Entronización del Emperador Naruhito

Qué es el Daijōsai, el ritual más místico de la coronación del Emperador de Japón

Se dice que este ritual se remonta al emperador Tenmu, que duró del año 673 al 686, y los emperadores la observaron durante unos 700 años.

El jueves 14 de noviembre por la noche, el emperador Naruhito de Japón se vestirá con imponentes túnicas tradicionales blancas y será llevado a un templo de madera oscura para su último gran ritual de entronización: pasar la noche con una diosa. Centrado en Amaterasu Omikami, la diosa del sol de quien los conservadores creen que desciende el emperador, el Daijōsai es la ceremonia más abiertamente religiosa de los rituales de entronización del emperador, quien ascendió al Trono del Crisantemo después de la abdicación de su padre, Akihito.

Los estudiosos y el gobierno dicen que consiste en una fiesta, en lugar de, como se ha rumoreado persistentemente, las relaciones conyugales con la diosa. Aunque el abuelo de Naruhito, el emperador Hirohito, en cuyo nombre los soldados lucharon en la Segunda Guerra Mundial, fue despojado de su divinidad, el ritual continúa, lo que ha provocado enojo, y demandas de los críticos que dicen que huele al pasado militarista y viola la separación constitucional de la religión y el Estado, ya que el gobierno paga el costo de 2.7 mil millones de yenes (US$ 25 millones). ¿Pero en qué consiste realmente el Daijōsai?

La vestimenta de los emperadores Akihito y Michiko en el Daijosai de 1990.

La plastromancia: adivinación en el caparazón de la tortuga

La ceremonia de acción de gracias del Daijōsai para la Era Reiwa está programada para la tarde del 14 de noviembre de 2019, y se extenderá hasta el amanecer del día siguiente. Cada emperador lleva a cabo esta ceremonia una vez al comienzo de su reinado, haciendo ofrendas a los dioses y expresando su gratitud por la paz y las abundantes cosechas.

La primera de las numerosas actividades relacionadas tuvo lugar el 13 de mayo, cuando fueron elegidas las zonas para cosechar el arroz que será ofrendado por el emperador en el Shinden, uno de los Tres Santuarios del Palacio Imperial. En esa ocasión fue ejecutada una ceremonia de adivinación tradicional a Puerta cerrada en la que se calentaron unas finas placas cortadas del caparazón de una tortuga y se observaron las grietas resultantes —los registros que hablan de este tipo de adivinación en Japón se remontan al año 701—. Los lugares para la cosecha fueron elegidos por tanto en la prefectura de Tochigi, representando el este de Japón (Yuki), y en la prefectura de Kioto en el oeste (Suki).

La cosecha del arroz

El 18 de septiembre la Agencia de la Casa Imperial anunció los lugares de los campos de arroz elegidos, situados en Takanezawa en la prefectura de Tochigi, y en Nantan en la prefectura de Kioto. Las ceremonias para la cosecha del nuevo arroz se celebraron el 27 de septiembre. En estas ceremonias, el dueño del terreno y los agricultores del lugar entraron en los campos vestidos de blanco para cortar el arroz con hoces. Se enviaron al Palacio Imperial unos 180 kilogramos de arroz pulido y unos 7,5 kilogramos de arroz sin pulir de las variedades Tochigi no Hoshi y Kinu Hikari. Este arroz será utilizado en las ofrendas de arroz nuevo y sake, así como en los banquetes congratulatorios.

Una ceremonia con antorchas

El emperador Akihito durante el “Daijosai” en 1990.

En la ceremonia central, el emperador Naruhito realizará dos rituales similares en la tarde del 14 de noviembre en el Daijōkyū, un conjunto temporal de edificios construidos para la ocasión. Desde las 18:30, cuando ya anocheció, entrará en el pabellón Yukiden, pero al no haber iluminación eléctrica este lugar estará solo ligeramente iluminado por el fuego de las antorchas.

Vestido con ropas tradicionales de color blanco, el emperador se sentará al otro lado del “shinza”, esteras de paja apiladas cubiertas de blanco, que se dice que es un lugar de descanso para Amaterasu, la diosa del Sol de la que, según cuenta la leyenda, procede la familia imperial. El monarca se arrodilla mientras dos doncellas del santuario traen ofrendas de comida, desde arroz hasta abulón, para que Naruhito las use para llenar 32 platos hechos de hojas de roble. Luego se inclina y reza por la paz de los japoneses antes de comer arroz, mijo y vino de arroz “con” la diosa.

La emperatriz Michiko durante el “Daijosai” en 1990.

A continuación ofrecerá sucesivamente el arroz del Yuki (este de Japón), oreja de mar y otra comida cocinada, y sake blanco y negro, este último teñido con semillas de sésamo negro. Posteriormente leerá una oración en la que dará las gracias por la paz y las buenas cosechas, y procederá a consumir las ofrendas, explica el periodista Saitō Katsuhisa, antiguo responsable de los asuntos imperiales del diario Yomiuri Shinbun.

