Obituarios

Obituario: la descendiente de la emperatriz Sissi que pudo ser Reina de Bélgica

La princesa Stéphanie de Windisch-Graetz murió a los 79 años. Despojada de su herencia, se dedicó al arte y la caridad y vivió en un apartamento con un salario mínimo.

Esta semana se celebró en Bruselas el funeral de la princesa Stéphanie de Windisch-Graetz, quien murió a los 79 años. Descendiente del rey Leopoldo II, podría haber sido reina de Bélgica si la Ley Sálica, que prohíbe el acceso de las mujeres al trono belga, se hubiera abolido antes de 1991. Stéphanie descendía de la familia real belga y la dinastías Habsburgo y de los reyes de la casa de Wittlesbach, de Baviera, a través de su antepasada más ilustre, la emperatriz Sissi. La fallecida era la primera hija del príncipe Franz Josef von Windisch-Graetz y la condesa belga Ghislaine d’Arschot Schoonhoven. Sus abuelos paternos fueron el príncipe Otto von Windisch-Graetz y la archiduquesa Elisabeth de Austria, hija, a su vez, del archiduque Rodolfo de Austria, quien se suicidó en 1889. El príncipe heredero austriaco, hijo del emperador Francisco José I de Austria y de Isabel de Baviera, conocida popularmente como “Sissi”, estaba casado con la princesa belga Estefanía, hija del rey Leopoldo II.

Después de la muerte de Leopoldo II (tatarabuelo de Stéphanie) en 1909, su sobrino Alberto I tomó el trono belga, porque el rey fallecido no tenía hijos varones. Por entonces, a diferencia de lo que sucedía en monarquías como la de Gran Bretaña, España u Holanda, sólo los hombres podían convertirse en reyes de Bélgica. Las hijas de Leopoldo II, las princesas Estefanía, Clementina y Josefina, fueron incluso despojadas de la herencia personal del rey. Como uno de los descendientes directos del rey, la princesa de Windisch-Graetz podía reclamar la herencia dinástica, pero resultó ser completamente indiferente. Stéphanie, dedicada al arte, era definida como una mujer de espíritu libre y excéntrica, tal vez como su bisabuela Sissi, pasó los últimos años de su vida habitando sola en un apartamento modesto de Bruselas.

Descendiente del rey Leopoldo II, podría haber sido reina de Bélgica si la Ley Sálica, que prohíbe el acceso de las mujeres al trono belga, se hubiera abolido antes de 1991.

Pese a su reticencia a los lujos reales, en un momento crítico de la historia belga Stéphanie pareció más cerca del trono de lo que se esperaba. Poco después de la Segunda Guerra Mundial, su nombre empezó a ser mencionado por los nacionalistas flamencos que vieron a la joven princesa como el reemplazo ideal para el impopular rey Leopoldo III (1901-1983), acusado de colaboracionista con el régimen invasor alemán, aunque fue considerado una idea vaga y absurda, ya que Stéphanie aún no tenía diez años. Cuando llegó a la adultez, agradeció que esa propuesta no prosperaba, ya que no le gustaban los esplendores de la realeza: “Son figuras lamentables en una jaula dorada”, dijo hace unos años sobre sus primos de sangre azul.

Nacida en 1939, en una Bruselas ocupada por el nazismo, la princesa creció en Kenia en los años 40 y 50, se mudó a Viena a la edad de 16 años y comenzó su carrera como modelo publicitaria y luego como artista. Su matrimonio con un estudiante de inglés a fines de la década de 1960 fracasó en menos de tres años. “No soy una mujer para estar comprometida”, dijo una vez al periódico Nieuwsblad en una entrevista. Junto con sus dos hijos, Stéphanie vivió en el Château de Bierbais, edificio con más fachada que contenido cuya calefacción no funcionó durante años. Sin embargo, la princesa fundó allí varias organizaciones sin fines de lucro, todas en defensa de los derechos de los niños y el apoyo a los artistas, hasta que, a finales de los años 90 los bancos reclamaron el pago de sus deudas y el castillo tuvo que ser vendido.

Con la pérdida de la fortuna de la dinastía Windisch-Graetz en la Segunda Guerra Mundial, y el modesto legado que Leopoldo II dejó a su abuela, Stéphanie se convirtió en “la princesa pobre”. “El dinero nunca giró en torno a ella. Ella no era tan materialista. Todo fue a sus organizaciones sin fines de lucro y para viajar”, dijo su hijo Alexander. “La libertad era todo para ella. Y ella tenía eso”, agregó. Su espíritu indomable hacía que todos los que la conocían vieran en ella al espíritu de su legendaria bisabuela, Sissi. “No tengo límites”, dijo Stéphanie en varias entrevistas. “En eso, me parezco mucho ella”.

[Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Twitter, Facebook o Instagram]

Anuncios