Newsroom

Mohammed VI de Marruecos, el rey de los US$ 5.000 millones, cumple 20 años en el trono

Se convirtió en rey el 23 de julio de 1999, al morir Hassan II, pero no sólo heredó una corona de tres siglos de antigüedad, sino una fortuna inconmensurable.

Heredero de una dinastía que remonta sus orígenes a los sultanes del siglo XVIII, Mohammed VI cumple este 23 de julio veinte años como rey de Marruecos y como uno de los monarcas más ricos del mundo: los cálculos internacionales –los asuntos de la casa real están estrictamente protegidos por la ley dentro del país– estiman que el rey marroquí acumuló en las últimas dos décadas una riqueza de 5.000 millones de dólares. La revista financiera Forbes ubicó al 18° rey alaouita en el primer puesto de la lista de más ricos en Marruecos, y el quinto más acaudalado del continente.

Según medios europeos, Mohammed VI –de 56 años– posee doce palacios reales en funcionamiento atendidos por 1.100 sirvientes, lo que constituye un presupuesto anual de 1 millón de euros por día. El más grande es el palacio real de Rabat, donde la familia real tiene a su disposición de una clínica privada, una escuela, una caballeriza, dos piscinas, dos campos de golf, pistas de tenis, un bosque, un cementerio, un matadero, y hasta una cárcel. Mohammed VI también posee, a título personal, de un castillo en Francia heredado de su padre y donde actualmente reside su madre, la bereber Lalla Latifah Hanoum.

“La creación de puestos de trabajo del rey marroquí en Betz, un pequeño pueblo de mil habitantes a 60 kilómetros al noreste de París, le ha asegurado la popularidad”, explica El Español. “Tiene a 20 empleados durante todo el año; jardineros, amas de casa, personal que se ocupa de mantener el cuidado del edificio, del parque y de los caballos reales. Cuando se hospeda allí, al menos tres veces al año, el servicio, reclutado en la localidad y los alrededores, aumenta. En esas ocasiones, la economía local se beneficia porque solo al día el panadero entrega 300 baguettes, ya que Mohamed VI viaja con 200 personas en su séquito”.

Mohammed VI también es dueño de un hotel: el Royal Mansour de Marrakech, inaugurado en 2011, con biblioteca y spa de mármol blanco de 1.500 metros cuadrados con tratamientos corporales completos, una piscina cubierta y un gimnasio. Además, tiene tres restaurantes bajo el asesoramiento del cocinero Yannick Alléno, con una estrella Michelin. Para su divertimento personal, el rey marroquí posee un yate de 88 millones de euros, 70 metros de largo y 13 metros de ancho y que es calificado como uno de los 10 yates de vela más grandes del mundo, con una suite principal, dos VIP y tres dobles, con capacidad para 12 personas, además de los 12 miembros de la tripulación.

Para desplazarse de forma privada y en su agenda pública, el rey marroquí utiliza dos aviones privados (un Boeing 737 y un Boeing 747 en los que el monarca vuela con un séquito de hasta 300 personas) y un Hércules C-130 (reservado para los muebles y el equipaje real). La flota real también incluye dos aviones Gulfstream (modelo G550) valorados en casi 60 millones de euros y con sistema antimisiles y que puede alcanzar los 1.000 kilómetros por hora y volar 13.000 kilómetros sin escalas. La afición del rey por los coches del lujo y antiguos es conocida internacionalmente; y durante una visita de trabajo a Praga en 2016, el presidente checo regaló cinco autos de colección. Mohammed VI posee alrededor de 600 autos de lujo de la marca Mercedes, Land Rover, Ferrari, Bentley, Rolls-Royce, Cadillac o Aston Martin, y varios de colección.

Mohammed VI también es reconocido por su pasión por la vestimenta y los accesorios de lujo, ítems para los que la Corona designa una parte especial del presupuesto anual: 2 millones de euros al año, que le alcanzan para suplir caprichos como un reloj suizo de 1.000 diamantes valorado en más de un millón de euros que lució en 2018 durante una visita a Dubai.

En su libro A qui appartient le Maroc? (¿Quién es el dueño de Marruecos?), escrito en 1992, el opositor y empresario marroquí Abdelmoumen Diouri calculó la fortuna del rey Hassan II en torno a los 10.000 millones de francos (250.000 millones de pesetas), que fue heredada por Mohammed VI en 1999. Según las crónicas de su tiempo Hassan tenía cerca de una veintena de cuentas bancarias al final de su vida: era cliente del Chase Manhattan Bank, la BNP, Paribas, la Union de Banques Suisses, el Citibank, Barclays o del Bank of New York, entre otros. En algunos de esos bancos poseía más de una cuenta (en Londres o en la central parisiense de Paribas) y estaban abiertas a nombre de Hassan II, Aloui Hassan, Hassan Aloui o remitían a una cuenta numerada anónima cuando los titulares no eran algunos de sus hombres de confianza, como el consejero Abdelfettah Fredj, su secretario particular. A principios de 1999, el saldo de una era de varios centenares de millones de dólares.

La fortuna del rey Hassan II se materializaba especialmente en los palacios reales, todos heredados por sus hijos: poseía más de un veintena, y sus favoritos eran los de Marrakech y Bouznika, cerca de Rabat. Otros de sus palacios, en cambio, nunca los visitó, aunque todos estaban siempre preparados para recibirle las 24 horas del día, y la leyenda urbana decía que el monarca no sabía exactamente el número de mansiones, autos, castillos, departamentos y cuentas bancarias que poseía. Bien aconsejado, Hassan II invirtió una parte de su fortuna en el extranjero: en la agricultura, en la Bolsa y en el sector inmobiliario.

[Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Twitter, Facebook o Instagram]

Anuncios