Asia & Oriente Medio

Haya de Jordania pidió a la Justicia inglesa la protección de sus hijos contra un ‘matrimonio forzado’

Pionera de los derechos de niñas y mujeres, la consorte del Emir de Dubai ahora se enfrenta a la madre de todas sus batallas.

En un movimiento muy inusual, la princesa Haya Al Hussein, media hermana del rey Abdullah II de Jordania, se presentó ante una corte judicial de Londres, donde está atrapada en una batalla legal con su esposo, el Emir de Dubai, para solicitar una orden de protección de “matrimonio forzado” relacionada con sus hijos, así como solicitó su tutela, además de solicitar una orden de no abuso o amenazas relacionada con ella. La ley inglesa puede ofrecer una orden de protección por matrimonio forzado para evitar que una persona sea obligada a contraer matrimonio o ayudar a alguien que ya está en un matrimonio forzado, por ejemplo, evitando que la persona sea llevada al extranjero. La justicia londinense también escuchó la petición de su esposo, el jeque Mohammed bin Rashid Al-Maktoum, primer ministro de los Emiratos Árabes Unidos, de una devolución sumaria de los dos hijos que tiene con Haya, la princesa Al Jalila y el príncipe Zayed, a Dubai.

Haya de Jordania es la sexta esposa de este monarca polígamo del Oriente Medio, y se cree que el príncipe de 70 años tiene más de 20 hijos. La princesa Haya, hija del difunto rey Hussein de Jordania, se casó con su el jeque en 2004 y dijo en una entrevista que creía que las mujeres emiratíes eran “un ejemplo de una mujer musulmana moderna”. “En mi trabajo y en nuestras reuniones familiares, he estado observando de cerca a las mujeres en los Emiratos, y estoy muy sorprendida por ellas… y nunca dejan de sorprenderme por la forma en que combinan la modernidad con las tradiciones árabes y musulmanas”. “Son una prueba para mí de que una mujer árabe puede ser moderna sin sentir la necesidad de occidentalizarse”, agregó entonces.

La princesa fue nombrada mensajera de paz de las Naciones Unidas en 2007, y fue la primera árabe y la primera mujer en servir como embajadora de buena voluntad del Programa Mundial de Alimentos (2005-2007). Durante mucho tiempo Haya de Jordania defendió los derechos de las mujeres, diciéndole a la revista Emirates Woman en 2016 que: “Las mujeres necesitan darse cuenta de su fortaleza”. “Muchas mujeres maravillosas antes que nosotras y entre nosotras han sufrido mucho para crear un lugar para nosotras en la sociedad moderna que es hoy mejor que ayer y será mejor aún mañana si a las mujeres se les permite alcanzar su potencial”, agregaba hace tres años.

Hablando de su esposo, la princesa confesó: “Todos los días me sorprenden las cosas que hace. Todos los días agradezco a Dios que tengo la suerte de estar cerca de él”. Fue su pasión por los caballos y la equitación, junto con la poesía, lo que unió a la joven Haya con el príncipe de Dubai, veinticinco años mayor que ella. Dirigió el equipo ecuestre de Jordania antes de su matrimonio y sigue siendo una jinete entusiasta, algo que tiene en común con la familia real británica, y es amiga íntima de algunos de sus miembros. Haya se convirtió en una de las primeras atletas en representar a su país a nivel internacional, ganando una medalla de bronce en los Juegos Ecuestres Panárabes en 1992. “Compartimos una gran pasión por los caballos y los asuntos ecuestres, y ese fue uno de los principales problemas que compartimos en común cuando nos conocimos”, dijo Haya en 2005.

“Con el paso del tiempo, pronto nos dimos cuenta de que también compartimos una pasión por la poesía y la escritura, por la historia y la cultura musulmana y árabe, y por preservar y mejorar nuestras tradiciones. Gran parte de nuestro trabajo está dedicado a este fin”, señaló la princesa. Nacida y criada en Jordania, Haya se educó en escuelas privadas británicas de élite y se graduó de St Hilda’s College en la Universidad de Oxford con un título en política, filosofía y economía. Haya de Jordania aprecia los problemas relacionados con la juventud, así como con la salud y la educación. “Mi trabajo en estos sectores es otra forma de asegurarme de estar en contacto con personas de base, y esto es de suma importancia para mí”, dijo. Su madre, la reina palestina Alia Tuquan, murió en un accidente de helicóptero en febrero de 1977 cuando regresaba de una visita a un centro de salud en el sur de Jordania. En su memoria, la princesa Haya creó Tkiyet Um Ali en 2003, la primera organización de ayuda alimentaria en el mundo árabe.

