Familias Reales de Europa

Los herederos del último káiser luchan por las riquezas perdidas durante la era comunista

La disputa puede continuar durante años, pero, según Der Spiegel, no es mucho “después de una disputa de un siglo y un milenio de historia familiar”.

Un siglo después de la abolición de la monarquía en Alemania, algunos de sus descendientes de sangre azul regresan a la batalla para reclamar lo que ven como su derecho real de nacimiento: están en juego fabulosos palacios y miles de artefactos y obras de arte invaluables. La lucha puso un nuevo foco de atención en las familias nobles de Alemania, especialmente en la Casa de Hohenzollern, que ahora son más conocidas a través de revistas de celebridades.

Los descendientes del último emperador (kaiser) de Alemania y rey ​​de Prusia, Guillermo II, se han embarcado en una lucha para recuperar las propiedades y los tesoros que fueron confiscados por los soviéticos en 1945. El mayor botín en juego es el derecho de residencia en el Palacio Cecilienhof, cerca de Berlín, que con 176 habitaciones, seis patios y 55 chimeneas, fue el último palacio prusiano construido por los príncipes Hohenzollern. Fue allí donde los líderes aliados victoriosos, el presidente estadounidense Harry Truman, el primer ministro británico Winston Churchill y el líder soviético Joseph Stalin, decidieron la forma de un mundo de posguerra.

El palacio y otras riquezas perdidas por mucho tiempo detrás de la Cortina de Hierro volvieron al alcance de la familia Hohenzollern con la caída del Muro de Berlín hace 30 años. Desde entonces, representantes de la dinastía y fundaciones culturales han mantenido negociaciones secretas sobre sus demandas de indemnización y restitución desde 2013, a veces en la sede de la cancillería de Angela Merkel. El tema y las conversaciones secretas solo salieron a la luz en julio en un informe del semanario de noticias Der Spiegel, que luego fue confirmado por el ministerio de cultura.

Mil años de historia

El mayor botín en juego es el derecho de residencia en el Palacio Cecilienhof, cerca de Berlín

Los Hohenzollern, cuya historia ha estado vinculada a la de Alemania durante casi un milenio, fueron reyes de Prusia desde 1701 y luego gobernaron el Imperio alemán desde 1871 hasta que Guillermo II se vio obligado a abdicar en 1918 y se exilió después de la derrota de Alemania en la Primera Guerra Mundial. Sus descendientes fueron despojados inicialmente de sus propiedades sin compensación, pero un acuerdo sobre los activos de la monarquía se resolvió más tarde bajo una ley de 1926.

La familia imperial recibió millones de marcos y mantuvo docenas de castillos, villas y propiedades, principalmente en Berlín y sus alrededores, pero también tan lejos como en la actual Namibia. Sin embargo, la ocupación soviética después de la Segunda Guerra Mundial y el posterior gobierno comunista condujo a expropiaciones adicionales, del tipo que generalmente daría derecho a los propietarios a una compensación.

El príncipe Jorge Federico, tataranieto de Guillermo II, dice que desde el colapso del bloque soviético su familia desea recuperar lo que se le había otorgado en el acuerdo inmediato posterior a la Primera Guerra Mundial. Reclaman el derecho a residir en Cecilienhof y muchas otras propiedades, así como la restitución de miles de pinturas, esculturas, muebles, libros y monedas, informó Der Spiegel.

El papel de los Hohenzollern en la era nazi

El último káiser, Guillermo II, y su esposa la kaiserina Augusta Victoria.

Muchos críticos han expresado su enojo porque los Hohenzollern ahora están tratando de recuperar estos tesoros, agotando las colecciones públicas, que están en manos de la Fundación Prusiana de Palacios y Jardines de Berlín-Brandeburgo, la Fundación del Patrimonio Cultural Prusiano y el Museo Histórico Alemán. “Qué nervios”, dijo el ex presidente de la cámara baja del parlamento, Wolfgang Thierse, en tanto el ministro de finanzas del estado de Brandeburgo, Christian Goerke, acusó que “los Hohenzollerns se han marginado con sus reclamos inaceptables”.

La controversia se produce cuando Alemania construye una réplica del Palacio de Berlín, la residencia principal de los reyes Hohenzollern de Prusia, que fue fuertemente bombardeada en la Segunda Guerra Mundial y luego arrasada por el régimen comunista de Alemania Oriental en 1950. Además, en el centro de la lucha en curso está la cuestión de qué papel jugaron los Hohenzollerns, cuyo káiser Guillermo II fue decisivo en el estallido de la Primera Guerra Mundial, cuando los nazis llegaron al poder.

Según una ley de 1994, las personas cuyas propiedades fueron expropiadas por la Unión Soviética tienen derecho a reclamar una indemnización, pero solo si no “prestaron un apoyo considerable” al régimen nazi. El historiador de la Universidad de Edimburgo, Stephan Malinowski, dijo que hubo un debate entre los historiadores sobre el vínculo entre el hijo del último kaiser y el nazismo: “La mayoría de ellos han llegado a creer que había un vínculo muy fuerte entre el príncipe heredero y el partido nazi, aunque nunca fue miembro del partido”. En un periódico en 1932, el príncipe heredero llamó a la gente a votar por Adolf Hitler en las elecciones presidenciales, contó.

[Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Twitter, Facebook o Instagram]