Malasia

El ex Rey de Malasia acusa a su exesposa de ser “cruel y vengativa” y asegura que el bebé no es suyo

El sultán de Kelantan insiste en que las fotos de su presunto hijo prueban que “no se parece a él” y “podría ser hijo de cualquier hombre asiático”.

El riquísimo sultán Muhammad V de Kelantan (Malasia) cree que el hijo de su exesposa podría ser “el hijo de cualquier hombre asiático” más allá del parecido que se le pretende adjudicar. El monarca, que abdicó el trono de Malasia a principios de este año por razones inexplicables, llegó a esa conclusión después de examinar las imágenes exclusivas publicadas por medios internacionales de un niño que hasta ahora nunca conoció personalmente.

Su exesposa, la exmodelo rusa Oksana Voevodina, de 27 años, insiste en que el niño nacido este año es hijo del sultán y que tiene sangre real. Además, ofreció realizar una prueba de ADN para probarlo y está iniciando procedimientos judiciales en Moscú para declarar al sultán como el padre. El niño, llamado Ismail Leon, “se parece mucho a su padre”, dijo Oksana, insistiendo en que su hijo fue concebido en unas vacaciones que compartieron en Australia después de su matrimonio en junio de 2018.

Sin embargo, a través de sus funcionarios y abogados, el solitario ex monarca respondió diciendo que Oksana solo busca un acuerdo de divorcio para cubrirse a sí misma y a su hijo. El sultán “no siente que (el bebé) se parezca a él”, dijeron fuentes de la corte de Kelantan al diario británico The Daily Mail. Casarse con Oksana fue el “mayor error” de su vida, dijo el sultán a través de sus voceros.

Semanas atrás se supo que ahora la familia real de Kelantan se encuentra dedicada a encontrar para Muhammad V una esposa “apropiada”, de cuna real, sangre malaya y musulmana. En una mordaz humillación a su glamorosa exesposa, el sultán dejó en claro que ahora tiene la intención de “tener un heredero e hijos con la mujer que ama”.

Las afirmaciones de Oksana, quien contó que el niño era el sueño de ambos como pareja y que el sultán lloró de felicidad al enterarse de que ella estaba embarazada eran “una tontería absoluta”, dijeron los cortesanos. Agregaron que la ex “Miss Moscú 2015” perdió la “dignidad” después de que aparecieran imágenes de ella de hace seis años “teniendo sexo en la piscina en un reality show de televisión para que todo el mundo lo vea”, dijo una fuente real que personalmente habló con ella.

Según el citado periódico inglés, el sultán “sigue claramente furioso” con Oksana porque ella transformó su boda íntima en Moscu en un espectáculo que trascendió las fronteras mediáticas y detonó la ira del gobierno de Malasia. “No tenía idea de lo que estaba planeando y estaba realmente sorprendido por ella”, dijo una fuente del palacio, dejando entrever que esto parece haber sido el detonante de la ruptura de su relación.

El sultán “mencionó que nunca había conocido a una mujer tan malvada y vengativa como Oksana y que ella mostró sus verdaderos colores en la recepción de su boda en Rusia, donde lo invitó a asistir mintiéndole que era un pequeño asunto familiar”, dijo la fuente. Muhammad V se vio “obligado” a asistir a un evento del mundo del espectáculo en Moscú mientras estaba enfermo con licencia médica y no se sentía bien.

Después la prensa publicó las fotos “de las cuales ella tenía los derechos de autor”, dijo el palacio, como resultado de lo cual su matrimonio se reveló al mundo, mientras que él quería que la relación permaneciera privada y oculta. “Este matrimonio fue un gran error en su vida personal que nunca debería haber sucedido, pero dijo que era una lección que había aprendido”, dijo la fuente del palacio. “Todos somos humanos y solo Allah es perfecto”, agregaron.

A través de sus voceros, el sultán de Kelantan dijo que continúa adelante con su vida y que Oksana debería dejar de engañarse a sí misma y seguir adelante y encontrar un nuevo esposo. “El sultán no entiende por qué ella se empuja a sí misma en un lugar donde claramente no la quieren y lamenta profundamente haberla conocido”, dijeron. “Cree que casarse con ella fue el error más grande que cometió, ya que ella creó suficientes problemas en su vida profesional y personal al no respetar sus deseos de privacidad”.

La pareja se casó el año pasado en Malasia en una ceremonia islámica que no fue anunciada por el palacio. La recepción en Moscú fue cinco meses después, en noviembre de 2018, momento en el que estaba embarazada de su hijo, que nació en mayo de 2019. En enero de 2019, Muhammad V se vio obligado a abdicar al trono de Malasia – y al título de Yang di Pertuan Agong o Gobernante supremo– tras disensiones con el gobierno, aunque todavía es el monarca del estado de Kelantan.

Muhammad V “dijo estar molesto por la boda en Rusia” y “en cuanto a que su hijo estaba siendo planeado o que él estaba llorando, dijo que era una tontería absoluta y que ella inventó historias suyas como todo lo demás”. La corte agregó que la exsultana “está tratando de sacar el máximo provecho de la situación usando su estatus real y su apellido para obtener un estatus de celebridad que obviamente deseaba desde que entró en el reality show de mal gusto y Miss Moscú 2015”.

“Ella es una ex esposa que nunca fue reconocida por el palacio”, dijo rotundamente otra fuente real. Ahora el sultán “quiere enfocarse en trabajar duro y ayudar a las personas en su estado a continuar el legado de su padre y crear su propia familia feliz”. El padre de Muhammad V, el sultán Ismail Petra, murió en septiembre pasado y las fuentes del palacio dijeron que el escándalo provocado por Oksana había afectado seriamente su salud.

[Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Twitter, Facebook o Instagram]