Newsroom

Cecilienhof, el palacio de la discordia entre la dinastía Hohenzollern y el estado alemán

Con arquitectura de estilo Tudor, seis patios interiores, 176 habitaciones y 55 chimeneas, es conocido como sede de la Conferencia de Potsdam en 1945, donde los Aliados decidieron el futuro de los vencidos en la guerra.

El palacio Cecilienhof, construido con estilo de una casa de campo inglesa está situado al norte de Neuer Garten, a la orilla del Jungfernsee, se encuentra en el centro de una disputa entre la dinastía alemana de los Hohenzollern y el Estado alemán. Los herederos del último káiser de Alemania reclaman la devolución del palacio junto a miles de obras de arte y otros objetos históricos que están en manos del Estado desde que fueran expropiados por el comunismo.

El príncipe Jorge Guillermo de Hohenzollern, bisnieto del káiser y jefe de la dinastía, exige para su familia el derecho a residir en una de las varias propiedades, incluyendo el Palacio Cecilienhof, donde las potencias aliadas se reunieron al final de la Segunda Guerra Mundial para decidir el futuro de Alemania. La antigua residencia real, situada en el norte de Potsdam, más precisamente en el centro del Neue Garten, de 102,5 hectáreas, posee 176 habitaciones y 55 chimeneas.

Guillermo II encargó su edificación de 1913 a 1917 como residencia para el kronprinz y su esposa, la duquesa Cecilia de Mecklemburg. El arquitecto Paul Schultze-Naumburg agrupó componentes individuales de construcción en varios patios interiores y decoró la fachada con un entramado laborioso y chimeneas decorativas. En la planta de arriba se encuentran los aposentos privados de los príncipes herederos, que da una idea de la vida lujosa de principios del S. XX después de su reconstrucción. Había una sala de fumadores, una biblioteca, una sala de música y un gabinete al estilo de una cabaña campestre.

El príncipe heredero Guillermo y su esposa Cecilie vivieron en su propiedad hasta que se vieron obligados a abandonarla en febrero de 1945. La sala con diseño de barco de la princesa Cecilia se ha conservado en su estado original desde que el palacio fuera expropiado por Alemania tras la Primera Guerra Mundial y el fin de la monarquía. La familia real prusiana fue en principio desposeída de sus propiedades sin compensación tras la caída de la monarquía, pero luego se llegó a un acuerdo entre el Estado y los Hohenzollern sobre sus bienes según la ley del 29 de octubre de 1926.

El palacio se ubicó en el centro de la atención mundial cuando se convirtió en centro de conferencias de las potencias victoriosas de la Segunda Guerra Mundial del 17 al 2 de agosto de 1945. Las salas de la planta baja sirvieron para las reuniones de negociaciones y de oficinas para el jefe de estado soviético Josef Stalin, el primer ministro británico Winston Churchill y el presidente estadounidense Harry S. Truman.

Actualmente Cecilienhof está abierto al público, que puede visitar las salas históricas de la Conferencia de Potsdam. En el gran vestíbulo, se firmó el tratado de Potsdam, donde se fijaba el orden político y territorial de la posguerra en Alemania y Europa. Tras la conferencia, la ocupación soviética y luego el gobierno comunista en una mitad de Berlín y el estado de Brandenburgo dio lugar a nuevas expropiaciones, con lo que la dinastía Hohenzollern perdió el derecho histórico que tenía sobre el palacio.

[Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Twitter, Facebook o Instagram]

Anuncios