Gran Bretaña

REVELACIÓN: Cartas nunca antes vistas de la princesa María muestran el drama familiar de la abdicación de Eduardo VIII

Cientos de documentos privados de la hermana del rey ponen en evidencia la angustia de su familia en 1936 y lo que se hizo para mantenerlo cerca pese a las circunstancias.

Una serie de cartas recientemente descubiertas en una finca inglesa revelan la agitación y la angustia que vivió la familia real británica en las semanas anteriores a la abdicación del rey Eduardo VIII, en 1936. En noviembre de ese año, los rumores de una posible crisis institucional causada por la amante estadounidense del monarca ensombrecían el panorama de todos los ingleses. El gabinete, la Iglesia y el público estaban convulsionados, una preocupación que incluso traspasaba los muros del palacio: cartas y diarios de la princesa María (1897-1965), hermana del rey, ponen ahora en evidencia esos sentimientos.

Ocultas durante los últimos 60 años en la mansión Harewood House, cerca de Leeds, más de 170 cajas de documentos las cartas y los diarios de María (tía de la reina Isabel II) describen cómo la Familia Real, particularmente las mujeres, participaron de la angustia vivida e hicieron campaña para evitar un matrimonio que sabían que provocaría escándalo y división. Incluso lucharon para mantenerse en contacto con el rey, conocido en la familia como David, solo para que él les devolviera sus regalos sin abrir, antes de marcharse a vivir al exilio con su futura esposa, la socialité Wallis Warfield Simpson, duquesa de Windsor.

María, titulada Princesa Real y Condesa de Harewood por matrimonio, era la única hija entre los seis vástagos de Jorge V. Sus hermanos eran Eduardo VIII, el príncipe Bertie (quien tras la abdicación se convirtió en el rey JorgeVI), el príncipe Enrique (duque de Gloucester), el príncipe Jorge (duque de Kent) y el príncipe Juan (fallecido en 1919). Considerada por su padre como “el varón que siempre había querido tener”, la princesa era conocida como una mujer de naturaleza y acción, excelente cazadora y amazona, pero también por su natural timidez.

Siempre se mostró particularmente unida a David, por lo que, cuando quedó claro que su hermano se estaba preparando para renunciar al trono, la princesa fue vista como un aliado clave por amigos y parientes que esperaban controlar la situación. Los documentos de la princesa incluyen, por ejemplo, una nota de la duquesa de Westminster, que le ruega a María que usara toda su influencia: “No puedes conducirlo, pero puedes guiarlo”, dice la carta. “Solías ser tan buen amigo en tus días de escuela. La simpatía y la amabilidad pueden hacer mucho por él ahora. Puede ser un punto de inflexión en su vida y quizás deshacerse de ella [Wallis] para siempre”, decía la nota.

“Un día muy triste y agotador”

Cuando el rey llamó al primer ministro Stanley Baldwin el 16 de noviembre para informarle que tenía la intención de seguir adelante con su proyecto matrimonial, el político le respondió que el pueblo nunca aceptaría a “esa mujer” como su Reina. Pero el rey no se desanimó y el jueves 10 de diciembre, Baldwin hizo un anuncio formal al Parlamento. Mientras escribía en su diario en Londres, la princesa María describió el discurso de Baldwin como “admirable y conmovedor” antes de concluir que había sido un “día horrible y que nunca se olvidará”. Al día siguiente, Eduardo VIII firmó su declaración de abdicación e hizo un discurso por radio al Imperio: “Me ha resultado imposible llevar la pesada carga de la responsabilidad y cumplir con mis deberes como Rey como desearía hacer sin la ayuda y el apoyo de la mujer que amo”.

De la noche a la mañana, el príncipe Bertie, que no se sentía preparado para ser rey y lloró como un niño en el hombro de su madre, se convirtió en el nuevo rey. “Bertie se convirtió en rey alrededor de las 2″, escribió María. David llegó 10 minutos después. 8 cenamos juntos. Me senté entre David y Henry [duque de Gloucester]. David se fue al Castillo de Windsor para transmitir un último mensaje a las 10 y escuchamos; él habló bien. Luego tuvimos que despedirnos de David, muy tristes porque cuando se vaya, es posible que no regrese aquí por algunos años. No parecía molesto y no parece darse cuenta de la situación. Mamá fue muy valiente. Se fue a las 11. Volvió a las 12. Un día muy triste y agotador”.

El domingo siguiente, María asistió a la iglesia en Londres, donde pronunció una “oración silenciosa” por su hermano, según escribió en su diario. Siempre pacificadora, más tarde le escribió al primer ministro para agradecerle su apoyo: “Desde el fondo de mi corazón, quiero agradecerles por la forma en que han ayudado al rey. La acción de mi hermano me ha angustiado más de lo que puedo decir”. “Señora, su carta me conmovió profundamente”, le respondió el Primer Ministro. “Cuando llegue la desilusión, como sucederá, él necesitará todo el amor y el apoyo que una hermana y un hermano puedan brindarle”.

