Gran Bretaña

Operativo Rocking Horse: los planes de la Casa de Windsor para huir a Canadá durante la II Guerra Mundial

El rey Jorge VI habría puesto su mirada en el Castillo Hatley, una mansión que un siglo más tarde fue utilizada en las películas de X-Men.

El operativo fue elaborado para frustrar un plan de Hitler para secuestrar a miembros de la Familia Real y obligar a Gran Bretaña a rendirse.

La familia real británica elaboró un plan ultrasecreto para huir de Gran Bretaña si los nazis invadían las islas durante la Segunda Guerra Mundial, un plan según el cual buscarían refugio en una mansión que fue utilizada como ubicación en las películas de X-Men. Se trata del Castillo Hatley en Colwood, Canadá , ahora es la sede de la Royal Roads University, pero anteriormente era un centro de entrenamiento naval propiedad del gobierno británico.

Ahora, la administradora de archivos Jenny Seeman le dijo al periódico The Capital que es posible que el rey Jorge VI “calladamente reconoció” que comprar la propiedad fue una “buena inversión para el gobierno canadiense… en caso de que se les solicite que alojen a la familia real”. Tres años atrás, se revelaron ya los planes que implicaban a 200 Guardias de Coldstream de élite que deberían ayudar a evacuar a la familia real en tiempos de guerra, una operación cuyo nombre en clave era Rocking Horse.

El Castillo Hatley, que se usó para filmar algunas escenas de la Escuela para Jóvenes Talentos es una escuela privada creada por el Prof. Charles Xavier, fue construido en 1908 por la familia de los barones del carbón, los Dunsmuirs. Sin embargo, en 1939, la mansión de 40 habitaciones se vendió al gobierno federal canadiense por alrededor de $ 1,4 millones (en su valor actual). El gobierno dijo que querían la propiedad para una instalación de entrenamiento naval, afirmación que sin embargo, ha sido cuestionada por Seeman: “Aunque no está escrito en ninguna fuente que haya visto, es perfectamente posible que el rey haya aceptado el uso del sitio de Hatley Park para entrenamiento de emergencia… y al mismo tiempo reconoció en silencio que fue una buena inversión para el gobierno canadiense, en caso de que se les solicite que alojen a la familia real”.

El Castillo Hatley en Colwood, Canadá , ahora es la sede de la Royal Roads University

El rey Jorge VI y su esposa, la reina Isabel, que más tarde fue conocida como la Reina Madre, visitaron el castillo de Hatley durante su gira por Canadá en 1939. La visita cubrió todas las provincias canadienses, Terranova y unos días en los Estados Unidos, localidades en las que fueron recibidos por enormes multitudes. La visita del rey a la extensa finca parece haber dejado una impresión cuando lo mencionó al primer ministro canadiense, Mackenzie King, dos años después. El político escribió en su diario: “En un momento, el rey me preguntó acerca de qué había sido de la propiedad Dunsmuir… Pude ver que lo que tenía en mente era la posibilidad de hacer una especie de residencia canadiense para los reyes”.

Canadá fue vital para Gran Bretaña durante la Segunda Guerra Mundial, y el Reino Unido lanzó en secreto la Operation Fish -“Operación Pescado”- para enviar reservas de oro para ser almacenadas en Montreal. Finalmente, se movieron más de 1.500 toneladas de lingotes y monedas de oro, según relevó el Museo del Banco de Canadá. Incluso el líder británico Winston Churchill consideró trasladar su gobierno si el Reino Unido fuera invadido.

Tiempo atrás, además, se reveló que la familia Windsor tenía un plan para pasar de contrabando del Palacio de Buckingham a Madresfield Court, una mansión del siglo XII en Worcestershire. Esta propiedad había sido elegida como un bolthole porque era propiedad de amigos de ex oficiales de Coldstream y el cercano River Severn ofrecía una ruta de escape. Y se ordenó a los Reales que mantuvieran una maleta para ayudar a su pronta partida porque se sabía que el palacio de Buckingham era el punto de mira de los nazis gracias a la ayuda que Adolfo Hitler obtuvo del duque de Sajonia-Coburgo-Gotha, un nieto de la reina Victoria que se mantuvo al lado de Alemania en las dos guerras mundiales.

El rey Jorge VI y su esposa, la reina Isabel, que más tarde fue conocida como la Reina Madre, visitaron el castillo de Hatley durante su gira por Canadá en 1939.

El operativo Rocking Horse fue elaborado para frustrar un plan de Hitler para secuestrar a miembros de la Familia Real y obligar a Gran Bretaña a rendirse. El autor Andrew Stewart, cuyo libro The King’s Private Army, revela detalles de Rocking Horse, dijo en una entrevista: “Según fuentes alemanas, Hitler ideó un plan para que los bombarderos lanzaran un ataque con bomba de buceo en el centro de Londres. Entonces, los paracaidistas, arrojados desde aviones de bajo vuelo, aterrizarían en los terrenos del Palacio de Buckingham y capturarían a cualquier miembro de la Familia Real que pudieran encontrar”.

Se puso gran énfasis en que la “Unidad Real” alemana tomara vivos a sus rehenes ya que Hitler aparentemente creía que capturar al rey y su familia más cercana podría forzar la rendición de Gran Bretaña. Los temores de que tal operación se pusiera en marcha pusieron en alerta al ejército privado del rey, comandado por el Teniente Coronel James Coats: “No se dieron órdenes por escrito y, tal era el sentido de urgencia que rodeaba la seguridad de la Familia Real, sus tropas a menudo tenían solo cinco minutos de aviso para moverse”, dijo Stewart. “Solo se hizo referencia a los destinos mediante palabras de código contenidas en sobres sellados”.

Públicamente, el rey Jorge VI siempre sostuvo que no tenía planes de abandonar a su pueblo en medio de la guerra. Como su esposa diría durante el apogeo de Blitz (bombardeo nazi de 1940), “las princesas no pueden ir sin mí. No puedo ir sin el rey. Y el rey nunca se irá”. Sin embargo, si las tropas alemanas hubieran logrado tocar suelo británico, es probable que el rey se hubiera quedado en Londres para dar a la Alemania nazi el golpe de propaganda de apoderarse del jefe del Imperio Británico, tal y como hizo el rey Haakon VII de Noruega, mientras sus hijas Isabel y Margarita serían enviadas lo más lejos posible para salvaguardar la línea sucesoria. 

La estadía de la princesa Isabel (la actual reina Isabel II) en el Castillo de Hatley podría haber sido muy similar al de otra princesa refugiada en Canadá, la futura reina Beatriz de los Países Bajos, que era solo una niña cuando la familia real holandesa se unió a un convoy de barcos que huían a Gran Bretaña. En el viaje, la joven princesa nunca se alejó de una caja a prueba de gas en la que debía ser arrojada en caso de ataque químico. Cuando los bombarderos nazis finalmente siguieron a la familia a través del Canal, Beatriz y su familia fueron reubicadas en Ottawa, donde pasaron gran parte de la guerra en Stornoway, ahora la residencia oficial del líder de la oposición. 

[Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Twitter, Facebook o Instagram]