Gran Bretaña

El discurso del rey: hace 80 años Jorge VI se convirtió en el símbolo de la resistencia al nazismo

Timido, nervioso y tartamudo, la historia del rey se convirtió en emblema de la valentía británica.

Unos años atrás, gracias a la multipremiada película The King’s Speech, protagonizada por el actor británico Colin Firth, nuestro siglo pudo conocer la personalidad del rey Jorge VI de Inglaterra (1895-1952), el padre de la actual reina, buscando transformarse en todo un monarca en época de crisis mundial. La película cuenta la inspiradora historia del rey que supera su timidez, su baja autoestima y su tartamudeo mientras toma el trono de forma renuente cuando su hermano, Eduardo VIII, abdicó en 1936 por sus planes de casarse con Wallis Simpson, dos veces divorciada.

El nuevo rey rápidamente se ganó el respeto de sus ministros y su pueblo, y su arduo trabajo finalmente le ganó el respeto universal en un país devastado por la Segunda Guerra Mundial. Cuando estalló la contienda contra el nazismo, en 1939, Jorge VI se convirtió en un símbolo poco probable de la resistencia nacional y su voz se convirtió en la voz de toda la nación. Después de que el Palacio de Buckingham fue bombardeado en septiembre de 1940, sus apariciones en noticieros eran interrumpidas regularmente por aplausos y lágrimas de emoción de la audiencia. El discurso en el que Jorge VI anunció el inicio de la guerra, el 3 de septiembre de 1939, hace 80 años, pasó a la historia:

“En esta hora grave, la más decisiva, quizá, dé nuestra historia, dirijo a cada una de las familias tanto de Inglaterra, como de los países de ultramar, este mensaje que pronuncio con el mismo fervor que si entrase en vuestra casa, para hablarles personalmente. Por segunda vez en nuestra existencia la mayoría de nosotros, nos encontramos ante la guerra. Por todos los medios imaginables buscamos los medios posibles y pacíficos para limar las diferencias que existen entre nosotros y los, que son ahora nuestros enemigos, pero ello ha sido en vano; nos encontramos por fuerza sobre un conflicto, pues somos llamados por nuestros aliados. Es imposible burlar el principio de menospreciar tratados y promesas solemnemente suscritas, que sancionan el empleo de la fuerza o amenaza contra la soberanía y la independencia de otras naciones.

“La paz establecida, la seguridad, la justicia y la libertad entre las naciones no sería posible. Esta es la amenaza que, se cierne sobre nosotros. Por todo ello, y por lo que es de sumo interés en el orden mundial y en el de la paz no nos es posible inhibirnos de ello. Es desde este punto de mira elevado que dirijo mi llamamiento al pueblo de Inglaterra y a los pueblos de ultramar que se unirán a nuestra causa. Les pido se mantengan serenos, firmes y unidos ante esta prueba. Tenemos, sin duda, jornadas sombrías en perspectiva ya que la guerra no se ve reducida simplemente a los campos de batalla. Debemos estar todos resueltamente fieles a nuestra causa, prestos a todo sacrificio que se pueda exigir y de esta manera venceremos con la ayuda de Dios”.

[Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Twitter, Facebook o Instagram]