La emoción afectó incluso al miembro más joven de la familia real. En los días anteriores a la abdicación, la princesa María recibió una conmovedora carta de su hijo menor Gerald Lascelles (1924-1998), que tenía 12 años y estaba en un internado: “Querida mamá… Muchas gracias por su carta que llegó esta mañana. Había leído un poco en los periódicos sobre el tío David y la señora Simpson, pero nunca soñé que sucedería algo así. Me dio una gran sorpresa. Lo siento mucho por ti, por la abuela y por todos los demás. El mejor amor para ti y la abuela de tu amado Gerald”.

Las cartas y los diarios de la princesa María estaban ocultos en el sótano de Harewood House. Hannah Obee, directora de la colección privada de los condes de Harewood, dijo: “Se pensaba que gran parte del archivo había sido destruido durante la Segunda Guerra Mundial porque se mantuvo en Londres, pero durante la década de 1990, estaban haciendo un inventario aquí y encontraron montones de cajas de lata que no lucían interesantes. No son algo que nadie haya pedido mirar antes”.

La fundación Harewood House Trust planea exhibir una selección de los papeles de la princesa en una exposición que coincida con la nueva película de Downton Abbey, que presentará algunas escenas rodadas en esa mansión e incluye una historia en la que Jorge V y la reina María visitan a Downton. El historiador real Ian Lloyd agregó: “Como lo demuestran los documentos de la princesa María, la abdicación no fue solo una tragedia para la monarquía y el país, sino también para la familia real. Las cartas también dan una idea fascinante de la influencia que la matriarca, la reina María, tuvo sobre los eventos”.

“Qué pena asumir esta actitud”

Después de la abdicación, María y su hermano menor Jorge dudaron sobre si mantenerse en contacto con el hermano mayor con quien habían estado tan cerca, pero viajaron a quedarse con David -que tras la abdicación adoptó el título de Duque de Windsor-, en el castillo Enzesfeld, propiedad de los Rothschild, cerca de Viena. La princesa le envió un regalo de Navidad, diciéndole a George: “Le envié dos bolsas de tabaco muy humildes, un diario y una tarjeta de Navidad. Hasta el momento no han sido devueltos. Pero no he escuchado nada. No quería que sintiera que nadie estaba pensando en él. Uno realmente no sabe qué hacer para mejorar todo”.

A pesar de sus esfuerzos, las relaciones entre el exmonarca y su familia llegarían a ser difíciles. Cuando el duque de Windsor visitó Gran Bretaña después del estallido de la guerra, su madre le ordenó a la princesa María que dejara de escribirle a su hermano. En una carta escrita desde Harewood House el 17 de septiembre de 1939, una semana después de que Gran Bretaña y Francia declararon la guerra a Alemania, la princesa escribió: “Mi querida mamá. Veo que has estado dos veces en Londres o te quedaste una noche? Qué encantado debiste haber estado de ver a Bertie e Isabel de nuevo. Debo decir que me sorprendió bastante oír que David había llegado sin haber oído nada sobre su regreso, excepto lo que le dijeron los periódicos y la radio. ¿Lo has visto ya, me pregunto? ¿Debería escribirle? ¿Crees o no?” La reina María respondió: “No, no he visto a David, ya que no preguntó por ningún miembro de la familia cuando vio a Bertie. Realmente no me sentía inclinada a hacerlo, así que no escribí y debo aconsejarte que no lo hagas más”.

Tres días después, la princesa agregó: “Mi querida mamá. Muchas gracias por su bella carta del 16 dándome tantas noticias y contándome sobre muchas cosas de las que he estado ansiosa por escuchar. Lamento, en muchos sentidos, que no hayas visto a David, pero si él no le preguntó a Bertie por ninguno de nosotros, tal vez sea así. Estoy muy contenta de que D. tenga un trabajo de personal en París y que ella [Wallis] trabaje en el sur de Francia. Es mucho mejor para ellos no quedarse en Inglaterra”. El 26 de septiembre, la princesa respondió: “Mi querida mamá. Muchas gracias por tu querida carta. Gracias por contarme sobre David. Sin duda, sería prudente para mí no escribirle bajo las circunstancias. Qué pena asumir esta actitud”.

Había más angustia en el porvenir. El 25 de agosto de 1942, el duque de Kent murió a los 39 años mientras servía en la Real Fuerza Aérea, cuando el avión que pilotaba se estrelló contra la ladera de una montaña en Escocia. “Mi querida mamá, me sentí muy triste por dejarte ayer”, escribió la princesa a la reina María. “Ha significado mucho para mí compartir nuestro dolor por la muerte del amado Jorge. Sé lo que quieres decir con que querido Jorge era tan fácil para hablar y muy comprensivo y también confiable. Es muy triste que David, quien indudablemente tuvo algunos de estos dones, ya no pueda estar contigo. Aunque estoy agradecida de que haya telegrafiado. Ojalá esto pueda acercarlo un poco y que puedas escribirle de vez en cuando”. Lamentablemente, eso ocurrió: la reina murió en 1953. La princesa María siguió siendo muy querida por la familia real hasta su muerte en 1965, y la reina Isabel II dijo una vez sobre su tía: “Siempre tuve el más profundo afecto por ella y fue una persona extraordinaria y encantadora”. Toda la familia real asistió a su funeral en la finca Harewood, con la excepción de los duques de Windsor.

[Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Twitter, Facebook o Instagram]

Anuncios