Historias

La Biblioteca Británica saca a la luz la historia de Sophia Duleep, la princesa india que luchó por el sufragio femenino

Hija de un maharajá y protegida de la reina Victoria, fue destacada defensora de los derechos de las mujeres.

Le encantaban las fiestas, los perros y, como ahijada de la reina Victoria que vivía en un apartamento real “de gracia y favor”, estaba fabulosamente bien conectada. Pero la princesa india Sophia Duleep Singh (1876-1948) también fue parte del movimiento de mujeres sufragistas británicas y, por lo tanto, calificaba como un peligro para el Estado. Su historia vuelve a salir a la luz ahora que la Biblioteca Británica se prepara para compartir archivos sobre su vida como parte de una muestra que explorará la historia de la lucha por los derechos de las mujeres en el Reino Unido.

Duleep Singh, la hija de un maharajá indio exiliado, recibió la ayuda de la reina Victoria después de que su padre la abandonara y la dejara en la miseria, otorgándole un apartamento en el palacio de Hampton Court. Las relaciones con el Palacio de Buckingham se pusieron a prueba cada vez más por la participación de Sophia en la campaña por el sufragio femenino después de 1907, un papel que combinaba su estatus de celebridad con un creciente deseo de lograr un cambio real.

Duleep pasó de disfrutar de los bailes cortesanos y la cría de perros de caza a actividades más políticamente importantes como miembro activo de la Liga de Resistencia Fiscal de las Mujeres y la Sociedad Social y Unión Nacional de Mujeres Sufragistas. Por este motivo, la policía la vigiló de cerca y la biblioteca contiene archivos de vigilancia para Duleep Singh que se extienden desde 1902 hasta 1920, algunos marcados como “departamento político y secreto”.

¿Cómo se involucró Sophia en el movimiento de sufragio femenino? Contra los deseos del gobierno británico, la princesa visitó la India, lo que la transformó por completo: “Se volvió más consciente políticamente después de ver el movimiento revolucionario del país y regresó buscando algo útil que hacer. Tampoco quería ser una buena persona que daba dinero a la gente. Ella quería cambiar las cosas, y lo hizo”, dice su biógrafa, Anita Mand.

“Winston Churchill estaba absolutamente harto de ella”, relató Mand. Una nota de abril de 1913 registra una llamada telefónica a la oficina de Lord Crewe, el entonces secretario de Estado de la India, por un destacado político que pregunta si se puede hacer algo para “detenerla“. Un funcionario escribe que no hay control financiero sobre Duleep Singh: “Corresponde al rey decir si su conducta es tal que debería exigir su desalojo del alojamiento que ahora disfruta en Hampton Court por favor de su majestad”, escriben.

Polly Russell, la curadora de la exhibición, dijo a The Guardian que los archivos dan “una idea de cuán inquietas estabn las personas por ella, pero también por el sufragio en general. Fue visto como un problema real para el estado”. Duleep “ayudó mucho, al igual que otras mujeres, a cambiar el país y obtener votos para las mujeres”, relató la historiadora. “Si ellas no hubieran empujado esa puerta, Dios sabe cuánto tiempo habría permanecido cerrado, porque no hubo una apresurada carrera por dar el voto a las mujeres, ni apetito por ello. Todo se debió a la determinación obstinada de estas mujeres muy, muy valientes”.

[Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Twitter, Facebook o Instagram]