Japón

Con divisiones, el gobierno de Japón abre el debate sobre el papel de la mujer en la sucesión al trono

La administración del primer ministro Shinzo Abe inició 2020 bajarando ideas para que la monarquía no se quede sin herederos.

Por S.C.

El gobierno de Japón comenzó esta semana un estudio informal sobre formas de asegurar una sucesión imperial estable a la luz de la escasez de herederos varones en la familia imperial mediante la realización de audiencias con expertos detrás de escena. Se espera un debate a gran escala, que incluirá la formación de un panel de expertos, comience después de la ceremonia de Rikkoshi no Rei el 19 de abril, cuando el príncipe Akishino, el hermano menor del emperador Naruhito, se proclame primero en la línea al trono.

El subsecretario jefe del gabinete, Kazuhiro Sugita, lidera el estudio informal, y las fuentes dicen que los funcionarios ya fueron enviados para buscar opiniones de varios expertos, informó el periódico Japan Times. Se cree que están reuniendo puntos de vista principalmente sobre si permitir que mujeres o herederas en la línea materna de la familia imperial asuman el trono, de acuerdo con una propuesta hecha por un panel de expertos comisionado por la administración del ex primer ministro Junichiro Koizumi.

Según informó la prensa japonesa, las audiencias gubernamentales también debatirán la idea de restaurar el estatus imperial a aquellas familias que dejaron de pertenecer la familia imperiales poco después de la Segunda Guerra Mundial y si las miembros femeninas deberían poder conservar su estatus después del matrimonio dirigiendo las ramas familiares.

El 27 de diciembre, el primer ministro Shinzo Abe dijo que “las discusiones deben llevarse a cabo en un ambiente tranquilo”. Los miembros del gobernante Partido Liberal Democrático están divididos sobre el tema: los conservadores quieren mantener las reglas actuales, en la que solo los descendientes masculinos de la línea paterna de la familia pueden asumir el trono. También están alentando al gobierno a redactar una legislación para permitir que los antiguos miembros de la familia sean reintegrados.

Por el contrario, el secretario general del PLD, Toshihiro Nikai, y otros miembros no descartan la opción de permitir que alguien en la línea materna de la familia tome el trono, a la luz de la igualdad sexual. Una posible solución es posponer el debate sobre si dejar que las mujeres o herederas en la línea materna asuman el trono y establezcan una propuesta para permitir el ascenso de las jefas de las ramas de la familia imperial, aunque la idea no necesariamente garantizará una sucesión imperial estable.

Por lo pronto, la próxima ceremonia de proclamación de Akishino como “Koshi” (príncipe heredero) despejará oficialmente la esperanza de que la princesa Aiko, única hija de los actuales emperadores, herede algún día el Trono del Crisantemo. El único hijo varón de Akishino, el príncipe Hisahito, ahora de 13 años, se convertirá en el 2º en la línea sucesoria y en el emperador en el futuro. Completa la línea sucesoria el anciano príncipe Hitachi, tío del emperador Naruhito, de 83 años.

[Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Twitter, Facebook o Instagram]