Dinastia Romanov

¿Aceptarían los rusos el regreso de la monarquía 101 años después de la ejecución de los Romanov?

Según una encuesta, los rusos tienen una mejor opinión de el último zar, Nicolás II, que de los líderes soviéticos Lenin y Stalin.

La monarquía rusa dejó de existir hace poco más de un siglo. Sus descendientes siguen vivos y, con motivo de las conmemoraciones del asesinato de la familia imperial, más de 100.000 peregrinos se reunieron en la ciudad de Ekaterimburgo. El último zar Nicolás II , su esposa, sus cinco hijos y cinco de sus sirvientes fueron asesinados el 17 de julio de 1918. Después de recibir un disparo en un sótano, sus cuerpos fueron arrojados a una tumba anónima y quemados. Esto puso fin a la historia secular de la monarquía rusa, y la cuestión de su regreso al poder nunca se planteó seriamente desde entonces. Pero aquí está la paradoja: incluso 101 años después de la masacre de la familia imperial, el último zar sigue siendo popular. En 2018, según una encuesta de VTsIOM , los rusos tenían una mejor opinión de él que de los líderes soviéticos que gobernaron tras la caída de la monarquía Lenin y Stalin.

Manifestaciones con la bandera imperial

¿Cuántos rusos apoyan la monarquía?

A decir de las encuentas, parece que los rusos apoyan a los movimientos monárquicos más o menos masivamente, pero eso está lejos de ser el caso. Solo unas pocas personas en Rusia vieron con sus ojos la monarquía rusa, y la experiencia personal no afectó la elección de los monárquicos modernos. “He sido un fanático de la historia desde mi infancia, incluso fuera de la escuela. Y llegué poco a poco al monarquismo “ , dijo Alik Danielian, de 18 años, que actualmente se define como “monárquicos” y preside el grupo Enclave, al sitio Russia Beyond en 2017

En 2017, la monarquía en Rusia se convirtió en un tema candente y dio lugar a graves conflictos. Y todo esto no fue tanto el centenario de la revolución cercana y el asesinato de la familia imperial como la lucha entre Natalia Poklonskaya, miembro de la cámara baja del Parlamento ruso, y los creadores de la película Mathilda dedicada a la relación romántica entre Nicolás II y la bailarina Mathilde Kschessinska (una película “blasfema”, según la parlamentaria).

Según una encuesta, los rusos tienen una mejor opinión de el último zar, Nicolás II, que de los líderes soviéticos que gobernaron tras la caída de la monarquía Lenin y Stalin.

Como mostró en el centenario de la Revolución una encuesta, los rusos que, como Alik, están a favor del retorno de la monarquía, representan el 8% de la población. La elección del 19% de los encuestados variaría dependiendo de la personalidad de quien ascendería al trono. Y el 66% de los rusos son categóricamente hostiles al regreso de la monarquía. Como señala el politólogo Fyodor Kracheninnikov: “Después de 70 años de propaganda soviética en Rusia, la monarquía está obstinadamente vinculada a la dictadura de un hombre y no a los valores con los que está asociada en Europa” . Además, la mayoría de los rusos creen que el derrocamiento de la monarquía “no fue una pérdida muy significativa” para el país.

¿Qué actitud tiene Rusia hacia el asesinato de la familia imperial?

Los restos de la familia imperial fueron enterrados con honores en julio de 1998 (pero no los restos del príncipe Alexei y su hermana María, que aún se encuentran en los archivos estatales ). En esa ceremonia, el presidente Boris Yeltsin dijo que la masacre “fue una de las páginas más vergonzosas de nuestra historia”. “Los que cometieron esta atrocidad y los que la han justificado durante décadas son culpables” , agregó. En sintonía, hoy el 3% de los rusos cree que la ejecución de la familia imperial fue un castigo justo por los errores del Emperador. En 2000, la Iglesia ortodoxa rusa canonizó a los Romanov asesinados como mártires, luego nació un ritual relacionado con su veneración y un peregrinaje: los lugares sagrados consistían en la catedral ubicada en el sitio de la casa Ipatiev, donde tuvo lugar la ejecución, y desde Ganina Yama, a Ekaterimburgo, donde se quemaron los cuerpos. 

En 2018, más de 100.000 creyentes vinieron de toda Rusia, así como de Ucrania, Francia, Gran Bretaña, Estados Unidos, Nueva Zelanda y otros países. Muchos de ellos rezaron toda la noche, arrodillados en la hierba o directamente sobre el asfalto, algunos llorando. ¿Pero podemos ver un vínculo con el monarquismo hoy? Algunos historiadores piensan que no. “En Ekaterimburgo, donde se llevan a cabo los mayores eventos del centenario del asesinato de los Romanov, son santos venerados por los peregrinos devotos martirizados, sin ninguna referencia a la política o ideologías”escribió en The Moscow Times Ala Creciun Graff , profesor de la Universidad de Maryland. La canonización transformó los debates políticos en torno a los Romanov en un tema religioso, un símbolo de la fe. Además, una de las condiciones de la canonización era no utilizar a los Romanov en la lucha política después de que se los reconociera como santos.

Los rusos que apoyan el retorno de la monarquía, representan el 8% de la población, la decisión del 19% de los encuestados variaría dependiendo de la personalidad de quien ascendería al trono y el 66% es categóricamente hostil al sistema imperial.

¿Dónde están los descendientes de los Romanov?

Los miembros de la dinastía Romanov, que reinó durante 304 años desde 1613 hasta 1917, ahora son numerosos: están principalmente dispersos por Europa occidental y los Estados Unidos y son descendientes de los cuatro hijos del emperador Nicolás I. La hermana del zar asesinado, la gran duquesa Xenia Alexandrovna, por ejemplo, se mudó a Frogmore Cottage, cerca del Castillo de Windsor, que ahora está ocupada por el príncipe Harry y Megan Markle. Por supuesto, incluso si el trono ruso todavía existiera, ninguno de los descendientes de los Romanov podría reclamarlo, pero vuelven a Rusia, especialmente el día que conmemora la ejecución de la familia imperial, y también apoyan la política de Vladimir Putin. “No participamos en ningún tipo de lucha política”, dice la jefa de la Casa Romanov (organización que comprende la mayoría de los representantes de Romanov registrados en Suiza), la gran duquesa María Vladimirovna, descendiente de Alejandro II. También afirma que la Casa Romanov se opone a la restitución de bienes pertenecientes a sus antepasados ​​y no los reclama, ni exige una compensación del presupuesto. Su hijo, el gran duque George, ocupó desde 2008 hasta 2014 una posición oficial en la compañía rusa Norilsk Nickel, la compañía metalúrgica más grande del mundo. Fue asesor del gerente general de la planta y defendió los intereses de la compañía en la Unión Europea.

(Con información de Russia Beyond)

[Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Twitter, Facebook o Instagram]

Anuncios