Gran Bretaña

Los tesoros de los duques de Windsor, Grace Kelly y un maharajá muerto: los recuerdos de la hija de Lord Mountbatten a 40 años de su asesinato

Lady Pamela Hicks, de 90 años, es prima de Isabel II y Felipe de Inglaterra y cuenta anécdotas sobre su vida en Internet.

La aristócrata británica Lady Pamela Hicks, hija del difunto Lord Mountbatten (1900-1979) reveló la batalla de su padre por recuperar las valiosas posesiones de la Casa de Windsor “tomadas por el ex rey Eduardo”, luego de que en los años 30 abdicara del trono para casarse con la divorciada estadounidense Wallis Simpson. Además, contó sobre quién fue el distinguido invitado que murió sentado junto a Mountbatten después de una cena en una serie de podcasts publicados por su hija, India Hicks.

Pamela Hicks, de 90 años, contó que su padre, el último virrey de la India asesinado en 1979, “luchó sin cesar para que Wallis le devolviera los tesoros familiares” tras la muerte de su marido. El rey Eduardo VIII, primo de lord Mountbatten, había abdicado al trono británico en 1936 y pasó el resto de su vida en el exilio. Tras la muerte del exrey, en 1972, la duquesa viuda de Windsor se negó a devolver las posesiones de Eduardo, que debían volver a la familia real debido a que no tuvieron descendencia.

Lord Mountbatten y la duquesa de Windsor en 1972

Según Lady Pamela, el duque de Windsor tomó posesiones, incluidas “hermosas cajas de joyas” cuando se exilió en Francia en diciembre de 1936, y la familia real no pudo recuperarlas. Hablando en el reciente podcast, esta tataranieta de la reina Victoria contó: “Cuando el duque de Windsor abdicó y se exilió, tomó como posesiones privadas algunas hermosas cajas de joyas que eran de su padre (el rey Jorge V) y su abuelo (Eduardo VII). No debería haberlos tomado, se habían convertido en cosas escénicas”. “Mi padre luchó sin cesar para intentar que Wallis se los devolviera, pero nunca tuvo éxito, ya que para entonces había descendido a la demencia y tenía un abogado terrible que gobernaba su vida”, relató Lady Pamela.

Lady Pamela fue dama de honor de Isabel II durante décadas.
Lord Mountbatten y su sobrino, el príncipe Felipe.

“Nunca pudimos decidir en qué estaba pensando. Siempre fue bastante difícil saber en qué estaba pensando”, dijo la aristócrata sobre Wallis Simpson. “No era divertida, de hecho, el duque de Windsor no amaba nada más que cuando estaban en vacaciones interminables como Nueva York o París. Cuando mi padre, Lord Mountbatten, lo llamaba para decirle que estaba visitando París y deseaba verlo, Eduardo siempre le pedía que fuera cuando Wallis estaba fuera, o de lo contrario estarían muy aburridos”.

Otras revelaciones de Pamela Hicks

Nacida en 1929, Lady Pamela Mountbatten (apellidada Hicks por su matrimonio) es prima hermana del príncipe Felipe, duque de Edimburgo, y una prima lejana de la reina Isabel II. Es tataranieta de la reina Victoria, a través de su padre, y ocupa un sitio muy lejano en la sucesión al trono británico. En otros podcast publicados por su hija, Lady Pamela recordó que tenía que hacer una reverencia a su propia bisabuela, la princesa Victoria de Hesse (1870-1950), hermana de la última zarina de Rusia: “Recuerdo que fue un poco incómodo decirles a mis amiguitos de la escuela cuando venían a tomar el té que debían hacer una reverencia y besar la mano de mi abuela. Estaban bastante nerviosos. Cada vez que la besas, haces una reverencia. Era la costumbre incluso si te ibas a la cama”.

Pamela también recordó a la estrella de Hollywood y esposa del príncipe Rainiero III de Mónaco, Grace Kelly, cuando pasó un fin de semana en una de las casas de su familia en Inglaterra: “Grace Kelly vino por un fin de semana a Broadlands y era hermosa. Pasó todo el tiempo quejándose de que no se podía conseguir Kleenex en Inglaterra. Pink Kleenex. Mi padre estaba encantado cuando ella contó que, siendo colegiala, tenía una fotografía recortada de él”.

Otro de los distinguidos invitados a la finca del conde Mountbatten en Broadlands fue el último maharajá de Gwalior (India), quien murió en plena velada en 1977: “Después del almuerzo, estaban sentados en el salón uno al lado del otro”, contó la aristócrata. “Se inclina hacia mi padre, que piensa que es un susurro íntimo y también se inclina hacia él, pero el maharajá sigue inclinándose y cae muerto. Entonces mi padre entra en pánico, y cuando mi padre entra en pánico, la única persona que podía decirle qué hacer era la reina. Entonces llama a la reina y le dice: ‘Acabo de almorzar con Gwalior’. Y ella dice: ‘En serio, ¿cómo está? Dale mis mejores deseos’. Y entonces mi padre responde: ¡Está muerto!”

[Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Twitter, Facebook o Instagram]