoyal”). Pero, según otros, corre el riesgo de exponerla a desventuras, asuntos opacos o inciertos y condicionamientos de intereses privados.

La reina dispone de 81 millones esterlinas anuales, garantizados por los contribuyentes del Reino, de los cuales Harry y Meghan afirman recibir solo el 5% de sus ingresos actuales. Pero la mayoría del resto proviene del fondo del Ducado de Cornualles, dotado por más de 20 millones del príncipe Carlos, que al menos parcialmente también deben considerarse dinero público y de los cuales el segundo hijo y nuera reciben tarifas anuales relacionadas con compromisos públicos equivalentes a 2 millones. Mientras, no se pondrían en discusión los créditos para la seguridad de los jóvenes duques (otro millón) no se cuestionarían, ni la propiedad de Frogmore Cottage, una residencia inglesa que la soberana les otorgó y que reajustó a expensas de los súbditos por un total adicional de 2,4 millones de libras esterlinas

Juntos, Meghan y Harry valen 30 millones de dólares, escribió el periódico estadounidense Business Insider. Se estima que el patrimonio neto de Meghan es de aproximadamente 5 millones de dólares de su carrera como actriz, y el patrimonio neto de Harry es de al menos 25 millones, compuesto por una herencia de la princesa Diana y una asignación anual del príncipe Carlos, que podría quitársela, incluso. No se sabe cuánto de esto proviene de la corona.

Un altísimo nivel de vida

El modo de vida que lleva la pareja, señalaron expertos de la realeza británica, implica contar con mucho dinero, demasiado. Por ejemplo, el guardarropa de maternidad de la duquesa valía aproximadamente 500 mil dólares, mientras que los tratamientos de acupuntura y numerología que recibió durante su embarazo costaron aproximadamente 11 mil dólares, informó la experta Hillary Hoffower del Business Insider. No obstante, aunque algunos de sus gastos más extravagantes, como el baby-shower de Meghan que costó 200 mil dólares, fueron financiados por los amigos famosos de la pareja, como la tenista Serena Williams, quien pagó la factura de esa estrafalaria ducha.   

Es probable que Meghan y Harry no puedan dejar que los contribuyentes británicos estén completamente libres de sus gastos. Incluso si los duques de Sussex renuncian a su subsidio de la Sovereign Grant del Reino Unido, los contribuyentes británicos, la antigua oficina real de protección personal y el Director de Operaciones y Capacitación de la firma de seguridad Trojan Consultancy, Simon Morgan, pagarían la cuenta de su equipo de seguridad personal, reveló la prensa británica. Sus equipos de seguridad son parte de una división especializada de la Policía Metropolitana financiada por el Ministerio del Interior y sostenida por los contribuyentes de Gran Bretaña.

“No es su decisión si obtienen protección o no, por lo que puede no ser su decisión renunciar a ella”, dijo Morgan a Business Insider. El aporte de los contribuyentes cuesta a cada ciudadano aproximadamente una libra esterlina por año y, según entendidos, las crecientes críticas sobre el costo de su estilo de vida pudo haber sido la causa principal de la decisión de decidir su independencia financiera en su impactante anuncio que aún resuena.

[Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Twitter, Facebook o Instagram]