Haya es la tercera princesa que ha intentado escapar del emirato del Golfo en los últimos años. Los activistas de derechos humanos dicen que los intentos de la consorte y dos de las hijas del jeque Al-Maktoum por escapar de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) arrojan un panorama complicado en el historial de derechos humanos del país, incluso cuando se intenta presentar una imagen deslumbrante y moderna a Occidente. En 2000, la jequesa Shamsa bint Mohammed bin Rashid Al-Maktoum intentó escapar del séquito de la familia durante unas vacaciones en Inglaterra, pero, según los informes, fue capturada dos meses después y devuelta por la fuerza a Dubai. En 2018, su hermana, la jequesa Latifa, huyó de Dubai antes de ser capturada en el mar frente a la India. Sus amigos publicaron un video desgarrador en el que describe sus condiciones de vida.

Los casos han empañado los esfuerzos del jeque Mohammed, quien también es primer ministro de los Emiratos Árabes Unidos y una figura familiar en el circuito mundial de carreras de caballos como fundador de los establos Godolphin, para presentar a Dubai como un modelo de modernidad en el Medio Oriente. Dubai se viene expandiendo exponencialmente en los últimos años a medida que sus gobernantes la convirtieron en un centro mundial de inversión y turismo que ya no depende de los ingresos energéticos. En noviembre de 2018, Dubai organizó una cumbre mundial de tolerancia que fue denunciada por grupos de derechos humanos como una hipocresía descarada dado su historial de derechos humanos. Una nueva edición del evento, programada para noviembre, se llevará a cabo bajo el patrocinio de Mohammed con el objetivo de “fortalecer la postura de los EAU para que sea un modelo de tolerancia y coexistencia positiva”.

Grupos de derechos humanos acusan a los Emiratos Árabes Unidos de detener opositores sin fundamento legal, incluido el galardonado activista por los derechos Ahmed Mansoor, quien fue sentenciado a 10 años de prisión en 2018 por acusaciones de difundir información falsa. El destacado académico Nasser Bin Ghaith también recibió una condena de 10 años en 2017 por una serie de tuits que criticaban a las autoridades de los EAU. Human Rights Watch, por su parte, dijo en julio que los Emiratos Árabes Unidos seguían reteniendo al menos a cinco prisioneros emiratíes, incluido un activista y miembros de un movimiento político islamista registrado, incluso después de completar sus condenas.

El grupo detenido en el Reino Unido detenido en Dubai, que dice que ayuda a las personas o empresas atrapadas en el sistema legal de los EAU, dijo: “Los casos de la princesa Latifa y la princesa Haya resaltan muchos de los fracasos endémicos, si no abusos legalizados, que afectan al sistema legal de los Emiratos”. Las fallas del sistema legal de los Emiratos fueron “particularmente agudas en relación con los derechos de las mujeres”, agregaron. Los medios de comunicación emiratíes solían cubrir ampliamente los movimientos de Haya, pero la última noticia sobre la consorte de la agencia oficial de noticias WAM se remonta a febrero.

La desaparición de Latifa fue una fuente de intriga internacional, con partidarios que afirman que fue capturada en un yate en marzo de 2018 durante un intento de fuga y devuelta a la fuerza a Dubai. No se la vio en público hasta que surgieron imágenes de ella en Dubai reuniéndose con la ex jefa de derechos humanos de la ONU y la ex presidenta irlandesa Mary Robinson. La exmandataria confirmó que Latifa había planeado su escape y grabó un video, y la describió como “claramente preocupada”. Después de su desaparición, los partidarios publicaron un video que dijeron que Latifa grabó antes de su intento de fuga, donde lanzó un ataque mordaz contra su padre, diciendo que solo le importaba su reputación. “Si estás viendo este video, no es tan bueno. O estoy muerta o estoy en una situación realmente mala”, dice la mujer en el video.

Haciéndose eco de los informes de la prensa británica de la época, la mujer dijo que “mi hermana Shamsa” había tratado de escapar en Inglaterra en 2000, pero luego fue secuestrada por “un grupo de hombres” después de dos meses de fuga y regresó a Dubai a través de Francia. Ahora “no tiene libertad, tiene un psiquiatra con ella y está rodeada de enfermeras”. Las circunstancias que rodearon la desaparición de Shamsa son aún más misteriosas, y no se la ha visto en público desde hace casi dos décadas.

[Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Twitter, Facebook o Instagram]

Anuncios