Familias Reales de Europa

“Infinitamente tristes”: el adiós de la princesa Martha Luisa de Noruega y sus hijas a Ari Behn


“Querido papá, siempre decías que estabas orgulloso de nosotras. Espero que sepas que también lo estábamos de ti”, dijo su hija mayor, Maud.

Por S.C.

El rey Harald y la reina Sonia de Noruega asistieron el viernes al funeral del exesposo de su hija, el escritor Ari Behn, en una emotiva ceremonia que reunió a distintas personalidades de la política la cultura del país nórdico. La muerte de Ari Behn, que se suicidó a los 47 años el 25 de diciembre, y tocó de forma especial a su exesposa, la princesa Martha Luisa, y a sus tres hijas, Maud Angelica, de 16 años, Leah Isadora, de 14 años, y Emma Tallulah, de 11 años.

Tras los funerales, Martha Luisa, de 48 años, escribió en Instagram: “Querido Ari: Se suponía que íbamos a estar juntos por Navidad y celebrar. Todos lo estábamos esperando. Y estamos tan infinitamente tristes y lamentamos la pérdida de exactamente usted, porque eras el padre cálido, divertido, sabio y bueno de las niñas que tanto extrañan”. En su posteo, la princesa aseguró: “Extrañamos los comentarios graciosos, sus buenas energías, su tono poético, sus halagos desbordantes, el amor que sentía por todos. Hoy hubieras estado tan orgulloso de ellas”.

“Pero ahora hay un vacío donde solías estar, ya que nadie puede reemplazarte por nuestras hermosas chicas. Y es tan doloroso pensar que dejarías la tierra. Estamos en una profunda tristeza y dolor todos juntos”. “Una enfermedad invisible se apoderó de ti poco a poco”, aseguró la princesa”. “Durante un período de tiempo más largo, lo vimos desaparecer gradualmente, pero nos aferramos a la creencia de que todo continuaría bien. Tu familia luchó por ti. Han estado allí para ti día y noche”.

“Eres y continuarás siendo profundamente extrañado, Ari”, continúa el texto. “Y me entristece que nunca te hayas dado cuenta de lo amado que eras. Espero que los que nos queden sean buenos para elogiarnos y decirnos palabras bonitas. Porque tenemos esta vida para compartir cuánto nos amamos y qué cualidades maravillosas vemos en los demás. Te mantendremos en nuestros corazones, Ari, y seguiremos adelante con tus palabras: cada día es una fiesta y tú eres una joya”.

Behn, autor y artista, se casó con Martha Louise en 2002, un año después de su compromiso, y se divorciaron en 2016. La noticia de su muerte produjo a una inesperada efusión pública de simpatía y los medios de comunicación llamaron a la necesidad de hablar sobre la depresión y cómo prevenir el suicidio. La primera ministra Erna Solberg, por ejemplo, planteó esto en su discurso de Año Nuevo, mientras el rey Harald V dijo, en un emotivo mensaje el 31 de diciembre, que toda la familia iniciaba el 2020 “con el corazón triste”.

El funeral tuvo lugar con la asistencia de unas 800 personas en la Catedral de Oslo. El elogio de Maud Angelica, hija mayor del fallecido, conmovió a los presentes cuando subrayó que “siempre hay una salida”. “Quiero decirles a todos: hay una salida, incluso si lo sientes así”, dijo desde el altar, acompaña por su madre. “Querido papá, siempre decías que estabas orgulloso de nosotras. Espero que sepas que también lo estábamos de ti. Eras mi héroe, te quiero tanto, te necesito tanto”, dijo la joven. “Cuando tenía miedo de los monstruos debajo de mi cama, me decías que me cuidarías. Eras mi héroe, papá. Nos hiciste pensar que podíamos hacer cualquier cosa. Nos hiciste sentir una fuerza y una alegría infinitas al creer en nosotros de esa manera. Por eso, Leah, Emma, mamá y yo te echaremos mucho de menos”.

Sobre el ataúd se colocó un retrato de Behn hecho por Maud Angelica que iba a ser el regalo de Navidad para su padre. “Te iba a dar este dibujo por Navidad”, dijo Maud. “Trabajé en él durante diez horas, y mientras lo dibujaba pensé en lo mucho que te quiero y en lo emocionante que sería ver tu reacción. Hace solo dos semanas que no te veo y ya te echo de menos. Queríamos celebrar la Navidad juntos, pero ahora nunca podré volver a ver tu sonrisa. Me rompe el corazón no poder darte este dibujo”, lamentó la nieta de los reyes noruegos. “Siempre estabas más entusiasmado con mi arte. Más que nadie, que yo sepa”, afirmó.

Al funeral asistieron el príncipe heredero Haakon, excuñado de Ari Behn y uno de los encargados de transportar el féretro, la princesa heredera Mette-Marit con sus hijos, la primera ministra y diversos funcionarios de su gobierno, el príncipe Daniel de Suecia, la princesa Laurentien de los Países Bajos y el Secretario General de la OTAN Jens Stoltenberg, así como artistas, autores y músicos. Los padres de Behn, divorciados desde que era pequeño, y sus dos hermanos, también se dirigieron a los dolientes en la Catedral de Oslo.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.