La emperatriz Masako vestirá un jūnihitoe blanco de numerosas capas y ofrecerá sus reverencias en un pabellón aledaño. El príncipe heredero Fumihito, hermano del emperador, la princesa heredera Kiko y otros miembros de la familia imperial también asistirán a la ceremonia vestidos a la manera tradicional. Cuando finalice la primera ceremonia, alrededor de las 3 de la mañana del viernes, después de unas tres horas, el emperador Naruhito descansará. Más tarde, una media hora después de comenzar la madrugada del 15 de octubre, realizará el mismo ritual con arroz de Suki (el oeste de Japón) en el pabellón Sukiden.

Secretismo y rumores

El primer ministro Abe Shinzō y otros miembros de diferentes órganos del Gobierno estarán presentes entre los 670 invitados, que se ubicarán en el Daijōkyū, aunque como estará oscuro, apenas podrán ver al emperador realizar los rituales. Se dice que esta ceremonia se remonta al reinado del emperador Tenmu, que duró del año 673 al 686, y los emperadores la observaron durante unos 700 años, luego el ritual se interrumpió durante casi tres siglos, una brecha que llevó a la pérdida de gran parte de su significado original.

Aun así, el secreto que envuelve a lo que sucede en la misma ha avivado rumores como el que dice que el emperador duerme con Amaterasu, personificada en una sacerdotiza sintoísta, en una habitación conocida como el “sagrado dormitorio”. Antes de la ceremonia de 1990, la Agencia de la Casa Imperial desmintió de forma categórica que este sea el modo en el que el emperador obtiene su estatus divino, asegurando que se trata de un lugar simbólico en el que la diosa descansa, no cuenta con una cama y el emperador nunca accede a él.

“Hay una cama, hay una colcha y el emperador se mantiene alejado de ella”, dijo John Breen, del Centro Internacional de Investigación de Estudios Japoneses de Kioto, y agregó que desmitificar la ceremonia podría ser una defensa del gobierno. “Hacerse rey es un negocio sagrado, está transformando a un hombre o una mujer en algo diferente de un hombre o una mujer”, dijo, señalando elementos místicos en las funciones de coronación de Gran Bretaña. “Entonces, la negación del gobierno japonés de que hay algo místico es extraño, pero el propósito es bastante claro: es defenderse de las acusaciones de que algo inconstitucional está sucediendo”.

Actualmente no existe ninguna ley relacionada con el Daijōsai. Aunque estaba incluido en la Ley de la Casa Imperial del período de preguerra, fue eliminada en la versión actual establecida tras la Segunda Guerra Mundial. Conforme a esto, el Gobierno no la consideró una ceremonia de Estado en 1990, basándose en la separación de la religión y el estado bajo la Constitución.

Discrepancias en la familia imperial

El ritual tiene lugar en el “Shinkaden”.

En esta ocasión el Gobierno decidió que la ceremonia sea totalmente pública en esencia ya que la propia sucesión imperial aparece en la Constitución y, asimismo, a pesar del carácter religioso de la misma, porque se remonta al siglo VII como parte de los ritos de sucesión.

El año pasado, el príncipe Fumihito dijo a la prensa que el Daijōsai debería ser una ceremonia privada, y que siempre debió ajustarse en función de los recursos imperiales. De hecho, envió un plan para reducir los costos a la Agencia de la Casa Imperial en el que el ritual se celebraría en el pabellón Shinkaden—utilizado para el festival Niinamesai que tiene lugar en esta misma época cada año desde el segundo otoño de la nueva era imperial en adelante—evitando con ello la construcción de unas instalaciones temporales que serían utilizadas en solo una ocasión.

El “Shinkaden” está ubicado en la zona del antiguo castillo de Edo.

La Agencia de la Casa Imperial redujo los costos en torno a un 20 % utilizando algunas partes prefabricadas y construyendo tejados de placas de madera para el Yukiden y el Sukiden en lugar de los tradicionales tejados de juncos. Incluso con esto, los costos de la construcción alcanzaron los 957 millones de yenes. Pero Koichi Shin, el jefe de un grupo de 300 personas que demandaron al gobierno para detener el ritual y exigen daños de 10,000 yenes cada uno por “dolor y sufrimiento”, dice que eso aún no sería satisfactorio, ya que los fondos privados siguen siendo dinero de los impuestos. “El emperador Hirohito fue responsable de la guerra, y aunque Akihito ha hecho mucho para suavizar la imagen de la familia, mostrar estas ceremonias en televisión solidifica la idea del emperador como religión”, dijo Shin, un empleado de 60 años.

El Daijōkyū era en su origen una simple estructura utilizada durante una noche en la ceremonia y posteriormente desmantelada. Sin embargo, las versiones celebradas después de la Segunda Guerra Mundial difieren un poco respecto a las utilizadas bajo la anterior Constitución de preguerra, cuando se consideraba que el emperador era un dios, lo que requería un ingente gasto de dinero. Al mismo tiempo, el pueblo no conoce demasiado esta ceremonia, y de hecho muchos de los invitados en 1990 se retiraron antes de que finalizara.

Después de la ceremonia

El 16 y el 18 de noviembre los invitados asistirán a banquetes en el Palacio Imperial, donde podrán probar platos y sake elaborados con el arroz recién cosechado junto al emperador y la emperatriz y los otros miembros de la familia imperial, al mismo tiempo que disfrutan de espectáculos de canción y danza tradicionales. Del 21 de noviembre al 8 de diciembre el templo Daijōkyū estará abierto al público.

[Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Twitter, Facebook o Instagram]