Asia & Oriente Medio

El ascenso del príncipe saudita al poder lo convirtió en líder de una dinastía multimillonaria

A sus 35 años, el futuro rey tiene una fortuna personal calculada en más de 1.000 millones de dólares: “En cuanto a mis gastos privados, soy una persona rica y no una persona pobre”, dijo.

En una jugada política sin precedentes contra figuras de poder que alguna vez fueron inviolables en el reino, el príncipe Mohammed bin Salman de Arabia Saudita convirtió el Ritz-Carlton Hotel de Riad, con sus suelos de mármol y lámparas de oro, en una prisión para cientos de hombres a los que acusaba de corrupción. Era noviembre de 2017. Muchos de los cautivos, algunos de ellos sus parientes y príncipes por derecho propio, fueron liberados solo después de acordar ceder sus millones al gobierno, incluyendo tierras, efectivo y participaciones comerciales. El total recuperado, dijeron las autoridades sauditas, fue de unos $ 107 mil millones y el éxito del príncipe, hasta entonces desconocido, fue estremecedor.

“Esa sensacional demostración de poder volcó décadas de reglas no escritas dentro de la secreta Casa de Saud y marcó efectivamente a los posibles oponentes del príncipe heredero de una sola vez”, escribe la agencia estadounidense Bloomberg en un artículo dedicado al hijo más joven y poderoso del rey Salman. “Con su ascenso en el orden jerárquico del reino como presunto heredero al trono, Mohammed se convirtió no solo en el líder político de facto del estado petrolero sino en el inigualable jefe multimillonario de una empresa familiar en expansión con más dinero que casi cualquier otra dinastía en el planeta” .

Los Al-Sauds es una familia compuesta por unos 15.000 jeques, según estimaciones de analistas políticos y académicos, desde bebés hasta ancianos. Su fortuna colectiva se estima en más de $ 100 mil millones en el índice de multimillonarios de Bloomberg, lo suficiente para ocupar el cuarto lugar entre las familias más ricas del mundo. Se trata, sin embargo, de información no confirmada, de una evaluación muy conservadora, basada principalmente en la fuente de ingresos más rastreable para los miembros de la Casa de Saud durante décadas: estipendios reales distribuidos por la oficina privada del rey. Los estipendios mensuales, como se detalla en un cable de la embajada de Estados Unidos en 1996 publicado por Wikileaks, oscilaron entre US$ 800 y los US$ 270.000 y totalizaron US$ 2.000 millones anuales. 

No está claro cómo, o si, las cantidades cambiaron desde entonces y Bloomberg asume que se mantuvieron estables a lo largo de los años agregando cero ganancias de posibles inversiones. Pero si los estipendios subieran de acuerdo con, digamos, la inflación o los ingresos petroleros sauditas, y si los pagos se invirtieran en los mercados de capitales, la Casa de Saud podría valer alrededor de un billón de dólares, convirtiéndola en la familia más rica del mundo.

“El telón solo se ha retirado ocasionalmente para vislumbrar cómo el clan acumuló sus riquezas en las décadas posteriores al rey Abdulaziz bin Saud fundó la Arabia Saudita moderna en 1932, un año antes de la firma de su primer acuerdo de concesión, con Standard Oil Co. de California”, dice el artículo. “El petróleo crudo ciertamente sembró la fortuna de la realeza: la estatal Saudi Arabian Oil Co. controla una quinta parte de las reservas de petróleo del mundo, pero el bloqueo indiscutible de la familia en la estructura de poder y el acceso a privilegios internos le permitieron prosperar”.

Hasta hace poco, los príncipes de alto rango básicamente podían tratar a los ministerios del gobierno como feudos personales, pero el príncipe Mohammed derrocó ese sistema. “Solía ​​haber una frontera borrosa entre las finanzas estatales y los príncipes principales”, dijo Steffen Hertog, autor del libro “Príncipes, corredores y burócratas: el petróleo y el estado en Arabia Saudita y profesor de la London School of Economics. “Solo quedan dos personas que tienen ese tipo de acceso directo: el príncipe heredero y el rey”. El príncipe Mohammed, de 35 años, tiene una fortuna personal calculada en más de 1.000 millones de dólares: “En cuanto a mis gastos privados, soy una persona rica y no una persona pobre“, dijo. “Soy miembro de la familia gobernante que existió durante cientos de años antes de la fundación de Arabia Saudita“.

Desde que el rey Salman rompiera la tradición y lo nombrara príncipe heredero, en 2017, Mohammed ha encabezado la liberalización más radical que la nación ha visto bajo un plan llamado “Visión 2030” para diversificar la economía, reducir el desempleo y reducir la dependencia del petróleo. Las mujeres ya no tienen prohibido legalmente conducir o viajar al extranjero sin el permiso de un pariente masculino, y pueden asistir a eventos en estadios deportivos. Las nuevas reglas permiten salas de cine y conciertos de música. Al mismo tiempo, Arabia Saudita bajo la mano dura del príncipe Mohammed encarceló a clérigos y activistas disidentes, incluidas mujeres que lucharon por el derecho a conducir, y encabezó una campaña de bombardeos en Yemen que creó una crisis humanitaria. El reino y el príncipe heredero enfrentaron una condena generalizada por el asesinato del columnista del Washington Post, Jamal Khashoggi, por agentes saudíes en el consulado del país en Estambul en octubre.

[Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Twitter, Facebook o Instagram]

Anuncios