Malasia

La nueva reina Azizah de Malasia contó que tiene sangre de comerciantes chinos

La sultana de Pahang pertenece a una familia tan rica, que incluso ayudó al multimillorio Robert Kuok a forjar su fortuna en los años 80.

Tunka Azizah, la flamante “raja permaisuri agong” o reina consorte de Malasia, habló a los medios de comunicación chinos días antes de la ceremonia de entronización de su esposo el sultán Abdullah Sultan Ahmad Shah, como el 16º monarca malayo, y aprovechó la oportunidad para explicar su herencia china. “Soy cantonesa. Puedo hablar un poco del dialecto y también algo de Hokkien. Soy una Raja Permaisuri Agong con ascendencia china”, dijo al diario Sin Chew, y agregó que sus ancestros vivieron en la provincia china de Guangdong.

La princesa Azizah es la hija del fallecido sultán Iskandar de Johor (el más rico de los nueve estados que componen Malasia) y la hermana del actual monarca, el sultán Ibrahim Ibni Almarhum Iskandar. Al recordar su historia familiar, ella contó que en 1885 el entonces sultán de Johor, Abu Bakar, se casó con la hija de un comerciante chino, Wong Ah Gew, quien se convirtió al Islam con el nombre de sultana Fatimah.

Lea además: Qué significa para 32 millones de súbditos la coronación del 16° sultán de Malasia

“De ahí es de donde obtuve mi linaje chino”, dijo la reina, y agregó que la sultana Fatimah provenía de una familia de comerciantes muy rica en Singapur. Azizah dijo que aunque Fatimah no tuvo hijos, ella se aseguró de que su herencia china permaneciera en la familia real Johor al hacer que sus dos hijas se casaran con miembros de la familia real del estado. La familia real de Johor parece haber heredado el talento comercial de sus antepasados chinos, lo que se traduce en una fortuna familia de 750 millones de dólares, según Forbes.

La fortuna de la familia de la reina Azizah es tal que el empresario malayo Robert Kuok logró, gracias a su ayuda, acumular una riqueza calculada en 12.000 millones de dólares, según dijo Forbes en marzo de 2019. Kuok, había pedido prestados 3.000 dólares al sultán de Johor para comenzar su negocio cuando era joven. “No recuerdo los detalles, pero sé que mi abuela tomó los ahorros de mi padre, el sultán Iskandar, y se los dio”, dijo la reina. “Creo que ya había devuelto el dinero. En ese momento, 3.000 dólares era una gran cantidad”. Según la reina, Kuok “consultaba a su madre, independientemente de cualquier decisión comercial que tomara y la residencia de su madre todavía está en Johor”. “Realmente respeto a Robert Kuok y también quiero invitarlo a la ceremonia de coronación”, relató.

La fortuna de la familia de la reina Azizah es tal que el empresario malayo Robert Kuok logró, gracias a su ayuda, acumular una riqueza calculada en 12.000 millones de dólares.

La reina Azizah también recordó una broma que su padre hizo cuando era una niña: “Sucedió cuando mi certificado de nacimiento desapareció. Así que mi padre bromeó que en realidad me recogieron en un contenedor de basura en China y, como faltaba mi certificado de nacimiento, tenía que cortarme en trozos y cocinarme en curry”, dijo. “Luego dijo que tenía que ser comida para volver a nacer. Cuando era niño, eso daba miedo escuchar”.

También compartió una historia sobre los anteojos que usaba cuando era niña: “Tuve ambliopía [ojo vago] cuando era pequeña. Cuando llevaba gafas de punta de ala como las que usaba Lydia Sum, realmente me veía como una persona china”, dijo refiriéndose a la fallecida actriz de Hong Kong. La reina Azizah dijo que las gafas que llevaba la hacían parecer la cantante de Hong Kong Jenny Tseng y esto llevó a su familia a darle un apodo chino: “Me llamaron Ling Ling de Tong Sua”, dijo, y agregó que muchos en la comunidad china también la llamaron “Jenny Tseng” debido a su gran parecido con la cantante.

[Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Twitter, Facebook o Instagram]