Francia

Venenos en Versalles: ¿murió la cuñada de Luis XIV a manos de un amante celoso?

La princesa inglesa Enriqueta murió cuando era muy joven tras tomar una taza de café: los rumores decían que había sido asesinada por pedido del amante de su marido.

Escribe Darío Silva D’Andrea

En la brillante corte del Rey Sol, Luis XIV de Francia, nadie brillaba más que el único hermano del monarca solar, Monsieur Felipe, duque de Orleáns (1643-1702). Su magnánimo hermano aprendió a mantenerlo alejado de su vista desde que la madre, Ana de España, trató y educó a Felipe como a una niña, incluso vistiéndolo y peinándolo como tal, para que no le hiciera sombra a su hermano mayor. Al crecer, Monsieur, frèreunique du roi pululaba por los pasillos del regio palacio exquisitamente perfumado, completamente cubierto de joyas, maquillado, manicurado y ricamente vestido de sedas, encajes y lazos de corte femenino. Según el doctor Galippe, el príncipe, sin pudores, “se entregaba a orgías crapulosas, y principalmente a vicios infames”. 

La segunda esposa de Monsieur, Madame Liselotte, que dejó una serie de más de 6.000 cartas describiendo la vida en Versalles, dijo de su marido: “Tiene la cara alargada y estrecha, nariz grande, boca pequeña, dientes desgastados, sus maneras son más femeninas que masculinas y no le interesan ni los caballos ni la caza, pero sí las apuestas, las recepciones, la buena comida, bailar y vestirse; en una palabra, todo lo que nos gusta a las mujeres. Mientras el Rey ama cazar, la música, la danza clásica y el teatro, mi marido sólo se interesa por la decoración y las mascaradas. Al Rey le encanta ser galante con las mujeres, sin embargo, no creo que mi marido se haya enamorado nunca”.

Felipe de Orleáns, hermano de Luis XIV

El palacio real de Saint-Cloud, hogar de Felipe, a unos kilómetros de Versalles, era escenario de las fiestas más fastuosas y locas de la época. Relata Alejandra Vallejo-Najera que Felipe “adora que se hable de él, pero en la Francia de Luis XIV este sueño sólo puede conseguirse siendo más extravagante y atrevido que el mismo rey, su competidor. En consecuencia, sus fiestas no tienen parangón; el glamour y los juegos prohibidos corren a la par; no hay excentricidad que se le resista; a su lado son bienvenidos psicópatas, gamberros, bebedores, parásitos sociales, jugadores, mujeres ligeras de cascos y de ropa…” Una pequeña corte de amantes masculinos seguía a sol y sombra al duque intentando ganar su favor.

El duque, que adoraba vestirse con trajes despampanantes y pasearse por los ricos salones de Versalles mandando besos a todos los hombres de buen ver con los que se cruzaba, tenía una pequeña corte de amantes masculinos que lo seguía a sol y a sombra intentando ganar su favor. Alejado de los asuntos de Estado, a Monsieur Felipe no le quedó otra ocupación más que hacerse cargo del Palacio de Versalles: Luis XIV confiaba en el exquisito gusto de su hermano y dejó en sus manos todos los aspectos concernientes al protocolo, la etiqueta, la decoración, la ambientación, el vestuario y la jardinería. El duque de Saint-Simon afirma en sus memorias que Monsieur era un verdadero “doctor en etiqueta” y que Luis XIV le consultaba todo lo relacionado a cuestiones protocolarias y ceremoniales. Fue Monsieur la gran mente detrás del riguroso, teatral y milimetrado sistema protocolar que imperó en Versalles durante los reinados de Luis XIV, Luis XV y Luis XVI.

Enriqueta de Inglaterra, duquesa de Orleáns

En 1661 Monsieur contrajo matrimonio con su prima hermana, la princesa Enriqueta Ana (1644-1670), una de las hijas del ejecutado rey Carlos I de Inglaterra, un matrimonio orquestado y tremendamente desdichado. “Este matrimonio era un tanto pintoresco. Felipe tenía aficiones algo raras, hoy no lo serían tanto, pero ser gay en aquella época chocaba bastante”, escribe el historiador Carlos Fisas. “Fue obligado a casarse, pero no por ello abandonó a su amante Armand de Gramont, conde de Guiche, del que se dice que el día del matrimonio recibió un anillo de boda igual al de la princesa Enriqueta. De este extraño matrimonio nace la princesa María Luisa, y el padre, para celebrarlo, cambia de amante, que en esta ocasión es Felipe de Lorraine

El nuevo amante no se cansaba de elogiar en público a su amado, a quien definía como “un ángel pintado”. Inseparables, Lorraine y Monsieur se perdían en la oscuridad de los pasillos de Versalles y en la espesura de los bosques que flanquean los jardines de Saint-Cloud; Lorraine asistía a las fiestas palaciegas junto a su amante con vestido, peluca y joyas femeninas y los franceses los veían continuamente “acariciarse la cara, la espalda y las rodillas con aspecto de felicidad”, según un testigo. “Tomados de la mano con pendientes, pelucas y fuertemente maquillados se los ve pasear por Versalles, y una noche en un baile de gala el hermano del rey vestido de mujer baila un minueto con su amante. La princesa Enriqueta por su parte grita, se desespera, insulta, llora y organiza grandes peleas domésticas. Y como ello no es suficiente, se convierte en la amante del rey. Así, amante, primo hermano y cuñado son una misma persona”.

El caballero Felipe de Lorraine

En 1670, harta de la vergüenza pública, Enriqueta convenció a Luis XIV de alejar de una vez por todas al caballero Lorraine de Felipe. Obediente, Luis XIV lo envió primero a Lyon, más tarde, en Castillo de If, y finalmente lo desterró a Roma con la amenaza de ejecución si volvía a Francia. Sin embargo, debido a las protestas y súplicas del duque hacia Luis XIV, el rey perdonó al caballero de Lorraine y le permitió volver. Enterado de la noticia, monsieur corrió ante el monarca, se arrojó a sus pies y los besó, emocionado. Una mañana de 1671, Enriqueta cayó muerta en una terraza de su propio palacio después de tomar una taza de café que presuntamente había sido frotada con un veneno italiano. ¿Fue en verdad asesinada por Lorraine en venganza por haberlo exiliado? Aunque algunos historiadores aseguran que la princesa murió a causa de sus problemas hepáticos, la sombra del homicidio reposó durante mucho tiempo sobre el pérfido y celoso Lorraine.

[Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Twitter, Facebook o Instagram]