Gran Bretaña

La reina María ¿una cleptómana en el trono británico o una verdadera amante del arte?

Se decía que la consorte de Jorge V usaba la persuasión, la insistencia y hasta el robo para adquirir objetos valiosos que le interesaban.

Si bien presionó a las familias nobles y a los anticuarios para que contribuyeran a sus colecciones, su comportamiento no coincidía con la definición de cleptomanía, dice la historiadora Carolyn Harris.

LA PELÍCULA “DOWNTON ABBEY” lanzada recientemente muestra el momento en que la ficticia familia Crawley es honrada por una visita real de algo nivel de 1927, la del rey Jorge V y la reina María de Inglaterra, abuelos de Isabel II. La película está inspirada en la visita de los a Harewood House, el hogar de su única hija, la princesa María y su yerno, el vizconde Lascelles, en Yorkshire. A lo largo de la historia, la familia enfrenta numerosos varios desafíos durante la visita real, ya que ellos y sus sirvientes se topan con el personal de la casa real imponiendo el protocolo a rajatabla y en la trama hay una referencia a una controversia histórica real que pasa un poco desapercibida.

Durante la visita real, algunos personajes notan la misteriosa desaparición de pequeños objetos del palacio: un cuchillo de papel de la biblioteca y un cupido en miniatura del salón. La búsqueda de estos elementos provoca una pregunta de uno de los personajes: “¿Fue la reina?” Esta referencia revivió un debate de larga data sobre la reputación de María, a la que numerosas memorias y biografías muestran como una ávida coleccionista de objetos ajenos, muchos de los cuales conseguía por insistencia o persuasión.

Carolyn Harris, profesora de historia en la Escuela de Estudios Continuos de la Universidad de Toronto y autora de numerosos libros sobre la monarquía británica, responde algunas preguntas:

— ¿Fue la reina María una cleptómana?

Los relatos más indulgentes muestran a la reina admirando un objeto en la casa de los nobles y dejando en claro que estaría encantada de recibirlo como regalo o comprarlo por una suma nominal. Las historias de estas conversaciones se extendieron entre la élite inglesa, lo que llevó a ciertas familias aristocráticas a ocultar sus posesiones más preciadas durante una visita real para evitar la presión de regalar o vender estos artículos a la reina. Si bien María fue ciertamente adquisitiva y presionó a las familias aristocráticas y a los anticuarios de Londres por igual para que contribuyeran a sus colecciones de gemas, figuras y miniaturas, su comportamiento no coincidía con la definición de cleptomanía. Mientras que un cleptómano experimenta una incapacidad recurrente para resistir el impulso de robar objetos innecesarios de poco valor, María se centró específicamente en la adquisición de antigüedades o joyas.

— ¿Quién fue la reina María?

— Su abuelo paterno había contraído un matrimonio morganático con una plebeya, la condesa Claudine Rhédey von Kis-Rhéde (aunque era de noble cuna), lo que eliminó a su hijo y nietos de la sucesión de Württemberg. Sus padres también estaban constantemente endeudados y la familia se mudó a Italia para escapar de sus acreedores, donde María desarrolló un fuerte interés en el arte y la arquitectura. La reina Victoria admiraba el carácter estable de María y la consideraba una novia adecuada para su nieto Alberto Víctor. Las deudas de los padres de Mary y el matrimonio morganático del abuelo no disuadieron a la reina de alentar la unión, lo que se consideró controvertido en ciertas casas de gobierno europeas. Después de que Alberto Víctor murió de neumonía en 1892, poco después de su compromiso con María, Victoria alentó un matrimonio entre ella y el hermano menor de Alberto Víctor, el futuro rey Jorge V.

— ¿Qué le gustaba coleccionar?

María estaba interesada por la forma en que las piezas de la colección real habían pasado a manos privadas a través de regalos o ventas y se mostró decidida a recuperar estos artículos. Su enfoque en restaurar la Colección Real a su nivel anterior la impulsó a presionar a las familias nobles para que entregaran o vendieran sus piezas con conexiones con la familia real. Como coleccionista, María se centró en miniaturas, figurillas, esmaltes y piedras preciosas. Admiraba el trabajo de Peter Carl Fabergé y compró ejemplos de su trabajo, incluidos tres de los famosos huevos de Fabergé, después de la Revolución rusa de 1917. El arte y las antigüedades indias también eran de interés para la reina. Un vendedor de antigüedades en Delhi señaló que cuando envió a la reina esmaltes y elefantes de jade, ella “los compró a todos”. Si bien la reina María era conocida por su frugalidad personal, a veces elegía obsequios de bajo costo o economizaba en gastos domésticos, sin embargo, era una mecenas cultural.

La pasión de la reina por el arte

El biógrafo oficial de María, James Pope-Hennessy, reconoció la pasión de la reina por coleccionar y preservar la historia real, escribiendo que “este poderoso interés en la historia familiar, que se convirtió en un factor rector en los años posteriores cuando, ya siendo reina, estaba constantemente agregando en la Colección Real, las imágenes y los objetos de interés familiar comprados en su propio monedero privado fueron tomados por primera vez de su madre, quien nunca olvidó que era nieta del rey Jorge III”. Las entrevistas de Pope-Hennessy para su libro, recientemente publicado, mencionan incluso compras compulsivas y adquisiciones de artículos de valor monetario incierto, en lugar de robos.

Se consideró que las colecciones de la reina María, valoradas después de su muerte en 1953, valían relativamente poco como obras de arte, pero fueron significativas por sus conexiones con la historia de la casa real británica. Anne Edwards, una biógrafa, señala que los anticuarios de Londres se quejaron de que la reina nunca les pagó: “Esto condujo a una historia que aún prolifera sobre que María era una cleptómana, una acusación nunca comprobada y completamente falsa”. Las afirmaciones de que era una “cleptómana” que arrebataba posesiones a los nobles y las escondía en su bolso se limitan en gran parte a los libros populares sobre escándalos reales. Sus biógrafos presentaron relatos mucho más matizados de su carácter, personalidad e intereses en el arte, la cultura y la historia real. Los contemporáneos de la reina, incluida la futura institutriz de la reina Isabel II, Marion Crawford, señalaron que ni siquiera llevaba un bolso de mano durante sus visitas reales.

[Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Twitter, Facebook o Instagram]