Dinastia Romanov

5 datos sobre la Gran Corona Imperial de Rusia, la posesión más preciada (y costosa) de los Romanov

Utilizada por ocho monarcas, estuvo a punto de ser vendida en el mercado negro por el ‘verdugo’ del último zar. Ahora su destino reside en manos de un solo hombre: Vladimir Putin.

1. Sus creadores se despreciaban mutuamente 

Jeremiah Pozier

Antes de la creación de la Corona Imperial, los zares rusos usaban una corona única para las coronaciones. Las cosas cambiaron cuando Catalina la Grande ascendió al trono en 1762. Para su coronación, encargó al joyero suizo George Eckart y al tallador de diamantes suizo Jeremiah Pozier una corona que, además de tener que lucir deslumbrante, no debía pesar más de 2 kilos. Como rivales, los dos hombres no se soportaban. 

Durante los dos meses y medio de trabajo en el símbolo de la nueva Rusia, se enfrentaron mutuamente por los detalles. Eckart incluso escribió una queja a Catalina de que el bosquejo inicial de Pozier se parecía a una iglesia ortodoxa. Él “lo rompió con ira” e hizo el suyo, pero Pozier finalmente promulgó su venganza, ayudado por la secretaria de la emperatriz, que lo favoreció. Pozier personalmente se probó la corona frente a la emperatriz y recibió un bono por encima de su tarifa, mientras que a Eckart ni siquiera se le pagó la suma acordada.

2. Fue usado por una mujer y siete hombres 

La corona de Catalina se convirtió en un elemento permanente y preponderante en las coronaciones rusas. Su hijo y heredero, Pablo I, a pesar de odiar a su madre, decretó que la corona no debía desmantelarse (como lo hicieron con las coronas anteriores), sino simplemente ajustarse con un borde para acomodar el tamaño del cráneo de cada nuevo zar (una tarea encomendada solo a el joyero más experimentado de la corte). La corona se usaba solo en ocasiones especiales: días de fiesta, recepciones y momentos de duelo.  La corona fue utilizada desde entonces por ocho miembros de la familia Romanov: Catalina II, su esposo Pedro III (coronado póstumamente durante sus funerales), Pablo I, Alejandro I, Nikolai I, Alejandro II, Alejandro III y Nicolás II. Aunque la dinastía sobrevivió hasta 1917, la última vez que la corona apareció en público fue en 1906 en la ceremonia de inauguración de la primera Duma del Estado.  

3. El “verdugo” de los Romanov intentó venderlo a Occidente.

Después de que el zar y su familia fueron ejecutados, muchas joyas cayeron en manos de los bolcheviques. De hecho, se creó un Depósito Estatal de Metales Preciosos cuya tarea era proteger los tesoros de los Romanov, así como “despersonalizarlos” y venderlos. Esto a menudo implicaba quitar las piedras de los marcos y luego entregarlas en el extranjero a cambio de préstamos y / o lealtad. El jefe de la organización era Yakov Yurovsky , el hombre que había supervisado la ejecución y la quema de los cuerpos de los Romanov.  Bajo su supervisión se hicieron intentos, entre otras cosas, de vender la corona, pero la noticia se filtró a la prensa internacional, lo que la convirtió en una historia importante. Se decía que los diamantes reales estaban manchados de sangre. Alrededor de 1934, por orden personal de Stalin, se detuvo la venta de las joyas imperiales, pero solo porque estaba perjudicando la reputación del partido, y no porque los comunistas valoraran la corona.

4. Era literalmente invaluable 

En 1920, se estimó que la corona de los Romanov valía US$ 52 millones: está decorada con más de 5,000 gemas con un total de 2,858 quilates; La piedra más grande, una espinela roja, pesa casi 400 quilates. Las piedras vendidas por los bolcheviques fueron finalmente reemplazadas en 1985, y por decreto presidencial en 1998, la corona se trasladó al Kremlin, donde posteriormente fue declarada invaluable, en un sentido no metafórico. 

5. Tiene una corona gemela

Se cree que la corona imperial nunca salió de Rusia. Desde 1991, su retirada fuera de los muros del Kremlin fue prohibida y sólo se permitirá ser sacada mediante un decreto del presidente ruso Vladimir Putin o como recurso de emergencia (por ejemplo, si la ciudad de Moscú fuera invadida). En 2012, 60 cortadores de diamantes de la planta de Kristall en Smolensk hicieron una réplica exacta de la Gran Corona Imperial. A diferencia del original, tiene un precio: está asegurada por US$ 100 millones. En 2015, se subastó por 1.000 millones de rublos (US$ 15 millones al tipo de cambio de entonces), pero no se encontró ningún comprador.

(*) Con información de Russia Beyond.

[Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Twitter, Facebook o Instagram]

Anuncios